October 13, 2005

Spam Recovery: Un poema prefabricado de mi Inbox que incluye al Shaddai y la Alianza Francesa

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

giorgiotaverniti@ libero.it Mail Delivery (failure maclavell@yahoo.com) vie 07-10 42k
Res. Las Hortensias La mejor opcion para invertir!! jue 06-10 5k
casadisquera.com Casadisquera.com new music jue 06-10 6k
Periodista Digital Boletin de Periodistadigital jue 06-10 57k
Molly Mcdonald Re [10] jue 06-10 17k
info@accua.com Mail Delivery (failure maclavell@yahoo.com) jue 06-10 42k
euclidesalonzo@ hotmail.com [Ver detalles del documento adjunto ] Hi jue 06-10 41k
Alianza Francesa de Puerto Rico Aprende Frances! Matricula abierta hasta el 11 de octubre jue 06-10 10k
shaddai@teleline.es Mail Delivery (failure maclavell@yahoo.com) jue 06-10 42k
info@rcnet.com.ar [Ver detalles del documento adjunto ] Re: Request jue 06-10 41k
Periodista Digital Boletin de Periodistadigital mié 05-10 57k
139i1o1@ smtp20.sms.ac [Ver detalles del documento adjunto ] Is that your password? mié 05-10 41k
COTIZAME Buscando Computadoras? mié 05-10 7k
eBay EBAY: PLEASE CONFIRM YOUR INFORMATION mié 05-10 20k
Lessie Britton forget weight management, eat mié 05-10 43k
Metro Tours Metro Cliente mié 05-10 8k
Laurie Pagan [Ver detalles del documento adjunto ] Invitación mié 05-10 892k
matt@mattkruse.com [Ver detalles del documento adjunto ] Re: approved mié 05-10 41k
centroemmaus@ libero.it Mail Delivery (failure maclavell@yahoo.com) mié 05-10 42k
Periodista Digital Boletin de Periodistadigital mar 04-10 56k
Carlene Ott improve your quality of life mar 04-10 43k
Kristina Howard brilliant health discovery made mar 04-10 2k

October 12, 2005

Entre otros: pastillas ilegales para dejar de fumar, hociquitos de puerco y estampitas de Santa Bárbara

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad, utopía

Por Manuel Clavell Carrasquillo
Redacción de Estruendomudo

Negocio pastillas genéricas para dejar de fumar en el bajo mundo y una doctora desaforada del Colegio de Médicos de Puerto Rico me dice (que conste que las palabras le salen de entre los dientes manchados de nicotina) que es la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Organizo excursiones al Valle de Lajas que queda en el sur para explicar la intervención extraterrestre en la isla desde el punto de vista de la ciencia ficción producida aquí por varios escritores de la Secta de los Perros.

Participo en una convocatoria de literatura gay chic, donde no se hará referencia al remalazo de semen (un verso sepulto del escritor montañez Edgardo Nieves Mieles). Aún así y luego de firmar los papeles de inscripción, no logro escoger los "mejores textos".

Observo la persistencia de la lluvia sobre el barro y los muchachitos que nadan en las inundaciones de Loíza.

Analizo la gesta gubernamental del alcalde de Canóvanas, Chemo Soto, incluyendo sus acciones performáticas en contra de la desidia oficial; la charada "ya mismo ponemos al pueblo primero" con sello del ELA a la que se enfrascó teatralizando a la administración pasada. Teorizo que llegar a la Mansión Ejecutiva, a pie o en caballo, vestido de traje blanco con los reclamos de sus conciudadanos escritos con magic marker sobre la tela es su mayor contribución a las artes políticas puertorriqueñas. Entiendo que su incultura y falta de discurso elevado es inversamente proporcional a su maña escénica y que, gracias a ella, el agua fluye por los grifos de los barrios más altos de Canóvanas. ¿Qué otro hombre ilustre del neoprocerato criollo ha alcanzado la portada de la revista Time y ha estado a segundos de atrapar al Chupacabras?

Sueño que desaparece la gente de los alrededores de la central eléctrica de Palo Seco y que Tito Kayak se trepa en la chimenea más alta para colocar una bandera pirata en señal de protesta. El sindicato de la UTIER, desaparecido de las primeras planas misteriosamente, no lo respalda.

Como salmón de alaska marinado en cítricos acompañado con panqueque de papas y caviar. Mientras separo unos huevos negros del beluga de unos cilindros viscosos rojos del pescado de menor calidad, pienso en una fiesta de cupleaños multitudinaria para celebrar mis 30 frente a la playa, de madrugada, y con la música del Trío los Panchos en versión tecno como telón de fondo. Mis amigos me susurran al oído que soy una loca ochentosa, charra y perversa pero mi mente está allí ocupada, dibujando el concepto de las latas de cerveza descansando sobre la arena sólo unas horas. Al amanecer, vendrán los recogedores de chatarra.

Investigo en la Internet el precio de los pasajes para París este fin de semana, están a cuatrocientos y pico de dólares. Qué pena, mis antojitos de natillas de la Boulangerie Pied Noire tendrá que esperar varias semanas.

No es nada, en el ínterin, me llama al celular un ex amante que estudia filosofía en la Universidad de Sevilla para pedirme que le devuelva un libro de relatos "policiacos" de la Roma clásica que olvidó en casa. Eso fue lo que me calmó y me devolvió a la cruda realidad de mi oficio: bibliotecario no-unionado. Claro que te lo devuelvo, le dije, pero ven acá, dime una vaina: ¿Cómo se puede estudiar filosofía en la Universidad de Sevilla con tanto gitano? La agresión verbal me hizo la boca agua y escuché cómo colgaba sin invitarme a pasarme unos días con él el próximo verano.

Superado el desorden momentáneo post-conversación "amena", organicé los periódicos en orden de fechas, de julio hasta septiembre, y decidí, una vez más, no tirarlos. En vez de eso los miraré apilados en la esquina hasta que la tinta se desembarace de su complejo de negra apestosa y exiliada.

Agarro la cartera, las llaves, las ganas o sin ellas, y salgo del penthouse que me merezco hacia la Plaza del Mercado de Río Piedras. Aterrizo forzosamente entre las legumbres y las papayas. No pierdo el sentido. Al contrario, saco provecho de este desliz: la papaya es buena para el cutis y las legumbres afinan la vista. Ya están en la mochila. Me incorporo, piso una cáscara de ñame y acto seguido ruedo hacia la vitrina de la carnicería "El último boricua" (por Dios y su Santo Nombre que así se llama). Mi afro cultivado hace dos años al estilo antirastafari sufre la intervención de una pata de gallina mal puesta y no tan congelada. Los "placeros" se ríen de mí y una anciana que vende billetes de la lotería anuncia por su megáfono que ha caído del parnaso un crítico literario con guille de gallinazo. La pluma, la mota, la movida y el traqueteo, pregúntenle a las ex directoras del Seminario de Estudios Hispánicos.

The Horror!, The Horror!, hociquitos de puerco se me vienen encima, mondonguitos crudos, estampitas de Santa Bárbara, cadenitas de ajos.

September 10, 2005

Nimiedades íntimas

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

Por Manuel Clavell Carrasquillo
Redacción de Estruendomudo

Robi Rosa va a dar un concierto que ha vendido par de noches en el Centro de Bellas Artes de Santurce. Yo quiero ir, pero me temo que a Robi le dé una de sus famosas rabietas en plena tarima. Que me deje plantado. Enciendo dos velas blancas en la sala para sentarme a fumar y escuchar a Robi. “Los árboles se besan, dice, los escombros de mi vida se deslizan con la lluvia; olvidando a Penélope”. Detesto ir a un concierto de rock melancólico en el Centro de Bellas Artes. Es por el lugar, no por el mood quebrado.

Cuando dicen teatro gay, ¿qué es lo que dicen? Un armario lleno de dragas y plumas, o una vitrina para exponer?

Mima, cantautora del patio en español y en portugués, camina por una calle primaveral de Nueva York. Se encuentra con el olor a café expresso que le llega del Bryant Park. Lo sigue. Pide el expresso, lo endulza, lo saborea y piensa en Río Piedras y en Brazil.

Anoche le toqué una teta a Mayra Santos, musa de la literatura. Estaba en la explanada frente a Bellas Artes, inspeccionaba el balance sobre mi consciencia de las esculturas de Arte Público. ¡Son tan pequeñas!

Hoy hay get together en casa de un actor famoso de mi generación: ha interpretado con igual ímpetu papeles en “Esperando a Godot” y en los anuncios de una conocida casa financiera. Es un Montessori Back To School al que no me voy a dar el lujo de ir [sic.] Soy un looser [sic.].

Visitaré a un amante para conversar esta noche(ayer cené media gallinita del país en salsa de melao que me costó diez dólares). Es rubio; una tentación insoportable. Siempre que lo visito me ofrece vino barato, pero no importa, lo que me seduce es que me hace reír de mi solemnidad monógama y que su barba raspa.

“Peligro y misterio”, dice Robi allá detrás. “Voy cruzando puertas tras de ti, te busco”. “Tu cuerpo, laberinto eterno, peligro y misterio”. Bueno, pues así estoy, con tantas dudas profesionales, con tantos actos de negociación laboral, tantos solicitantes como espejos de mis solicitudes, y, ellas, así tan tranquilas; con tan poca angustia.

“Nueva Orleáns a principios del 94: …yo te lo pido, blanca mujer, que me lleves a tu blanca guarida. Tengo tantas ganas de ti…” y yo fumo
pensando
–no en la ciudad fantasma-
sino en todo eso.

La casa está sucia, “hay un hombre esperando morir”, canta Robi… jode que jode con la depre y uno que debe botar y barrer. Fui impresionado por una entrevistada de Lucía Neuman que participaba en una marcha en La Habana para conmemorar el día de la Virgen del Cobre. Adjunto el texto del calce de foto que consulté en Google: “En El Cobre, a unos 15 kilómetros al oeste de Santiago de Cuba, se encuentra el Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad, declarada Patrona de Cuba, en 1916, por El Vaticano. Fue coronada por el Papa Juan Pablo II”. Habrá que echarle agua al piso, es hora de limpiar la casa.

Tengo problemas con mi editor. Enfrentamos un proceso de divorcio. Resulta ridículo que al crítico no se le critique. Resulta que es contraproducente que se le trate no como uno más sino como la amenaza a la autoestima que no es.

“Los corceles oscuros del Jardín, encabritados”. Verso de Miguel Ángel Náter de un libro ("Esta carne proscrita") que voy leyendo cada mes sin tener prisa para terminarlo. No soporto el hard rock de Robi. Nada de lo suyo en español que me suene encabritado.

Vivir en cajones
Vivir de visita

Por José Miguel Curet
Nace en Puerto Rico (más o menos en el 1975).
Tomado del poemario “De visita: simples rutinas”, Los décimos primero, San Juan, 2002.

La gente va prefiriendo vivir de visita
Saltando cajones
Cuadrados, redondos, rectangulares
Sin tubos, sin palos, sin cita
Tocar las puertas de los vecinos
Solapar sus tripas
Entre las tablas de una misma encerrona
También la gente va prefiriendo vivir en cajones
Redondos, maduros y con sus lindos patios
E ir de visita a donde lo conozcan
A sus cajones vecinos
Rectangulares, redondos, cuadrados igual
Nadie tiene miedo a que lo vean con los ojos letrinos
Los ojos amigos, los ojos sin pintar
Salir y promulgar los edictos del odómetro
Y ver y leer los edictos
Y ver de nuevo con ojos de ciempiés
Arrastrando cien nostalgias
No tienen miedo a ver la socavadora
De terrenos escabrosos
A leer la linda estrofa de cohete a propulsión a chorro
Te leí a ti y no a los otros
Tú que viniste a visitarme a mi cajón
Te leí la última estrofa, la verdadera
La última
No pudiste aguantar la respiración adentro
Ni salir del hoyo donde habitas
Leí la última linda, lo seguí con las primeras
Que no entenderán
Cubrí entonces mis piernas con un pantalón
Mis cojones también
Mis herramientas íbíd.
Los proyectos giraron siendo mi rueda que nunca se vacía
Cubrí mis manos que no tienen con quién pelear
No son guantes de boxeo
Los cubrí con guantes impermeables, con eso los cubrí
De esos como que de goma que sirven para limpiar
Y no entra el agua
Me los puse y ni fregué siquiera
Sucumbí las manos para tocar
Cuadrado, redondo, rectangular, la visita, el cajón

September 5, 2005

Rutinas del regreso: Detalle de autorretrato en XIII píxeles desorganizados

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía



I.

Espero de pie
para que me devuelvan
mi estado abúlico.

Vivo del desengaño.

II.

Si recurro al baile desenfrenado
sobre las planchas de madera
es porque no tengo más remedio
que entregarme a la rutina.

Escapo de la posibilidad
de nuevas ceremonias.

III.

El tema
reaparece
al doblar la esquina.

Huyo de las sombras,
pero no me libro.

IV.

Hoy insulté
a dos poetas
mordí carne podrida
le hice juego a la publicidad
fui cómplice de la lujuria
ajena.

Forcé un encuentro indeseado,
maldije.

V.

No estoy de acuerdo con ciertos veredictos.
Su incertidumbre me desvía
la opinión
hacia actos de desafuero,
a la vanidad de las vanidades,
a la competencia de las competencias,
a la miopía intrínseca de todos los jurados.

VI.

El funcionario
alardea de su vigésimo aniversario
como vegetal encorbatado,
urde
con periodistas maquiavélicos
una hazaña política.
Se abren las candidaturas para administrar
el circo y sus millones.

Hay que alimentar los buitres,
pero sólo divisa siete tetas
llenas de la leche disecada.

Es una lástima,
dicen que la rapiña
está dispuesta a devorarlo todo
pero que es alérgica a los lácteos.

VII.

Si la distancia
indiferente
es inversamente proporcional
a la cantidad de blogs que se ocupan
del desastre de Louisiana,
y a lo que proyectan
Fox, NBC y CNN,
entonces tengo posibilidades
cero
de sobrevivir
la inundación
con tono blues
en el refugio de estos
versos.

VIII.

Un tecato de Santurce
rompe el cristal
de mi vehículo.

Siempre nos quedará el metro de París,
pienso,
y el Plavica de la parada 18 –menos mal:
reparamos parabrisas
sólo debe esperar en sala…
en un momento
lo montamos nuevo
y el recuerdo de la pérdida
quedará
desempañado.

IX.

Diva de baños curativos y cápsulas pedagógicas
en medio televisivo
sale del aire.

Benditos serán los humortivadores que la sustituyan
en su defensa de lo nuestro.

Dicen quiu
y se escucha a lo lejos

una risotada.

X.

Hay momentos trascendentes
en que no se escoge bien,
uno podría
dedicarse a la experimentación científica embrionaria,
a la búsqueda de editoriales alternativas
que estén dispuestas a publicar
obscenidades,
o a la inútil tarea de lavar una bañera de porcelana.

XI.

La fuerza trabajadora puertorriqueña
asciende
a 1,284,001 asalariados
clasemedieros
con aspiraciones pequeñoburguesas.

Si me dedicara a los servicios de la abogacía
comprometida
con las luchas obreras
ya tendría
una clientela numerosa y
definitivamente
cautiva en primera instancia.

XII.

La gorda de Botero,
desnuda
(excepto por el chal verde chatré
invisible
que le abriga el cuello)
se asoma a la ventana.

XIII.

Una madre puritana -un Whistler
que duerme en el Louvre
contradiciendo
la estética victoriana, fortaleciéndola-
descansa tranquila.

No tiene pesadillas a pesar de que la acecha
el oxímoron del arte.

Entre negros y grises
contempla la lejanía
colorida

pero vieja y arrugada.

August 18, 2005

Fracatán de desastres y un poema para anestesiar sensibilidades

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por la Redacción de ESTRUENDOMUDO

Me dijo Pelas que anoche la pasate bien con Cacho. Que perrearon hasta el amanezca. Le dije que no me diera los detalles, que ya me podía imaginar el despelote. Un sudor para exprimir camisas y una peste a pasto por todos lados. Lo peor es la fila para ir al baño, un montón de tipos en proceso de deshidratación con la encomienda de aguantarse. Esas cosas son así, le dije, como para cortarle el temita, pero siguió insistiendo Chacho, el tipo me agarró por la cintura y me llevaba a las millas. Se volvió loco con "Se vale todo, todo, todo". Imagínate, un himno de la perdición mariconil, y a todo volumen, coreado al unísono por todos los Bufalos Mojados que asisten a la disco, y en plena faena.

Astringente para las bacterias del restaurante Molokai, en pleno Santurce desquiciado al medio día. Peculiaridades: Dos ejecutivos tratando de llamar la atención de las chinas, que son las dueñás que lo atienden. Un abogado con sus clientes (el tipo que debe la pensión y la corteja). Tres artistas wannabe-retro en busca de una conversación sobre las manías de las jevas y una alta funcionaria del Instituto de Culturapuertorriqueña cuyo nombre no puedo recordar reunida con la plana mayor de la agencia. Al menos se sabe y se confirma que la susodicha empleada del ELA es humana, come lo-mein con pique color sangre o al menos lo aparenta. Mientras vienen y van los platos de fideos de arroz y se intercambian señales en cantonés en plena parada 17 y media, el televisor transmite una sesión de las consabidas inundaciones de la provincia de Wonton: anuncian al pie de pantalla en letras grandes que el río amarillo se ha desbordado. Dos mil damnificados, ocho vacas muertas y par de heridos.

Me presta fuego para poder pasar la velada con un cigarro encendido. Se lo devuelvo. Me gustaría plantearle que nuestro destino es la posición horizontal, pero no me atrevo. Tantos pudores que hay que superar, y que supuestamente están superados en un momento dado (sólo por escribir la frase), y uno sigue en las mismas. Es el principio del semestre lo que me tiene así. Tengo que llamar a dos o tres panas. Les debo. No hago gesto, así que me conviene encaminarme hacia el centro comercial Plaza Las Américas, embajada Usa en Puertorro. Ya tengo fecha de instalación del National Honor Society que me toca en esta etapa de la vida. Destino final: Macy’s. Me han comentado que allí venden gabanes. Mi marido, estoy seguro, se decanta por las bellezas italianas de Dolce & Gabbana. Por mi parte, preferisco algo así, más sencillito y latino, como Zara.

Si la familia es una institución, entonces, definitivamente, soy un banco en la sala de espera.

¿Cómo carajos es que existen ciudadanos que pueden llevar una agenda? Al chavo la cuadra Kutranka, una amiga mía egresada de la facultad de finanzas. A veces me le pego bien y le susurro al oído un Mija, ¿cómo es que te sale? Deben saber que a Kutranka no le place en lo más mínimo que yo ande por ahí desmemoriado, saltándome citas aquí y allá, como si la vida no me importara y sus órdenes secuenciales me parecieran un chiste. Nunca le digo que se calme, que lo coja easy conmigo, porque estoy medicado. Comparto que a cada rato me siento retratado en esos artículos de lujo que publica Omaya Sosa Pascual en el periódico El Nuevo Día sobre las condiciones de los hospitales siquiátricos de la isla. Me imagino que a ustedes les pasa igual. Tanta desolación es esos rostros apiñados uno al lado del otro, pero sin encontrarse. Tanta informalidad vagabunda por esos pasillos, digamos (a Félix no le gusta que use plurales), del hospital de Psiquiatría Forense. Hoy mismo se llevaron a otro. Yo me pregunto, ¿si en la calle les dan anestesia de caballo a los tecatos para que se liquiden rápido, qué es lo que les dan a los locos para que se acostumbren al size estándard de las batas blancas?

El Arzobispo es alérgico a la anestesia,
eso quiere decir que quedan más ampolletas
para la distribución gratuita
El presupuesto está en proceso de enmiendas
para incluir sueritos
La unidad móvil del Centro de Diagnóstico
y Tratamiento de San Juan
va blindada con Nonoxinol 9
Pepe Liboy es el escritor que puede convertir esa mini-van
en el volky de Herby
Yara Liceaga Goes Bannanas
Siento punzadas en el esternón
Me lavo las pantorrillas
Encuentro que hay conexión entre los desalojos de los judíos
en Gaza
y la detonación de más bombas de la Marina
Yo acabaría con los acorazados
Un pana me dijo que al bautizarlos con champán
nacen
como entidades jurídicas
También
acabaría con las hormigas
Bueno,
me conformo con acabar con los experimentos que hacen con moscas
en la clase de biología CIBI 3001, por citar a una bloguera
La rima también me molesta
pero no hay rollo
todo queda aclarado
en el prólogo de Don Quijote,
uno de los favoritos del programa Cultura Viva
Hay que saber que ese prólogo lo redactó Mario Vargas Llosa para
latinoamérica,
con minúsciulas aquí
porque está descalza,
según Luis Rafael Sánchez.
Excepto, cómo se va a quedar sin su pan y sin su circo,
en Venezuela,
donde el Comandante Chávez de los Titiriteros Populistas
ordenó un prólogo a Alfaguara
menos ofensivo contra sus sensibilidades marxistas.
Siempre nos quedará París,
repite Mayra Montero en su última columna dominical,
Siempre nos quedará el Restaurante El Charro
de Puerta de Tierra
Digo yo, por apuntar la brújula hacia el lugar de mi nostalgia
Sigo esperanzado (embuste)
gracias a los colores
de las flores de papel
que están al lado
de la Virgen de la Guadalupe
en ese templo mexicano.

August 5, 2005

Almodóvar boricua narra asesinato en Cafetería Yahaira

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

Ejecutan dominicano en una cafetería
Por Tomás de Jesús Mangual
El Vocero de Puerto Rico, 3 de agosto de 2005

El asesinato número 467 en lo que va del año se reportó en la madrugada de ayer, pasada las 5:30 a.m., cuando fue asesinado a puñaladas el dominicano indocumentado identificado como José Agustín Javier apodado "Ariel", de 35 años, quien trabajaba en la cafetería "Yahaira" ubicada en la Parada 18 y media de Santurce. El quisqueyano que trabajaba en ese negocio fue asesinado con el mismo cuchillo con que preparaba los alimentos en ese negocio dijo la Policía…

August 5, 2005

Asesinato en la Cafetería Yahaira o la muerte lenta del último antro

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

 
Los dominicanos dependientes anuncian calmantes que cuestan cincuenta centavos.

 

Matan a Ariel con un cuchillo de seis pulgadas. Fue en la cocina de la cafetería santurcina que responde al mismo nombre que Yahaira. El enano dependiente guasón murió esta semana.

Matilde, su compañera de trabajo, declara en las noticias de las 6:00 p.m., a lágrima viva, que Ariel era un bartender dominicano -y decente, que conste- que no tenía familia en Puerto Rico.

Ariel le despachaba bebidas a la comunidad poética boricua que se mezcla con la costra más baja del lumpen.

Rita Indiana ha bailado bachatas allí con Maya.

Rey Andújar ha comido hígado encebollado en ese antro.

Dorian Lugo hace tiempo que explicó todo esto en un ensayo que publicó en el periódico Diálogo (sobre cómo un travestí convive con un estudiante de sistemas de computadoras mientras beben cervezas).

Matilde agradece los doláres que eché en la alcancía que improvisaron en la barra los dueños para sufragar los gastos del sepelio y enviar algún sustituto ad hoc de remesas a su gente en la República Dominicana.

La cafetería será demolida en estos días, para construir en su lugar apartamentos en venta "desde los bajos $300.000".

No soy ecologista radical ni socialista histérico contra el "gentrification", pero Yahaira es el último antro citadino y se nos va; se nos va el último lugar donde los ciudadanos tenemos derecho a ser cochinos.

24/7.

Ariel me extiende otra Corona Extra con limón desde el más allá del liquor store infernal -porque los mulatos perversos no van al cielo-, el paraíso suprasanturcino que queda justo encima de la mala muerte que cubre el espacio de zinc y grasa que constituye la ruina física y mental que produce la Cafetería Yahaira.

-De la redacción de Estruendomundo // Por M.C.C.

August 2, 2005

Variaciones de un zancudo que se posa sobre la A

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

I.

Úrsula quiere que la ame
como amé a Sebastián
imposible:
Sebastián me pedía mucho más.

II.

Desayuno
trigo sarraceno con leche de soya

III.

Busco un amigo normal.

IV.

Clasificado:
En siete líneas
debo convencerte
de que por lo mío
hay que pagar.

V.

Converso contigo
intento besar
rehuyes
vuelvo a la carga
rehuyes
cuánto cansancio produce
pronunciar
a coro
el sonido de una
A.

August 1, 2005

Ser patético, maricón y, para colmo, dañar la comunidad homosexual

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía

De la Redacción de Estruendomudo

 

Qué gustazo se acaba de dar un comentarista anónimo de este blog después de leer el post de las odas a Johanna Rosaly, nuestra primerísima diva. El muy sabijondo comentarista reacciona publicando en este espacio lo siguiente: "Qué patético, Manuel, dañas a la comunidad gay con tus mariconerías". Reacciono de inmediato.

Debe saber el comentarista anónimo que Manuel Clavell Carrasquillo, este chatito que está aquí, hace tiempo que decidió que precisamente mucho daño es lo que necesita la comunidad gay puertorriqueña para que haga las paces con su organización patética, con su estrepitoso fracaso de construir lo que anuncia su falso nombre: precisamente la supuesta comunidad homosexual.

¿Puede existir algo más patético que una comunidad atrincherada cómodamente en sus ghettos discotequeros y moteleros, oficinezcos y playeros? ¿Puede existir algo más patético que una comunidad cuyos portavoces no han logrado en veinte años de lucha por nuestros derechos civiles convencer ni a una sola pareja gay para que se bese en público en Plaza las Américas o que haga sus compras agarrada de manos, o como les venga en gana de mostrar su cariño, en un supermercado de la capital?

¿Puede haber líderes más patéticos que los organizadores de la Parada de Orgullo Gay convocando a que el próximo año desfilen por la avenida Ashford todas las locas del país, menos los travestis, porque "asustan con sus ridiculeces a nuestros compatriotas y por eso no nos toman en serio"? ¿Puede existir patetismo más grande que ir cada cuatro años, en medio del fervor electoral, a pedir limosnas a la legislatura bien vestiditos y ofreciendo votos que nunca se han podido contabilizar? ¿Hay en el mundo una comunidad homosexual más patética que la puertorriqueña, una comunidad homosexual que cada diez años, cuando llega la hora de llenar los formularios del Censo Federal, se esconde tras bastidores y no se atreve a marcar el encasillado precismamete que la identificaría como una comunidad homosexual? ¿Existe alguna otra comunidad homosexual en el mundo que no salió a la calle cuando Vermont, Hawaii, Massachussets, España, Bélgica y Canadá dieron los primeros pasos para legalizar uniones civiles y bodas gay en los ayuntamientos de cada localidad?

¿Puede existir un lugar más patético que Eros The Club, discoteca gay ultra exclusiva y única que veda la entrada a personas heterosexuales para que supuestamente no haya peleas ni violencia en los predios de la comunidad? ¿Puede existir patetismo más grande en una comunidad homosexual que no tiene un teatro, un cine, un restaurante, una librería, un solo café?

¿Puede existir una comunidad homosexual en el mundo más patética que la puertorriqueña, que no participa del debate político nacional, del debate intelectual, de los networks de acción comunitaria, de nada de nada excepto de la mamonería colectiva sin consecuencias de organización real? ¿Puede existir comunidad homosexual más patética que la nuestra, en la que ir al sauna gay del Viejo San Juan está mal visto, en la que asistir a una charla de prevención de enfermedades de transmisión sexual es un castigo y no un deber, en la que no existe ni el más mínimo grado de solidaridad con ninguna causa heterosexual?

¿Puede existir una comunidad homosexual más ridículamente patética que la que nos ha tocado, una comunidad que ni siquiera ha pensado las consecuencias colectivas de que los homosexuales adopten niños y el asunto del matrimonio homosexual? ¿Cuántos homosexuales conoce usted que se han sentado en una mesa a pensar estas cuestiones? ¿Cuántos conoce que de veras, de veras, están bregando por la construcción de una supuesta quimera de comunidad homosexual?

La mariconería, tal y como la plantea el sujeto anónimo que acaba de reaccionar al post anterior, entonces es una condición que va a retrasar el avance de la "lucha homosexual". Hace tiempo que pienso todo lo contrario, señor anónimo. La mariconería, míster anonimous commentator, es lo que nos hace más falta aquí, sobre todo porque nos aleja precisamente del patetismo al que gente como usted nos quiere vincular.

Explico para el dummy: La mariconería, el amaneramiento, la expresión libre de la cursilería rampante que nos une, la palabra floripondia, la imitación del cliché, el embarre del beso negro, las lágrimas de embuste, el melodrama, la gesticulación excesiva, el disparate, el ligue descarado, la ambición bestial de conquistar al macharrán proper, la gritería, la osadía de pasearse por Plaza Las Amémiras en hot pants, la parejería de la loquita de barrio, la sabiduría de la loca de beauty parlor, las uñas a medio hacer y los implates de silicona mal hechos es lo que nos hace sobrevivir al patetismo del gran sueño perfecto que algunos tienen sobre lo que debe ser la cívica y civilizada comunidad homosexual.

Sospecho que en su fuero interno quizás usté lo que desea es que yo escriba de homosexuales de bien y de casitas bellas en Montehiedra o en Summit Hills, o en Miramar, todas decoradas con el corazón espinado de Ednita Nazario o con el Lucky Charm de Celine Dion. Le tengo una mala noticia, señor comentarista anónimo, mi laptop está al servicio de la palabra asociada estrechamente con la suciedad, la bugarronería, la maldad humana más perra que sale a la luz en las competencias de talento en la noche de travestismo de los antros de la capital, la envidia de las locas nacionales por el pene del nene lindo del muchacho que es novio del vecino de atrás.

A mi laptop precisamente la he programado para que enfoque la esquizofrenia que provocan los baños turcos del Viejo San Juan, el absurdo de escuchar música tecno frente a la playa, en el hotelito gay de Condado -a donde se va a coger y no precisamente el sol. Está progarmada para bregar con las contradicciones de la mafia gay que controla la entrada a la disco más chic de la comarca -donde el tráfico de estupefacientes es exactamente proporcional al tráfico de estupefacientes que ocuerre en una disco heterosexual.

Mi laptop se va sola cuando le doy save a las barbaridades que hacemos en el paseo de los enamorados de Puerta de Tierra, a la correspondencia inevitable del reggaettón de Daddy Yankee y nuestro credo de sexo duro y profundo, la violencia doméstica entre dos loquitas macharranas que salen del gimnasio después de los esteriodes y sobredosis de carne roja, el abuso sexual de los curas y ministros que se esconden tras la sotana para cometer actos lascivos, la compulsión que nos lleva a penetrar al otro sin asistencia de profilácticos, la vaina estandarizante de la homofobia interna que nos sigue haciendo cómplices del clóset después de salir de él, la misoginia que nos aparta de las mujeres, la rivalidad con las buchas, lesbianas, cachapas y camioneras con las que no estamos dispuestos a dialogar, y un largo etcétera de atrocidades en las que estamos involucrados que no creo que esté dispuesto a aguantar.

Mi laptop está comprometida, no con su proyecto bobo de corrección astringente, sino con las consecuencias que supone el aceptar que en esta isla no existe y ojalá nunca exista tal aburridísima e hipócrita comunidad homosexual.

Señor anónimo, yo soy un escritor homosexual y soy un escritor con una vida patética; no una marioneta "politically correct" de lo que se supone que debe ser el paraíso homosexual. Una última cosa, debe saber que a mí los paraísos me dan alergia, por eso siempre llevo Off y Real Kill cuando salgo para el campo de la Cordillera Central puertorriqueña con ánimos de vacacionar.

July 30, 2005

Honremos con odas a nuestra primerísima diva cultural, la brava Johanna

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

De la Redacción de Estruendomudo

La Redacción de Estruendomudo anuncia con sumo dolor en su alma cibernética la partida definitiva de nuestra primerísima diva y actriz puertorriqueña Johanna Rosaly de la revista cultural televisiva Cultura Viva, que se transmite todos los días en vivo por el canal 6, TUTV, Tu Universo Televisión, emisora de la Corporación Pública para la Difusión Pública del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Anoche, en un emotivo especial dedicado al Cuarto Aniversario del combativo programa, baluarte de la constipación antiextranjerizante que nos abruma en la televisión comercial y otros engendros publicitarios del capitalismo tardío, la diva se despidió de nosotros a lágrima viva, junto a su hija, la egregia cantante de zarzuelas Alfonsinita Molinari.

En su discurso de despedida, la gran matriarca de nuestras artes escénicas, decana de la floripondia alocución culta de las clases aristocráticas y media ilustrada, en igual dosis sentimental para ambas, hizo incapié en nuestro deber ciudadano para con la preservación de la cultura nacional.

Vestidita de hilo blanco importado de la república de Andorra, según fuentes periodísticas conocedoras de la moda internacional, nuestra Johanna afirmó entre sollozos su testamento intelectual para con el pueblo de Puerto Rico. "La vida se compone de muchos finales y muchos principios. Este es un final que me hace reafirmarme en mis principios", dicen que dijo.

Los principios de la Redacción de Estruendomudo son igualmente sólidos y, como prueba de ello, convocamos a un concurso literario que lo demuestre. Por este medio, exhortamos a nuestros lectores a que nos sometan una composición poética en honor de este final lleno de principios.

Las composiciones poéticas deben circunscribirse al género lírico de la ODA (Antiguamente, poema destinado a ser cantado. Actualmente, poesía destinada a celebrar los hazañas de personas o atributos de cosas como el vino, el amor, la música). Los interesados deben someter sus poemas antes del 5 de agosto de 2005 a la siguiente dirección: mclavell@gmail.com

¡Olvidemos los rencores, Honremos a nuestra Johanna!


 

Brava, Johanna, brava (Oda a los principios de Johanna Rosaly, nuestra primerísima diva cultural, ahora retirada)

Así tenía que ser, Johanna
un largo adiós televisado
de tus entrevistas culturales.

Mucha lágrima para mojar mejillas
y correr el rímel de tus ojos
"Yo vuelvo", dijiste desconsolada.

¡Oh nívea diva de mis tardes elevadas,
oh, primerísima actriz
de mi Puerto Rico inculto!

¡Cuánto extrañaré tu dicción perfecta,
tus agudas críticas sobre la música clásica,
tu obsesión ilimitada por vencer la cafrería!

Johanna de mis sueños mojados,
yo te despido con congoja en el alma,
todavía con fe en tus anhelos primermundistas.

Querida, ¡cuántas palabras de la academia
extrañaré porque ya
no las pronunciarán tus rojos labios!

Querida, ¡cuántos esfuerzos
por enderezar a la juventud
perdida entre insultos y violencias
rodarán al vertedero por tu ausencia!

¡Oh Cocó Chanel, oh lesbiana de Linda Sara,
prometo seguir fielmente tus enseñanzas.
Tú te vas de Cultura Viva, pero permanecerán
en nuestras almas sencillas tus bellas palabras!

July 22, 2005

Guía espiritual para destruir un mandala en la avenida Ashford

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad
Caminé hasta no poder más. Llegué al Starbucks de la avenida Ashford y comencé a ubicarme en tiempo y espacio. El aire acondicionado y las alfombras me ofuscaban, pero a través de los cristales ahumados en verde pude divisar al tecato. Más allá, comencé a imaginarme a la gente desbordada en la playa. Celebraban el aniversario de la invasión norteamericana de 1898 y el cumpleaños del Estado Libre Asociado. Vi las ruinas de la discoteca Mikonos: un adefesio en forma de concha arrugada. Comprendí que la Ventana al Mar es un fiasco. Sorbí un poco más de mi café mocha. El shot me mató par de neuronas y junto con ellas la escena en fast forward de tantos consumidores en la calle buscando dinero en efectivo y gasolina. Vociferaban. Parece que el empleado de mantenimiento se dio cuenta de mi pánico y me echó una guiñada. Estoy aquí, hermano, quiso decirme. Yo viré la cara. La solidaridad de los bugarrones que alquilan películas en el Condom World cercano se me hacía más genuina. Me dieron ganas de comprarme unas chancletas plásticas en Walgreens. Único requisito: tenían que ser color rosado fosforescente. Salí del Starbucks y me acomodé en la parada de autobuses que queda frente por frente al restaurante Cherry Blossom. Quise imaginarme a un camionero comiendo sushi, pero no pude. Los camioneros japoneses, ¿qué comen? Un americano de pelo largo me salió al paso. Comentaba con una mujer haitiana que un tal Michael se había suicidado. Inmediatamente me remonté a mis días de jangueo con Gollito Sabater, un traductor de décimas de Chuito el de Bayamón del español jíbaro al inglés que hablan en Winsconsin. Lloré mucho, Gollito se suicidó hace unos días y yo todavía ando buscándolo. El olor del mar se me metía por las narices y el autobús no llegaba. Me rendí a mi suerte peatonal y el tedio de mi condición fracasada me llevó a apostar unas pesetas en el casino del Hotel Marriot. Un filipino enano trató de convencerme para que le pidiera a mi hermana que se casara con él. $5,000 por un certificado que lo eximiría de tener que regresar a la cocina del crucero Princess Of The Seas, su prisión flotante. Le dije que no, que no inventara, que yo era aspirante al ejercicio de la abogacía y que ella era una muchacha decente, no una cualquiera como él pensaba. Por supuesto que no me entendió. Pronuncio un inglés de pacotilla. Salí con paso redoblado para el cyber café más cercano. Pagué la cuota tarifaria, me conecté y leí el mensaje más importante de la semana: Vero se casaba con un rockero de Boston en la catedral irlandesa de esa ciudad y en otro estado, que es el grávido. Cerré la cuenta Yahoo con un movimiento de Mouse fríamente calculado. Todo está bien, Manuel, aquí no ha pasado nada. Todo se puede solucionar con un frappé de mangó que me venden más abajo. Vuelvo a caminar. Los chamacos solteros me observan desde sus autos. Diviso a lo lejos el Seven Eleven, pero no estoy para encuentros con la travesti del vecindario: Cristina Hayworth, que desde ese punto estratégico vigila a los transeúntes y les pita a sus machazos. Sigo con fe de encontrar la puerta del Great Taste Of China, recientemente remodelado. Entro, me siento, no cruzo miradas con el mesero, sólo exijo una bandejita de pique rojo marca el gallo dorado y dos palitos. Me gusta comer pique rojo con palitos. Eso me calma. Al terminar, exigí una galletita de la fortuna. La partí en dos, quise salir antes de leer el mensaje que me enviaba desde Sechuán un monje descarriado. No pude aguantar. Lo hice antes. “La falta de gasolina y dinero en efectivo provocará que se cure tu alcoholismo”. Palabras con luz de un hombre vestido con telas color azafrán y para colmo calvo. –M.C.C.
July 18, 2005

Tres desvíos que son diques y el castor en el epílogo

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

De la Redacción de Estruendomudo

Una copia del parte de prensa que enviaron a La Gaceta de La Habana se coló por debajo de la puerta. El Marine la arrastró hasta allí con la punta del pie desde la cocina y, llena de grasa, le llegó al destinatario; un filipino sobreviviente de la guerra del 98 que discurría plácidamente por la Bahía de San Juan en la lancha de Cataño. Josefina lo vio. Observaba desde lejos cómo extraía del maletín de los recuerdos ese papel manchado y viejo, oloroso a pachulí y a sándalo. Trató de disimular, porque sabía que el filipino era vengativo y que siempre portaba un arma.

La otra noche me trajo en brazos hasta la puerta, no sé, sería un arrebato de hombría de esos que les da después de par de palos y haberse bebido hasta las lágrimas de la madrugada. Pero pronto me soltó como si fuera un saco. Por supuesto que no se dio cuenta y que yo disimulé, porque a esas horas y en esas condiciones no estaba esta chatita para escenas. Marta llamó por la mañana. Sabía que era ella pero no contesté; no se merece mi palabra. Que conteste él, si puede, me dije; de los dos es él el que le debe.

Las lealtades de partido no fueron invocadas en el momento de la separación. Los niños fueron divididos entre zurdos y derechos. Subieron al tren. Viajaron. Al desembarcar, la funcionaria los llamó por apellidos. Almerba, presente. Awego, presente. Aconi, presente. Como hacía frío, no se percató del error en el orden vocálico, por lo que los tres amigos tuvieron la suerte de quedarse juntos. Nadie los delató, aunque los Nwulop siempre lo supieron.

Raro ejemplar traes del agua, dijo Joel en éxtasis estético, mientras Raúl trataba de no perder la compostura frente al castor que apaciguaba.

July 15, 2005

El velo se rasgó / y se convirtió en escote / Por Ricardo Santana

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

Toda hembra, toda mujer

 

Anoche me vestí de mujer señalada.
De mujer golpeada por cultura de hombres.
Mis labios se tiñeron
de rojo sangre
y sonreía, mostrándoles a todos que el velo se rasgó
y se convirtió en escote.

Anoche me vestí de mujer guerrera
en mini falda y licra

y ellos con sus ojos me mandaban
a la hoguera
me encerraban en la torre del castillo
pero era toda hembra,
toda hermosa, toda mujer.

Anoche me vestí de mujer cojones
y caminé en los tacones más altos
y torturantes que encontré
me esmalté las uñas que aruñan,
peiné mi cabello azabache Revlon y salí.

Caminé al son de las murmuraciones,
mis caderas de foam se contoneaban
con las sonrisas de burlas.

Estaba en la boca de todos
míralo, míralo,

es un él
y yo les dije:
no
soy toda ella
toda hembra,
toda mujer.

 

Por Ricardo Santana

De la Redacción de Estruendomudo

Para Firuzeh Shokooh Valle

La Nueva Hembra se desmontó de su carruaje Toyota Punto 8. Avanzó hacia el bar El Paraíso, en la avenida Eleonor Roosevelt, urbanización El Vedado. En la acera lo esperaban, Medalla en mano, su amigo El Maquillista y su amigo de ojos verdes y pelo negro lacio muerto, El Chino. Más allá, estaba en exhibición el dron horizontal, picado a la mitad, donde El Machazo Bestial asaba carne de cerdo al pincho: Puertorrican Kebab.

La Nueva Hembra pensó que desfallecería, ella perfumada con Chanel Number Five y esa peste a sahumerio, ese olor a carne asada en plena avenida que se le metía por entre las lentejuelas negras de su Little Black Dress. Sin embargo, poco duró el complejo de Rita Hayworth. La Nueva Hembra se confundió en la multitud sudada y apelotonada, comenzó a conversar con sus amigos, El Chino y El Maquillista, y pronto se le unieron algunos bugarrones de la vecindá.

Más tarde, la Nueva Hembra divisó al Chamaco Despreocupado, una belleza borincana de la nueva generación anarco grunge. Bajito y flaquito, un bomboncillo de dulce de leche con medida perfecta: veintinueve de cintura. Como si la llamaran, allá fue a tener. Hola papi, me llaman La Nueva Hembra, ¿qué te trajo hasta aquí? Bueno, yo vine a cuadrar unas cosas con mis panas, yo les hago el arte en computadora para sus bussiness de publicidá. ¿Qué te parece si te invito una cervecita, pa? Chévere, pero nos las damos más al frente, en El Cojo, porque en El Paraíso… ¿está to hablao? Perfect.

Arresultó que el Chamaco Despreocupado cuadró par de contratos con la Nueva Hembra, que esa noche estaba más regia que nunca, envuelta para regalo en papel celophane y tocada con un lazo rojo en los labios para que a los machos ligones, esos burlones que no tienen piedá, no se les olvidara nunca la textura del carmín que rodeaba sus bembas colorás.

Entre Medalla y Medalla y una que otra Coors Ligth, el hambre de picadera se fue apoderando de los cuerpos amanecidos en recreación bullanguera. Llegó el momento de saciar las bocas: La Nueva Hembra convocó a la tropa a comer sándwiches de mezcla (queso, jamonilla y pimiento morrón) en su sacrosanta baticueva, cerquita de la urbanización.

No, gracias, dijo el Chamaco Despreocupado, ya veremos si mañana se da.

La Nueva Hembra se despidió con cortesía. La mesa estaba puesta, pero el Chamaco Despreocupado no se sirvió. Entonces, regresó sola a la baticueva, subió las escaleras con las tacas en la mano, estabá cansá. Abrió la puerta, se quitó el foam de las tetas, de las caderas, y se "desestokió" (el pene regresó a su posición "original"). Más cómoda, pero aún olorosa a Puertorrican Kebab, se sentó frente a su computadora, la encendió, llamó a la pantalla el programa Word y escribió: Toda hembra, toda mujer. Anoche me vestí de mujer señalada…

 

June 30, 2005

Carta pública a mi amado Juan o íntima celebración -en clave española- del matrimonio homosexual

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía


“Cuánto daría por gritarles nuestro amor…”
-Amanda Miguel

“La memoria del mundo no la recordará”.
-Juan Carlos Quiñónez

Queridísimo amor amante; queridísimo Juan:

Pongo en el congelador un six-pack de Coronas, que nos vamos a tomar esta noche con limón, en ocasión de la celebración de la aprobación del matrimonio homosexual por parte del Congreso de los Diputados español, casa de las leyes que custodian dos leones, hasta ahora de espaldas al decadente barrio de Chueca en Madrid.

Voy a esperar que les salga escarcha a las botellas de cristal para quitarles las tapas de metal. Te advierto que hay que empinarlas bien frías, mira que hace calor. Además, hay que pisar con alcohol esta circunstancia que nos marca, porque sobrios, mi amor, sobrios como el Arzobispo, sobrios ni pa Dios.

Ahora resulta que tenemos tres destinos para ir a soñar: Dinamarca, Holanda y España. Pronto podremos comprar pasajes también para Canadá. Sin embargo, el motivo del brindis no tiene que ver con la huida de esta bendita islita de Puerto Rico. Tiene que ver con la posibilidad de querernos más.

Brindo por el desvanecimiento de la consistencia de tus labios cuando me besas. Brindo por la firmeza que asumen tus manos cuando me tocas. Brindo por nuestras mentes concentradas en el esfuerzo mutuo por darnos placer. Brindo por la lujuria y la solidaridad, por las caricias que ocurren en medio del silencio, la enfermedad y el bienestar. Brindo por cuatro años de compañía, de gritos e insultos, traiciones y pingas ajenas exploradas y por explorar. Brindo por la red de amistades que nos apoya. Brindo también por los hipócritas. Brindo por las familias que ayudamos a mantener y que nos mantienen en pie. Brindo por los deseos mutuos de que esto no termine -después de cuatro años de verte dormir a mi lado y escucharte roncar- como el periódico de ayer.

Recuerdo cuando enterramos a José, mi ex amante sidoso. Recuerdo cómo llovía en el cementerio. Recuerdo a su madre observándote, pidiéndome permiso para que lo enterráramos como le hubiese gustado a él. Recuerdo cómo me colocabas la sombrilla para evitar el desastre, cómo estuviste a mi lado a pesar que sabías cuánto significaba mi desprendimiento, mi espanto, porque ya no estaba él.

Repaso el momento en que me ofreciste una esquina de tu almohada en tu apartamento de soltero. Vuelvo al momento de nuestra primera mudanza, de la independencia como consumidores con dólares gay. Si estuviésemos en España ya tendríamos hipoteca consolidada, pero estamos aquí, a dos pasos del momento en que abuela aceptaba tus cuidos en el lecho de muerte, a tres horas de las visitas que le has hecho, tú solo, a mi madre en El Bronx. No hay forma sencilla de describir cuánto significado hay en el momento en que toman la cocina ustedes dos para ustedes, ella de pie, tú sentado en el desayunador, y conversan sobre no sé qué. Ustedes solos conspirando y construyendo, olvidándome a mí.

Amanezco borracho, y apareces tú con un vaso de agua en las manos más dos Tylenol. Me acuesto abrumado, y tú estás acostado también, arropado hasta el cuello, tratando de animarme para que esté mejor. Es la hora de sumar las cuentas, de ir al banco, de comprar la cena, de limpiar la bañera y tus ojos me guiñan: un momentito, por favor, dame par de minutos, ¿cómo sobrellevar a este tipo?, aquí estoy.

Me has escuchado cada palabra, me has leído cada ridiculez, me has corregido cada problema de acentuación. Me has escrito con tu semen la piel y yo, receptivo, jugando al qué dirán social, ofuscado por el quién es quién; quién da menos y quien mama más. Te he leído los suspiros, he escrito con saliva tu piel, y tú velándome, soportándome la cara inocente y el descaro del yo no fui. Hemos leído y escrito las vainas de los otros, públicamente, cuando salimos de casa a bregar con la mierda propia y la ajena, cuando nos vestimos de lo que sea para subir a la tarima del Gay Freak Fashion Show de nuestras consciencias adulteradas y de la homofobia de nuestro país.

Una institución civil entre un hombre y una mujer (dice el Código Civil), que no incluye nuestros sueños, y Zapatero que dice que Hoy, compatriotas, ciudadanos, hoy España pasa a ser un país mejor. Vergüenza me da nuestro tercermundismo cobarde, nuestra cobardía de tantos años de clóset y nuestra crisálida burguesa con techo de cristal. Cecilia La Luz pide cordura, que los travestís se cohíban de usar lentejuelas en la próxima parada de orgullo gay. Yo vuelvo y alzo mi copa de nuevo, brindo por el reggaetón del desorden de la cafrería maricona de los negros que van los miércoles a la discoteca Eros. Brindo por el manejo de pinga con pinga en plena pista de baile mientras mi tía se las arregla solita con la artritis en su casa de Río Grande. Brindo por ella, que te mima, te cocina, te quiere y siempre pregunta por ti cuando no puedes ir.

Brindo porque esos sueños de comunidad legalizada incluyan mayores grados de confianza y libertad. Que me puedas decir que me odias, cuando el odio nuble tu interpretación de la buena voluntad del ser. Brindo por la no certificación de nuestra unión ilegítima, por esta pega Yoohoo espiritual que nos mantiene a flote, frente a frente, culo con culo, con dos Coronas y dos limones por beber, exprimir y olvidar.

Quisiera que tu sobrina nos observe al crecer y nos juzgue, que mi sobrina nos vea crecer y nos juzgue también. Que los niños vengan a mí para que les hable de ti y tus detalles ochentosos, de las manías que aportas cuando tienes hambre y no hay forma de que en las próximas horas puedas comer. Les voy a explicar la procedencia de tu impaciencia y mi inseguridad. Les voy a hablar de la bola entre tres y la complicación de los celos. Les voy a plantear que en la vida que llevamos, o que nos lleva, el trabajo de cada cual es más importante que la ignorancia nacional; que la escritura al viento y a la nada es nuestra respiración mutua, nuestra pasión.

Saco más Coronas del congelador y lo pienso dos veces: Juan, yo no te amo como dice la postalita de Hallmark. Yo no te amo como indica nuestro Código Civil. Yo te amo según los preceptos que hemos discutido, las fronteras que nos hemos impuesto tú y yo. Allá los que crean en los amores de bolero latinoamericano. Nosotros nos amamos de acuerdo al mood y lo buena o lo mala que esté la conversación, la agenda del viernes que viene y la ternura de los abrazos que nos damos en la oscuridad.

Por último, quisiera entregarte esta sortija de compromiso, símbolo supremo de la cancelación y el maquillaje de la identidad. Te la ofrezco con el propósito de que muchos años nos queden de este baile de contradicción, de este mirarnos extrañados cada vez que nos cruzamos en el apartamento -yo con un mapo en la mano, tú con el jabón de lavar. Metal redondo y dorado para el dedo anular y más cerveza, para la cabeza, ahora que hemos convenido seguir jodiendo juntos hasta que nos cansemos de querernos. Todo ese rollo empalagoso, melodramático y tan serio a la misma vez mientras encerramos y dejamos libres los huevos para que transformen como les dé la gana una nueva extraña relación con el azar.

Besos negros hasta el amanecer. Queer power, Borinken. Long live the sacred matrimony between me and Juan.

Manuel

June 29, 2005

Desarmado sobre la cama: Un haiku para estos tiempos de derroche, luego dejadez

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

Desarmado sobre la cama
en piezas desordenadas
junto a un manual de instrucciones en japonés.

-Axel Alfaro (www.derivas.net)

June 19, 2005

En la Cafetería Yahaira: La poesía de Mara Pastor y Yara Liceaga

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía

Por Manuel Clavell Carrasquillo

De la Redacción de Estruendomudo

A Mari Mari, en solidaridad periodística, para que se ilumine la ignorancia populachera.

Es imposible hablar de la profundidad de una obra literaria en la cafetería Jahaira. Ello, si se quiere pormenorizar en ciertos detalles que no interrumpan el flujo de la vellonera, equipada con lo mejor del reggaetón y la bachata, ritmos que a esta hora de la madrugada invaden los cuerpos de las locas santurcinas.

Sin embargo, allí nos encontramos los escritores realengos de la ciudad, dale que es tarde, nosotros queriendo hacer ciudad en las ruinas del desastre, con el propósito de vernos las caras como si fuera la primera vez que las observamos en pleno disimulo. En esa cafetería no hay posibilidades para la poesía, allí reinan las cucarachas.

Pero, aún así, en el territorio más bajo del intercambio etílico que se cruza con la inmundicia del limosnero y la desfachatez de la travesti, ¿cómo reaccionan los poetas de la Universidad de Puerto Rico a la divina presencia de un bugarrón en traje y corbata que corteja a un chamaquito desviado? ¿Cómo meter la poesía en un antro que se cae de falta de vergüenza y decrepitud no vigilada?

Las otras noches, Mara Pastor (la Diva Estructuralista) y Yara Liceaga (la Diva Sandunguera), unieron sus vasos de cerveza al de mi marido y al mío allí, para brindar por el futuro de la literatura puertorriqueña.

No estaba con nosotros su editora, la periodista Mari Mari, quien garantiza la puesta en circulación de sus escritos una vez a la semana en el “En Rojo”, sección cultural del semanario de corte neo-nacionalista Claridad: “El Periódico de la Nación Puertorriqueña”. No estaba. No porque ella no pudiese encontrase con nosotros allí, en ese hoyo negro de la Parada 18, sino porque la reunión, casual e insignificante, no estaba diseñada para ello. Sin embargo, la sentida no-presencia de Mari Mari trajo consigo la ausencia inconsciente de la discusión del estreno de Las Divas (El Dúo Dinámico) en la sección “De Trasmano”, contraportada literaria del suplemento del referido semanario, honor periodístico que también comparten ellas con dos literatos machos.

Esta intervención propone una mirada qué-se-yo a dicho encuentro, y a dos de los trabajos literarios publicados recientemente por las Divas en “De Trasmano”. O sea, es el recuento de lo que nosotros no hablamos. En cuanto a los caballeros, este servidor procederá a opinar después, cuando encuentre valor suficiente para salir del rouge y la mascara, y enfrentarse al Bacardi de la testosterona encuadernada.

Pudimos haber convocado a la editora en cuestión para discutir el paso de la Diva Sandunguera de secretaria glorificada a escritora minimalista. Pudimos, pero no lo hicimos. A ver, pudimos haber comentado los cinco sobre su cuento “La mariposa, el cuerpo en la laguna, la huida”, que es un homenaje feminista post al encharcamiento del cuerpo de la dama que soporta el sudor que le provoca el bulto del marido, cuando este la roba la sábana para acomodarse mejor en la cama.

De mañanita, el personaje femenino despierta, porque una gota de sudor la llama: “El líquido se desparrama por las sábanas. Abre el ojo. Shock. El ojo abre. El otro. Shock. Se le enfrenta a la mirada el mismo hotelucho de mierda”, escribe la Yara, esforzándose porque el lector tenga “todos” los elementos de juicio que lo lleven hacia la pintura que se descascara en el techo y, de paso, directito a las lagañas.

Más adelante, la narración se quiebra, como quiebran las pedradas el lento flujo del agua en los estanques. Como se quiebran las escenas con el corte. Quizás, la quiebra tenga que ver con la necesidad de enumerar un proceso de ruptura con la capacidad narrativa hiperrealista que la antecede, “No More Drama”:

“Unas gentes con medias al otro
lado pegándoles sonrisas a
los postes de carne acabada de
abrir.
Una sangrecita que sale a decir qué
tal todos y después: me
llamaron,
Como cuestionando su verdadera
función
porque

colmillos”

Ya ven, la Diva Sandunguera, que cursa estudios de maestría en Escritura Creativa en la Universidad del Sagrado Corazón, comienza a sandunguear con el surrealismo paranoico, con la dislocación de los nervios conectores y su detonación de visiones, y sigue aportando imágenes, muy de poquito a poco, de los salideros sin tapar, de los desbordes de sangre, flujo vaginal y semen que se le antojan a la hora del desayuno cada vez que tiene que despedirse del sueño del “necesario” reposo que ha aplazado. Todo chorrea y eso lava con fluoruro los colmillos de ella, pero el sucio -cuando es difícil- siempre regresa a lo manchado. “Algo se desprende y se alborota”, dice la Diva para concluir su boceto de las cositas que le preocupan mientras organiza documentos de oficina, coge el break reglamentario y poncha.

La Cafetería Yahaira va poblándose de letras de menú y números de paga a medida que se desarrolla esta conversación imaginaria. Hígado -remojado en leche para suavizar los ácidos- $5.50. Mangú -solo- $4.00. Heineken $3.75.

Procedemos entonces al segundo brindis, entonado por la Diva Estructuralista, dedicado a la paz mundial y al respeto de las diferencias.

La Estructuralista escribe un “De Trasmano” titulado “A 20 años de una ventana: Homenaje a Ana Mendieta”. Tal y como la Sandunguera iba derecho al precipicio por literaturizar el destino de una gota, esta chamaca polifacética, candidata al grado de maestría en Estudios Hispánicos, cae por el desbarrancadero del desquicio obsesionada con un pelo que guinda más allá de la ventana.

Las barbas de la performera cubana Ana Mendieta y un poema chino del siglo octavo de nuestra era judeocristiana, la llevan a escribir cosas como esta:

“Piensa en cómo los poetas se dejan las barbas canosas, y concluye que cada cana es una imagen nueva para la poesía. Entonces, ella piensa en Ana Mendieta y en haber visto esas fotos del hombre que se quita mechón a mechón la barba mientras poco a poco esa mujer se la trasplanta”.

Palabras con luz por las que se cuela un pensamiento feminista post sobre el maridaje de las chicas con los chicos, específicamente en el contexto del Parnaso nacional, donde ellos juran que acaban mientras las educan a fuego lento con sus babas, babas de las que ellas renacen de la ignorancia para entonces, sólo entonces, poder hacer lo que hacen en medio del escante.

Pero la Diva estructuralista, no conforme con la advertencia velada: “Nosotras vamos a ponernos sus barbas y vamos a hacer de ellas lo que nos plazca”, termina la diatriba-homenaje-reciclobiografía de la Mendieta con un poema muy suyo, titulado “Iconoclach (epitafio)”.

Allí mismo, en la Cafetería Yahaira, mientras todo esto sucedía, se murmuraban otras tumbas. El chiquitito dominicano planificaba la perfecta clavada: esta noche no dormiría solo, al blanquito de la esquina, a ese lo raptaba. Sin que él se diera cuenta, La Pastor, alias La Estructuralista Barbuda en Proceso de Salir de la Crisálida (nótese que ha puesto su foto en el periódico, con sus rizos y su cara), pensaba en voz baja:

“Lo hallado nunca
será el ruido de una máquina,
El libro alimentará la nada
como el pájaro escoge al frío
No osará nadie
Usurparle al viento los cuatro vacíos”

Esa es la lápida de la Mendieta, reivindicada aquí, y asesinada en el proyecto reivindicativo, por otra caribeña iconoclasta. Sin embargo, Mara Pastor, Diva Estructuralista Ahora Caníbal, nunca está conforme con el primer número, con la primera versión de su primera síntesis estructural, con su primer ensayo poético. Goza destruyendo las maquetas. Por eso, la tipa -con complejo de arquitecta hippie- se dedica a repasar trocaicos y vainas lingüísticas ya en desuso, en un ejercicio fonético-autocrítico MP3, devaneando con el CD Burner en el escogido de sonidos que le parezcan perfectos. Estamos ante una freak del HI-Fi.

Luego de la purga, escupe el segundo intento:

“Y me reconstruyo:

Hallo en el frío
Los ruidos de nadie
Soy atónita
quien alimenta el vacío
Oso para usurparle
el cuerpo a la máquina de nada

Nunca escoges”

Lo ven, se los dije: He aquí, en su máximo esplendor bioluminiscente, a la Diva Estructuralista. Ha invertido la estrofa anterior, la ha reconvenido de acuerdo a sus caprichos. La estructura original sobrevive, sí, pero jodida, tal y como sobreviven las paredes del museo Guggenheim de Bilbao, una de sus catedrales favoritas.

Mi marido me mira atónito: Manuel, ¿y estas dos, de qué planeta habrán salido? Una hora más tarde, en medio de la pista de la discoteca vecina, en pleno Madonna Mandness, cae en cuenta. Su conversación ociosa comienza a hacer sentido, ya entiende por qué son el Dúo Dinámico, el dínamo de la Sandunguera de la Gota y la Estructuralista de los Pelos Rizos.

El semanario Claridad ha convocado a un ciclo de conferencias en la Casa Aboy, no de Valdelluli, donde distinguidos intelectuales comprometidos con la causa de la independencia de Puerto Rico de las garras afiladas de la Potencia del Norte comentarán el presente y el porvenir de ese medio, baluarte de la “izquierda” puertorriqueña.Por supuesto que no he sido invitado. Estas conclusiones que enumero a continuación son un intento de sumarme -como quien no quiere la cosa- a dichas actividades lastimeras. Humilde aportación a la causa de los utopistas lúdicos, destructores de yugos coloniales, todos somos héroes charros de nuestros tiempos:

1. La sección literaria “De Trasmano” (que puede ser leída a través de la versión de Internet del semanario Claridad) ha agrupado a cuatro de los mejores escritores jóvenes del patio.

2. El ala femenina del contingente looser, que se da los palos de vez en cuando en la Cafetería Yahaira de Santurce, está lista para la lucha campal y viene blindada.

3. La Diva Sandunguera, alias Yara Liceaga, entrega textos juguetones con la lengua (“Uno, Dos, Tree, For, Five, S x, Siete”), minimalistas, hiperrealistas, luego surrealistas, discontinuos. Tienen la (in)consistencia de los líquidos.

4. La Diva Estructuralista, alias Mara Pastor, entrega textos juguetones con la lingüística y la gramática (“Se articula el zigzag de las / posibilidades: / lo el el no al), difíciles de digerir para los lectores descuidados, que no se fijan en el ritmo, en la consecución de las sílabas, ni en la métrica tan odiosa y tan odiada.

5. El Dúo Dinámico coloca la literatura femenina puertorriqueña -una vez más, sin que muchos se enteren- fuera de las coordenadas de la literatura pedagógico-menstrual, de la tradición Mayra Montero-Rosario Ferré-Esmeralda Santiago.

6. El Dúo Dinámico se forja un nicho más allá del izquierdoso, apostando a la política de la caricia y el malabar, que no es lo mismo que el malhablar. Apuestan al reguero mental de primero el orden y después el desorden rompecabezas de las palabras que contrasten con las del editorial, las palabras antipanfletarias de las bestias amaestradas para montar numeritos complejos, acrobacias, estulticias inco-modaticias. Son las palabras de Ecuba, striptease, pero escritas, cómodamente, en la lap-top.

7. El Dúo Dinámico viene a decirle adiós a los muchachos. A sus jerarquías macharranas de huevo marcado que sobresale el mahón, a las cartillas fonéticas de sus estilos de maletín, fotuto y corbata.

8. El Dúo Dinámico presenta un nacionalismo reprimido, de fondo, subsumido en el ser-ellas-como-son- porque la experiencia de ser puertorriqueñas no las llama a reivindicar la patria desde el articulito de inventario de las fuerzas vivas enfrentadas al imperio y a la CIA. Más bien, ofuscadas por las presencias de las muertas, van hacia la aurora del experimento transgénico, a la cuestión trans que plantea la chamaca cibernética, culta, emperifollada los jueves para asistir a la misa del happy hour armadas con Maze a-mí-plin y par de tacas.

9. El Dúo Dinámico es consciente de la herencia que arrebatan a los escritores mayores y no la destruyen (Aurea María Sotomayor, José María Lima, Rafael Acevedo, Che Melendes, José Liboy Erba, etc.) La integran a sus pipas virtuales y la fuman. El humo, en este caso, no es de donde parten sino lo que escriben. A tragar cenizas.

10. El Dúo Dinámico, también conocido como Las Gemelas de la Nueva Literatura Puertorriqueña, está aquí para quedarse. Paren las prensas. Yara Liceaga y Mara Pastor van a tumbar la casa de la forma y de las baratijas de “autoayuda” que no se ocupan de explotar la técnica.

June 4, 2005

Resignación

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

El patrón de las manchas solares cambia cada once años, y eso nos afecta acá, en la playa de El Condado, a donde llegamos con nuestras camisillas y nuestras cremas bronceadoras para evitar la quemazón. Las gafas oscuras procuran que los ultravioletas no nos lastimen las retinas, mientras miramos hacia el horizonte perdido entre el cielo y el agua del mar.

Después de la resaca, lo mejor es huir hacia la orilla, descamisarse y lucir los músculos pectorales para que el salitre los acomode en justa perspectiva: el ocio y la tranquilidad oceánica provocan su relajamiento; la toalla sobre la arena que extiende la vecina y su guiño cómplice son una buena señal.

Noto que le falta un anillo a Neptuno, quizás el meteorito que lo impactó anoche lo dejó sin tracto sucesivo en medio de la obligación de circunvalar al gigante de la galaxia, gaseoso y gélido, todo lo contrario a nuestra envidiable posición estratégica como Isla Feliz del Gran Caimán.

La gran cocoroca dice cro, cro, cro y mi pensamiento playero desemboca en tantas cosas lindas: tengo una relación concubinaria estable, que se da el lujo de pasearse a las dos de la mañana de un miércoles cualquiera por el supermercado Pueblo De Diego. Además, mi familia me quiere: el otro día supe que mi hermana me puso como beneficiario de su seguro de vida laboral. Estoy saludable, mido seis pies con dos pulgadas, me fugo los domingos por la tarde a jugar fútbol en la cancha de la avenida Doménech y les doy palmaditas en las nalgas a los muchachos luego de que uno de ellos, cualquiera, anota un gol.

Leo la última novela de Zoé Valdez mientras el calor va apretando y el mesero del guest house me ofrece una Corona más. El noticiero de la madrugada anunciaba lluvia, pero fue falsa alarma, acá las olas están serenas, el agua está tibia y a los bípedos barbudos del exterior los invitamos a turistear.

La calma y la paciencia no son virtudes que me caractericen, por eso se me hace tan difícil reconocer la belleza de un pistilo que se desgrana de polen al viento, o de una caracola con interiores de nácar que se reflejan sobre mis gafas de astronauta vacacional. Tampoco suelo ser listo a la hora de decirle a mi marido que la resolana me mata, pero me gusta, porque tiñe las nubes con un anaranjado rojizo muy especial.

La naturaleza de mi trabajo me convierte en un ser desagradable, a veces, sobre todo cuando me toca repasar el inventario antes de cuadrar. Soy contador de tiendas por departamentos. Mi primera experiencia tuvo lugar en el Centro Comercial De Diego, en el pueblo de Río Piedras, qué recurrente ese prócer, donde ayudaba a Mamushka a contar pinchecitos de pelo, lacitos, peinillitas, corazoncitos de quincalla dominicana en gracia con la oficina de impuestos y patentes municipal.

Ahora me he promovido yo solo, porque mi profesión es independiente, y sirvo de contador en un banco de reconocido caudal. A pesar de todo, no he olvidado mis orígenes y, a cada rato, como hoy, cuando vengo a la playa para disfrutar de las bellezas de mi isla, repaso los tonos grises de mi pasado para compararlos con la bonanza de hoy.

Estoy satisfecho. Me ha tocado ser prisionero de mí mismo, lo sé, pero al menos puedo tomarme esta Corona al limón casi escarcha, relax, y mirar sin espanto, de frente, el lado más arcano del sol.

Ahorro para poder ver, el verano que viene, lo mismo, pero en la aurora boreal.

June 4, 2005

It used to be my playground… It used to be…

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad, utopía

Una sensación generalizada de que todo marcha bien me predispone, y salgo a caminar, luego de meterme al cuerpo dos Tylenol 500 con correspondiente vaso de agua. Llego a la discoteca más degenerada de la capital -según las malas lenguas-, Eros The Club, no sin antes hacer parada rutinaria en la Cafetería Jahaira, con la intención premeditada de empinar cuatro Coronas con limón, ipso facto, por aquello de entonar y entrar happy; shinning people holding hands. Happyland and nevermind, hago la fila espantosa del antro, que llega a la altura del cine Metro, donde exhiben la parte whatever de Star Wars. Me registran, entro, veo las figuras grecorromanas pintadas con pintura plateada -esprey de pote, el mejor de Topeka y en especial 2×5, pago (son diez, ATH, Visa, Master Card o cash) y, entregado a la maldad de la inconciencia preadolescente que la panza no me deja rememorar, escucho sonidos distintos esta noche de lujuria, en que hago entrada triunfal (estrellado y anónimo), a la disco, acompañado de mi fiel y paciente marido Juan. Escucho música tecno, como simpre, sí, pero no la misma del sábado pasado; no la repetición inverosímil de los cantazos del restrellamiento del metal contra el metal, así que paro la oreja y me dejo llevar por aquel consabido Fever, la tuba y la batutera dicutiendo con el faggot, no necesariamente el Fever de la Lupe, sino el de Madonna, porque La Lupe, -hay que decirlo, perdón- La Lupe que se escuchaba allí mismo hace tres décadas en la Parada 20, esa Lupe, vida mía, esa murió. Madonna Madness, señores y señoritas, Madonna Madness es lo que hay. Madonna Madness All Night Long para los maricones de la capital, que han llegado aquí, hasta el templo de Nina Flowers -ya retirada-, (des)prevenidos de las festividades nacionales, Décimoquinta Parada de Orgullo Boricua Gay Rainbow Brite. Luego de pensarlo dos veces, asumo poros de piel absorventes la realidad: Madonna Madness Night Forever and Fever, My Love. La disposición de los cuerpos danzantes, como dirían los respetados críticos de performance de la universidá, se desarrolla tal y como sigue, en estricto orden alfabetico, comenzando con la letra a: En plena oscuridá (¿notan la a?), envueltos en sajumerio de Marlboro Lights, borrachas como locas perdidas en medio de la nada caribeña, cientos de hombres lobo lobeznos peludos boricuas se entregan a la contorsión universal: "Music…, makes the people…, come together…, yeah…", canta la diva transformer por los altavoces, y los niños de la pastilla X pisada con Red Bull o el agua embotellada de a tres pesos no pueden parar de bailar. Uno agarra los huevos del otro, rozando mahones y lycras, cremallera contra cremallera, y músculo T -de tranca, baby, de tranca formada de cuero pelao- erecto hasta no poder más, los maricones de al lado vociferan el himno de la velada servido con chillidos trans producto del efecto en las cuerdas vocales de la coca bien cortá: "It used to be my playground… It used to be…", y con esa señal de julepe del joy stick me adelanto hasta el centro de la pista para alcanzarlos, y beberme las lágrimas de cristalitos machacados con estupefacientes junto a ellos, aunque las partículas del terror sidático liquified me saben a cerveza pisada con gajitos de limón en esta noche de travestis nostálgicos de los cosméticos de los años ochenta, cuando la masacara, el rímmel, queridos, no era lo mismo ni se escribía igual. Nada como el negro de los ojos de Boy George cuando le parpadeaba con aquellas pestañas de envidia (sufre De Castro Font) a Madonna en Nueva York durante los breaks para empolvarse con heroína gourmande de los MTV Awards; aquellos playoffs televisivos sólo para nosotras las chicas de suburbio Cable TV Of Greater San Juan en que el guitarrista spanish Fly y Anthony Chilly Peppers prometían cada Spring Break hacer lo propio: rebajarse hasta meterse el dedo con sal hasta las teleras, y mostrarnos las vergas tatuadas, en plena transmisión intelmediafaxpreondadigital. "Sweet dreams are made of this: Everyone is looking for something… sweet dreams". Nada como la Chica Material pre-Kabala rasgándose las medias nylon con aberturas de mallas Number 3, comiéndose un disco de vinyl regado con el lipstick de nuestra desilusión. Ante la realidá de la distancia, muchas se conformaron con Lissette besando en la boca a la Amanda Miguel. Cúcala, cúcala, cúcala. Pero no era esa la línea central de este cuento for pyros, sino las cadencias (al mencionar la palabra cadencia exijo un periodista full time que haga de crítico de rock en la prensa nacional. Qué verg:uenza que la salsa nos reprima el flow y nos haga olvidar el dance. Grace Marie Herger, nunca te defraudaremos: ¡Party Time!, ¡Party Time!) de los cuerpos danzantes -la cadencia era lo que comentaba, la cadencia- al timbre del ritmo extranjero por demás: extranjo, funerario anhelo primermundista de Seattle y Poison y Led Zeppelin y Chucho Avellanet, rescátame de este infierno name dropping, Kurt, síntoma que brota de la estadidad radical que se cuece en la consola del Disc Jockey más farandulero de la comunidad: un tal mentado DJ Gulembo, señoritas y señorones, nada más y nada menos que la flor y nata de la renovación tecno del dos mil y pico, fuera de la cabina aquella tan de los ocho noventa y cinco, encerradísima entre cuatro paneles fijos de fiber glass. Para que conste, hace unos meses que los DJ’s de Eros se han puesto al día, según las revistas más adelantadas de la cultura hip hop norteamericana (consúltese la entrevista a Phase2 en Waxpoetics): fuera del cuarto de control, fuera del clóset según los entendidos del arte de diskyokear, el hechizo que tire con las manos líder de la comparsa es más efectivo, porque cuando los danzantes del final de Los versos satánicos observan al tipo mover los platos y manipular las teclas del equalizer, todo se transforma y, "cuando él pasa…, todo se transforma…, llega la alegría…, se va la tristeza…", llega -ahora sí lo digo sin piedá- la gracia divina de la bellaquera cruda…, llega el masacote servido en bandeja por núbiles machos de ébano cimarrón de Loíza para ti y para mí. Así las cosas, como dicen los colegas jurisconsultos de la palabra ley y orden, se puede observar desde el segundo piso de la discoteca, -si no es miércoles de perreo y si se corta la nube de hierba con hielo seco-, si se traspasa la frontera de las vestimentas de Old Navy rebajadas a precio mitad de Zara y de vuelta a la exhibición de Bananna por un damage tal o más cual, a aquella parejita de chamacos de bien, que vienen de la salida veintidós del expreso que va a dar contra el Municipio Autónomo de Caguas, Colegio Notre Dame, hasta aquí, con el propósito fundamental de decirse al oído "métemelo, papi, hasta que me duela de frente y de pie, boca contra boca, labio leporino contra dientes perfectos a fueza de bracers, y bíceps de gimnasio contra nalgas handy wipe shubs; perfectas, muy duras, blancas, por supuesto, indianas para los analretentive-etnocenterpolite". Un soltero trentón los mira desde el otro lado, desde arriba, con calculada visión infrarroja de cupido te voy a flechar, como planificando un trío Los Panchos allí mismo con ellos dos, para decidir quién toca las cuerdas y quién guía con los palitos la clave del cencerro bestial mientras se vira la leche, ese instrumento tosco y autóctono en clave de fa antifemeninoamaneradoneandertal cuyo sonido va retumbando en las cabezas de los miembros inferiores de todos nosotros, danzantes valkíricos en pleno éxtasis báquico -ya se ha dicho, repetición-, por aquello de que se sepa que manejo las referencias clásicas de los ancestros mediterráneos (sufre Parga, sufre Paquita la del Barrio, sufre Vanessa Droz) y que se valide que de allí venimos, del azul profundo de un mar con olor a mofongo relleno de mariscos que rechazamos, vertiginosamente, cayendo de rodillas, alabando las venas palpitantes de los penes que nos muestran en el baño de la parte de atrás de la disco esta ciertas locas desesperadas, algunos bugarrones de turismo light por los callejones de la posibilidad flácida y par de damitas que observan todo, quedaron retratás, como si les provocara morbo divino aliarse al mirarnos competir chusma por masaje prostático, unos contra otros, toda la noche, para ver quién de las tres se lleva el premio de la loca más popular, empleada pública de Fomento Recreativo, ponchen queridas, ponchen, que la nómina sale con correa de cuero incluida, botas vaqueras, gistro amarillo bien afincao y condones extra large portable size para la cartera, un poco tostados por la presión de los glúteos, toma que toma que toma tomalo ya, que se ha dicho que estos cuerpos danzan, danzan carne afeitada contra carne sudada sin poder superar la raja hasta que venga el chorro caliente del amanecer tropical. No conforme con lo logrado hasta este límite del fo, qué rico es mamar, Madonna chilla la decimoquinta canción de un cóctel preventivo de AZT, en XV aniversario de la comunidad gay requeteorganizada y desperdigada por la ciudad (sufre Mari Bras, que no puede contar el del PSP), porque el domingo es la marcha a dos pingas solidarias sobre el puente sobre la laguna pantanosa, pero con jet ski, Dos Hermanos, y vamos todas a despegar al unísono despelote, en tacas con incrustaciones de rinestones, para sacudirnos los complejos de minusválidas trasnochadas sin Alka Setzer pa beber. Más tarde, cuando el cuerpo no los pida, no le vamos a pedir permiso a Pedro Toledo, Superintendente de la Policía, y vamos a coger el dildo vibrador que nos une como la manteca en la mano derecha (Julia De Burgos le llama la tea a este instrumento consolador), y vamos a escupir el suelo que pisa Milton Picón, rabiosas, y vamos a asumir nuestra pose pornógrafa intergaláctica por Internet (sufre Rashke, que no tiene conexión ni minicamarita. El bicho es). No conformes con nuestra astucia, mamita llegó el obispo, llegó el obispo de Roma, sal Robertito, sal, vamos a retomar el micrófono con girnaldas en las inmediaciones del Capitolio, vamos a hacer la huelga con casetas de camping equipadas con látigos y pomadas Kamasutra en el Parque de la Paz, inaugurado por la ex primera dama Lila Mayoral y su campaña de qué nos pasa Puerto Rico, díle sí a la vida, versión ochentosa, y nos vamos a emborrachar -eso no lo duden- Coors Ligt Silver Buller nos auspicia el break de la esperanza, y vamos a hablar malo a to lo que da con nuestras bocas muertas, como dice Neruda en el Canto General, que nosotras también somos latinoamericanas, pa-que-tú-lo-sepas, y nos vamos a casar -de blanco todas- y nos vamos a divorciar -de negro todas- y también, en ese proceso noctámbulo en bikini al garete, vamos a ver el triunfo de las ruinas de nuestros certificados de nacimiento F por M = Sex, porque, quiéranlo o no, la noche es nuestra, queridos, pregúntenselo a los vecinos de Ocean Park, y vamos a convencer a todos de que lo mejor es chispearnos eufóricas como burbujitas de champán -lucirnos lo más que podamos y hacer un show a lo Lucy Fabery- como se hace en Brazil, La Gran Popeya, justo antes de mentarle la madre a este movimiento de loosers con ganas de joder al distinguido hermano heterosexual, coger por las guaretas pal monte y al fin venirnos en plena gritería de ay, ay, ay, ¡qué rico!, papi, chulo, bello, ¡dame más duro!, bla, bla, bla, tacán tacán, blop, antes de desmayarnos con todo eso que es tuyo adentro para poder acabar esta mierda contentas y poder desaparecer como Dios manda: después de que le expliquemos al mundo todos los detalles de cómo es que nos gusta chingar.

May 21, 2005

Tréboles de Marioantonio Rosa a dos voces conmigo

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

VIII

Se abre entre mis manos el trébol desprendido
sangre desde un verde pasajero
tres cadencias cristalinas en la tristeza
tres nombres que tuve
y la libertad de callar en la lluvia del hundimiento.

Abrete tres veces
que pongo las compresas en la herida
despierta
grita
mira que nuestros nombres
ya después quedan registrados para olvido

No llueve entre esta pequeñez tan fría;
solamente tres hojas, como un luto brillante que alcanza
de la tierra húmeda mortal adivinanza.
Pandero escurridizo que hace su arroyo y en la paloma
deja la verde quimera de un número.
Como el túnel, hace esperar la luz crucificada.

Los cucuyos de las palmas
-verdes coronas de la esperanza-
no nos dan para dejarlo todo
e ir al encuentro de la nada.
Más bien aúllo aquí mientras te leo
y doy gracias
porque has sacado la cara
por la poesía difícil
en plena autóctona galaxia.

El alba del trébol, el diminuto oro nunca humano;
se desparrama en mis manos exactas de lejanía.
Voy entendiendo los silencios que nunca he llorado
voy sintiendo aquel celaje entre la luz, el agua y el tiempo
y escribo los rocíos de esta aparición.

Belleza, el tres te queda divino:
la luz, el agua, el tiempo
!cuánto me he resistido
a ser preso de tu estilo!
!qué voy a hacer ahora,
que me has dado sobredosis de rocíos?

Necesito vivir en su diluvio;
allí las alas visten mi hambre y mi búsqueda.
Allí desde todos mis viajes se abre la carola legítima
y de par en par, un mar encadenado lleva color a la voz.
Ya puedo decir que los hombres alguna vez soñaron
y en el ramaje de este trébol se desnudaron al crepúsculo
casi venciendo el acertijo de morir.

Apetitos que me vienen a la boca
y la saliva que me baja por los labios
de par en par has dicho
y yo tan pueril, tan necesitado,
tan soñoliento en tu discurso,
que me abro.

Y ahora, !Qué calida herida de los tréboles!
!Qué panorama tan amado a esta soledad!
Las gacelas de los árboles como que tiemblan en la belleza
todo desaparece y estando vivo me hago un vacío
un vacío que me ame y me recuerde, un vacío para otros
y una carta de amor al borde de una flor sonámbula.

Humana y libre nada,
humana y presa del zumbido
que envías a Culebra,
desde San Juan,
con tus alas.
Colibrí:
allí las playas sucias por las latas de cerveza
nos esperan;
claro que habrá bronceadores
y mucha escarcha
para que después del chapuzón
yo pueda pintarte y palpar el cómo queda.
La carta de amor,
!tantas cosas que plantea!

Mis ojos caminan hacia tu nombre
caminan en sus alas, en sus maderas castizas,
en sus ladrillos ocupados con llantos sin memoria

me fascina el delito de lo invisible

por ti

dolido y sencillo triunfo.

Tu promesa, Kasparov, cumplida espero,
después que pase el ojo de tu verso
por la piel de la tormenta

Los versos de las estrofas impares de este ejercicio literario fueron publicados hace un rato por la Editorial del Istituto de Cultura Puertorriqueña en el poemario de Marioantonio Rosa titulado "Duelo a la transparencia" (2005). Los versos de las estrofas pares son invención mía en respuesta a los suyos, que me dejaron con las ganas de que ven gan más así al inventario de nuestra maricona poesía. En homenaje al poeta, que nos lanza semen negro para que gocemos su experiencia, salud y múltiples pesetas. –M.C.C.

May 6, 2005

Tuttifruti

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad

Dos cubalibres y no precisamente los de Eliseo Alberto, más bien dos al estilo San Juan Scary Night en antro de bugarrones semiprotegido por la Policía estatal frente a la puerta y un contingente de guardias privados que la custodian del otro lado. Una comunidad que celebra la primera edición de este año del concurso de belleza de dragas Miss Eros 2004-2005 con la sonrisa a flor de labios y un optimismo de lobby de Universidad Interamericana, ese patio interior de hospital remodelado, o convento de suburbio, donde se dan los traqueteos más extraños. Ru Paul en estos tiempos y un chico passé, alto, con facciones indígenas y pelo largo, negro, chino, en T-shirt, recostado sobre un urinal y velando al tipo de al lado, que enseguida olvida las reglas mínimas de consideración del cuadro del contagio y procede a chupar frente a todos nosotros, un grupillo compuesto por par de panas que nos vamos conociendo allí de noche a noche gracias a la recurrencia de nuestros desvelos mojados y el abrir y cerrar de billeteras para sacar a tiempo los cuatro dólares que invertimos en cada trago. ¡A cinco de mayo, y yo bebiendo rones y probando colas!

Compro un libro sobre la historia del tráfico del caviar a nivel mundial y sus falsificaciones, una de las cuales es la que inventó Giovanna Huyke para el menú del restaurante boricua Amadeus en el Viejo San Juan, donde se comen las huevas negras y rojizas con tostones de plátano verde, o fufú; un despojo de temas recurrentes y provocadores de bostezos en plena función laboral crítica o gastrointerpretativa de literaturas nacionales.

Hablo contigo sobre la necesidad de lavar las ventanas de cristal que permiten la vista a la laguna, la urgencia de sacar los desperdicios sólidos del apartamento, la inminencia del calor del verano y el avance de Telenoticias donde se menciona el aumento en el precio del barril de petróleo venezolano, excepto para el mercado político-barbudo cubano. Para que rime este final, te adelanto que este verano sin ozono no pienso abandonar la habitación del aire acondicionado.

Busco mentalmente regalos para madres naturales y designadas, que son tantas y tantas, en tantos sitios y tantos abrazos de consolación matriarcal, que he perdido la cuenta de los abrigos que me han puesto para llevar a la escuela y no pasar frío. Tampoco hayo los termómetros que rompía adrede para jugar con las pelotitas de mercurio que rodaban por las losas. No recuerdo las sopitas de pollo ablandadas con limón para aplacar la gripe.

Unas movidas de aquí para allá, de piso uno a piso dos, para que el otro capte las atenciones, los movimientos de las partes de la cara y los brazos con las piernas que acusan el gusto lujurioso. Ligue, ligón, liguemos. Pero no necesariamente quedan correspondidos los íconos de comunicación "gay" en plena pista de baile y el pasillo de los fumadores, mientras un rapero vocifera a todo dar aquella nota de "tumba la casa, mami; tumba la casa".

Se reanuda la rutina estudiantil de mentiras de progresos postgraduados porque ya circulan las peticiones para someter la candidatura al Senado por el método de acumulación electoral y nominación directa de los líderes huelguistas que nos dejaron 28 días, más o menos, de escombros en el alma de la ciudad letrada de la isla, que se llama Río Piedras, sí señor, pueblo fantasma dominado por vaqueros dominicanos, intelectuales de pacotilla y prostitutos de esquina que transan con los grafiteros para que no los intoxiquen con esprey al momento de soltar prenda y apretar el interruptor que permite -o no- que se digan disparates. Tito Chévere y Nina Valedón. Robacámaras. Senadores por acumulación. Se lo merecen.

“Para formar parte de la Guardia Suiza que custodia al Papa y el Vaticano es necesario ser católico, suizo, varón, de edad inferior a los 30 años, soltero, de altura superior a 1,74 metros y tener título de escuela superior o diploma de formación profesional. Los candidatos deben haber estudiado en la escuela militar suiza. Tienen que vivir en el Vaticano y el plazo mínimo de servicio en el Cuerpo son dos años”. Me mudo mañana temprano, ya firmé los papeles del trasnfer y me han aceptado. Bye.

–m.c.c.

April 25, 2005

Muñecas nuyorkas o el regreso del Glam en inglés y en español

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía

IRVING PLAZA 17 Irving Pl., at 15th St. (212-777-6800)—Thirty years ago, the New York Dolls paired the seedy downtown vibe of the Velvet Underground with a glam aesthetic and played a gloriously dishevelled high-volume rock. It was a sweaty, sexy combination, and it helped spawn, inadvertently, punk rock and hair metal, but it was all over too quickly. Then, last June, the ex-Smiths front man, Morrissey, a longtime fan, convinced the Dolls to get back together for a show. The death of the bassist Arthur (Killer) Kane a month later put the reunion in doubt, but the group played Randall’s Island last summer, and they return for three shows April 28-30. (The New Yorker)

Nos besamos en público, un arrebato de lengua y pedacitos de LSD frente al indio de bronce que preside la Placita del Indio en el waterfront de El condado, valga la redundancia, vestidos con tacas plásticas azul turquesa y pantaloncitos color del vino rojo y verde chatré, a la luz de la luna tropical y con la brisa del mar que acariciaba nuestras greñas laqueadas con escarcha bizarra tuttifruti y nuestras orejas perforadas con los tapones del I-pod color blanco impecable sintonizado oportunamente en la música de Bjork y cortes de T.Rex, Marc Bolan, Sweet, Slade, David Bowie, Alice Cooper,Roxy Music, Mott The Hoople, Gary Glitter, and more, según Google, por aquello de que no se haga público nuestro dolor y que no nos acusen los vecinos del síndrome del retropanick, esa sensación que le viene encima a la mayoría de los que odiamos al fake colombian music revolutionary llamado Juanes cuando nos acordamos lo bellos que éramos cuando nos tomábamos de las manos y salíamos a pasear por las calles de Londres con trajecitos de velvet, bien abrigaditos en imitation mink aunque dabajo luciéramos un tubo de spandex, porque nosotras las cholas funkeras de la orilla americana no estábamos tan acostumbradas a sobrevivir los cantazos eléctricos de las guitarras de las dragas rockeras en pleno sótano de refugio antinuclear sin calefacción, un sacrificio de medias nylon con boquetes a la altura de los muslos y una penitencia de bondo de tonos pastel en la cara (no hay que descartar el retoque ochentoso con lipstick a la altura de la comisura violada por la nota punk) que servía de máscara protectora si no de sunblock de esa ventolera heladísima que proviene del Atlántico norte (The Queen is English) y que nos ponía de pose en pose de vuelta y media, zas, zas, a caminar viraditas (uno, dos, uno, dos) de plena conciencia escandalosa por los antros gemelos de Nueva York (England is an island), a los que acudíamos como dignas representantes mormonas del evangelio según la decadencia chic y el degenere hard core del proletariado rockero postsesentoso (Manhattan is an island), con aspiraciones de chusma de Hollywood pero con síntomas de erupciones virulentas en la piel de yunky de brownstone suburbano cruzado con la escena de pastizal y jeringuillas sucias lavadas con agua de clorox encontradas en crack house de arrabal. Punto y aparte: El canto de pelo era un detalle de importancia capital. Allí era que se separaba el estirón del afrosheen y el empleado de beauty casero e improvisado que nos atendía en el momento previo a la exhibición de la adversidá. La fila, gran pasarela previa a la homilía del glamour, era la prueba de fuego que todas, tarde o temprano, quisimos rebasar. Rojo metálico Clairol, mi favorito, bleached, visto en los otros amigos queridos del alma borracha de pink champagne porque en mí, en mí no. Imposible. En mí no se veía bien el esteiment del pelo malo de negro fuera de grupo tinteado de colorao y envuelto en moñitos groovie del material de la nostalgia de hacer el ridículo como gruppie y fan que se masturba con los posters por las noches, que es también la sustancia controlada que se usa para aplanar las arrugas que con los años le salen al papel celofán.

April 13, 2005

Changos versus Plataneros

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
En estos lares se reanuda la temporada de voleibol masculino, uno de los deportes favoritos de la gente del campo boricua, que viaja en Jeeps cuesta tras cuesta, sube y baja, por las montañas del interior, para disfrutar de los chamacos en pantaloncitos Tiger que le pegan a la bola y kilean sudores propios y ajenos, mientras la multitud de fanáticos cafres que favorece al equipo de Naranjito (los Changos) insulta a labio partido a la horda subida de peso y de tono que le va a Corozal (los Plataneros). “Duro, duro, duro”, se gritan de banca a bleacher, de voz de trueno a pozo de letrina, y así, así pasan los días deportivos en la patria mía. De todo esto me estoy fijando ahora, que acabo de darme de baja de los grupos de discusión literaria más estériles del planeta, donde se siembra una mogolla de letras nacionalistas que va desde la República Dominicana hasta la Argentina, y cuyos máximos representantes son los bardos funerarios en busca de laurel dorado pero sembrado en tiesto tropical. Un juego de voleibol olímpico que ocurre con letras en vez de con bolas. Una amiga mía, dominicana de corazón atribulado por la charrería, me dijo a tiempo y con extrema sinceridá que participar en esos grupos literarios es una pérdida de tiempo, un agite de “bolsas” papel crepé a favor y en contra de unos escritorcitos u otros, que al fin y al cabo no mucho están aportando a que más gente lea gracias a que permanecen escabechados en la salsa de aceite y vinagre del inbreeding caballal. Ella los llama “bolsas”. –Pero bolsas de qué carajos, le pregunté la última vez que pasó a buscar dólares por esta Isla del Encanto. “Pues, mijo, cuuuáles van a ser, bolsas de cojón de viejo es lo que son”. Confieso que me quedé pasmado. ¿Cómo es posible?, esa gente de bien tiene una función pedagógica indiscutible. En esos grupos de literatos se presentan noticias de interés, cositas buenas de la escritura en español, etc, etc. Sin embargo, ya no me dan absolutamente ninguna pena, ya entendí cuán bolsa he sido durante dos años consecutivos, enviando mensajitos nimios al más allá. Hoy, necesito que mi correo esté libre de chusmas, inclusive las propias, que son bastantes. Necesito que mi correo se llene de conversaciones de embuste, de juegos de palabras, de vainas que bailen en el filo del riesgo. Necesito más gente esquizofrénica del lado de acá. Me rodea demasiada gente cuerda. Estoy aplastado cibernéticamente por un conjunto de verbos chatarra, en extremo burocráticos, donde poco espacio queda para la bachata experimental. Me refiero a la escritura de telegrama literario, dale que es tarde y seguir puliendo los malditos cinco temas básicos -patria, amor, muerte, fama y soledad-. Ya me cansé del monólogo forzado, de los forwards sin contestar, del túmbame la pajita del hombro derecho, que yo soy zurdo, de la planicie de la escritura caribeña del 2005; un intento asmático y melodramón de decir alguito en cuatro o cinco periódicos que le dedican portadas a Ramón Emeterio Betances -padre de la patria subyugada a USA, gracias a Dios- y que se diagraman en la PC del Centro Comunal de Levittown. Es momento de montarme en ese Jeep con olor a humo de lechonera corozaleña (ya que lechón he sido y ahora lo vuelvo a ser), volverme mondongo, dar una vueltecita por el monte, asistir en bermudas y chancletas al próximo encuentro de voleibol, comer hot dogs con sourkraut, cotton candy color rosado Pepto Bismol (uno de mis favoritos), ligar a par de macharranes de pelo en pecho y vozarrones de en contra y a favor, asumir la escena asqueante de la boricuada despreocupada por certamen literario hasta el tuétano de mi ser y mi corazón espinado en vías de liberación postcomplejo de crítico literario cheerleader de conferencias de escuelita superior y revisar al regreso la palabra islandesa, mezclada con la conversación bugarrona de negociación colectiva para transar el próximo polvo en la playa de Isla Verde y la última grabación Hi-fi del concierto de Dj Gulembo, que es la reencarnación multimedia de TIESTO, el mutante holandés que saca música de los platos y las consolas electrónicas, las empaca en las esferas alquímicas que controlan vía remoto los camiones que se pasean la carga de piedra caliza por la Ruta Extraterrestre que desemboca en el Municipio de Lajas y vuelven, ya después de un chapuzón hasta el fondo de la Bahía Bioluminiscente de ese mismo pueblo perdido en el sur, a recargar en la superficie del agua salada purificadora, babas de Yemayá, esas baterías mohosas que anuncian nuevas energías creativas en el momento que se introducen los nuevos consoladores con vibras digitalizadas -burned- en los aparatosos cosos esos con cabeza de cobre Duracel.
April 12, 2005

Fuego

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Estacionó el auto en la calle de al frente, con miedo, porque acababa de dejar atrás –y en llamas– un camión de gasolina de la compañía Texaco.

 

Había explotado por su culpa, ¿quién lo empujaba desde el inconsciente a arrojar por la ventanilla las colillas de Marlboro todavía encendidas?

Subió al apartamento y se sentó a pensar la llamada telefónica. Sabía que de un momento a otro hablaría con su abogado.

April 6, 2005

Se busca chamaco despreocupado

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Me he encontrado un telescopio. Borracho y loco miro más allá de esta parcela a la que no le voy a dedicar más líneas, al menos por el momento, mientras me saboreo la presencia de un chamaco despreocupado cuando dejo las alturas de la azotea de mi "soledad". Sonrisa lujuriosa, cuerpo promedio, estatura baja, pero ese descaro del que se sabe paciente frente a la dama, que insite en acariciarla como ella manda, sin ganas de lucirse en el performance que, más que espectáculo viril frente al espejo de la violencia comunitaria de los pares, son unas ganas de agarrarla bien agarrada justo en el momento preciso que sus pupilas semivirginales se lo piden y lo arrastran hacia la complacencia del tú mandas, mamita chula, belleza, diosa bellaca que conspiras junto a las hienas para ver cómo logras que me entregue como esclavo a tu maldá. El amante perfecto, mi vida, blanquito, con pelos alrededor de los labios y la boca para complacer hasta el poro más difícil de atornillar y desenroscar.
March 29, 2005

The Old Curiosity Shop: En las entrañas de la anónima distribuidora de libros

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
Uno retrocede a la niñez cuando accede a las entrañas de una distribuidora de libros. Toda la vida uno los ha visto en librerías, solitos, o mal acompañados, de dos en dos, pero casi nunca en estibas del mismo título, porque realmente uno le ha huido como el diablo a la cruz de los bestsellers. Sin embargo, de pronto, allí están todos los que no pudimos llevarnos a la casa por falta de ganas o revisión de prioridades en el renglón del presupuesto, muertos de la risa, en montañas de páginas repetitivas. La ventaja de recorrer esos pasillos es inimaginable, pero como premio de consolación puede decirse que se les revelan a las pupilas ciertos tesoros que no han querido pulir los libreros porque no, porque no venden, porque no les conviene o, simplemente, porque nada tienen que ver con lo que supuestamente les solicita su clientela que, entonces, si no quiere arriesgarse, pues, manitas, aplausos, trompetillas: para qué carajos lee. Por eso, es un placer que debe contenerse frente a los empleados, para que no vayan a acusar a uno de loco infantil retrodesquiciado, poder reconocer a este autor que ya hacíamos de las veces lamentablemente desterrado de la Isla de Puerto Rico, o aquel tomo sobre el chinto japonés, cosa mística oficial del trono crisantemo, que siempre quisiste haber leído. Es verdá que se puede ir a Amazon.com, que se puede uno conformar con lo que exhiben los estantes, y punto, pero, como dice Pedro Antonio Valdez, dominicano, hay que exigirle a cada eslabón de la cadena que haga su función carruselera. What The Hell? Si la industria de los libros es un carrusel, como ha quedado planteado, y la llegada desnudos y salivantes a la casa del libro es un gufeo, pues entonces no se pierda la oportunidad de exigirle a su librero que le traiga lo mejor de lo mejor del almacén de la empresa de los distribuidores que lo tienen mal surtido; miren que son el poder detrás del trono en el reino de los devoradores de páginas y, gracias a Dios, como saben tanto de cajas y de pedidos y de fingers y de tomos lanzados al rincón de los objetos perdidos y el olvido, han superado la mitad de sus complejos y están dispuestos a calmarnos la sed de consumo. Ahora sí, esto va a pasar. Va a llegar la hora de que los verdaderos consejeros que preparan las listas de lo que entra por la Bahía de San Juan sean intermediarios, pero sin necesidad de que queden anónimos, como les hacemos a los operarios que trabajan llevando al sur o al norte las antenas de esos shoppers teledirigidos.
March 24, 2005

Lávame con tu sangre: santo procedimiento para recibir la Pascua una vez más

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
  • Fantastik, All Porpose. "Cuts Tough Grease. No Smeary Residue".
  • Lestoil, Original. "Poderoso Corta Grasa. Contiene más agentes limpiadores que otros".
  • Fabuloso, Passion Pear. "Limpia y perfuma todo su hogar".
  • Blanqueador, Ultra Bleach (Great Value). "Limpia y desodoriza. Cleans and deodorizes".
  • Johson’s Baby Wipes. "Thiker and softer. Mildness Clinically Proven. Alcohol Free".
  • Lysol, Desinfectant Toilet Bowl Cleaner. "Kills Germs. Removes Tough Stains".
  • Soft Scrub, Orange Cleanser. "Grease Cutting".
  • Tilex, Bathroom Cleaner. "Cuts Though Soap Scum Fast. Elimina sarro y residuos de jabón"
  • Dawn, Concentrated Dish Liquid, Líquido Concentrado Para Platos. Original Scent.
  • Protex, Antibacterial Liquid Soap. "Protects The Good Healt Of Your Skin".

Procedimiento:

  1. Lave sus platos y deje que sus remordimientos bejen por el desague.
  2. Lave su baño y permita que su estercolero mental ruede por la cañería. No se preocupe, los científicos han determinado que desemboque en el mar.
  3. Lave su piso y olvide sus contradicciones maléficas.
  4. Al deshacerse del agua sucia, deshágase también de las ganas de joder a los demás.
  5. Lave sus ventanas.
  6. Ábralas de par en par.
  7. Reciba la Pascua de Nuestro Señor Jesucristo con la casa limpia y la conciencia tranquila; el lunes podrá volver a comer carne. The Show Must Go On. Sus heridas van a sanar.
March 23, 2005

Yara Liceaga responde al efecto electroshock del post anterior

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

manu, yo te acompaño en la lectura en la butaca, e imagino los dedos finos, y pienso en que aquella podía ser mi Bilita. mami va a ir hoy a buscarla a Ponce. ya sabe, ya sabemos, que Bilita está siendo seducida por algo que ella prefiere relegar con pastillas. a mami la llama Lizzie, y le cuenta que Bilita se ha levantado temprano, ha salido a la marquesina, y ha comenzado a gesticular. mira, manu, lo peor es la escena. todos duermen, Bilita abre el sliding door, sale, lo cierra, aspira el frescor mañanero, comienza la plática, se va acalorando su argumento, la boca se le calienta, ella sigue reclamando reclamando, haciendo así con las manos (una manos hermosas que tiene mi abuela). sola. estaála guagua de mi prima Mari. está la lavadora. el portón cerrado. la ropa tendida en el cordel. Bilita pelea con alguien.

ahora siente miedo de la oscuridad. de la soledad. cuando le tiemblan las manos gracias al pastilleo, recuerda su edad, su espalda con curva, el plateado en su cabello, la dentadura, la velocidad en pausa de sus pasos de a veces. ciertos días la sábana queda sobre ella hasta que llega la tarde, renoce en los colores de la habitación que su vista no va a restablecerse. pero yo te leo.

cierro los ojos y aunque lejos, a destiempo, voy contigo en tu pupila repasando la grafía del libro en la butaca. escucho esos malditos bips. cuando me toque, intentaré no parecer que mi cuerpo es un alambre al que se le han aplicado ciertos chunks de carne dispar. un niño de tres años y medio ha preparado en mi cuerpo la forma. otro le pega los pedazos. entre canto y canto se cuelan corrientes de aire, y yo recuerdo que soy fragmentos.

y que contigo atravesaré ese momento horrible, porque sin embargo en mi cabeza, eres la peguita que da cohesión a mis pedazos. gracias por compartirte conmigo.

esta lagrimita que quiere un pedazo de mi mejilla,
yo

manu responde a la respuesta efecto electroshock: Belleza bestial, pero cómo que no me existes. Las locas floripondias tienen un lema, "No more drama", que usan precisamente cuando les hacen un cuento fascinante, lleno de plasticidades y cantos de charol tipo zapatillas Marshalls. Es bien interesante, porque una loca le dice eso a la otra precisamente como una orden del imperativo anticategórico, pero en verdá en verdá quiere decir todo lo contrario: mientras más se parta su plumero, mejor, y más gozan las dos. Pero siempre hay que sacar el disclaimer a tiempo. No more….

Más en serio, recompongo en mi cerebro la escena del tendedero de ropas en Ponce, una cosa sublime si se sabe que tendiendo a pleno sol es que las telas cogen energía. Nada, las mamás de uno tratando de que se nos pegue algo calientito cuando nos pongamos las camisas.

El más profundo acto de amor.

March 22, 2005

La abuela muerta pero no su pescado en el escabeche del ayer

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Siempre me pasa lo mismo con los escritores. Voy descubriendo cositas que garabatean por ahí. Ya lo dijeron y yo lo callé, por cobardía, por descuido, por un no sé qué que no está bien.
Siempre se le adelantan a la exteriorización de los sentimientos de uno, que por haberlos dejado engavetados ya están caducos y ahora, que ya es tarde, son puros mamarrachos; pequenos saltamontes refritos una y otra vez.

 

Esos tipos con laptop vienen con el cuento de que hay gente enferma, que yace en el hospital. Le ponen a uno por escrito los quejidos, las amarguras, el sistema traqueal bien jodido por el cigarrillo, vainas así. Ficcionalizan señoras que padecen Lou Gherig Desease, paralizadas hasta los párpados, atadas a este mundo pendejo; sin poderse ir.

Ese es el caso de un poema de Edgardo Sanabria Santaliz, un poeta-cuentero bonachón lleno de obscenidades, como todos nosotros, que va descubriendo los detalles de la muerte de su mamá, que también es su abuela, da la casualidad, y par de mujeres que lo han marcado para siempre jamás. !Ahgh!

Qué coincidencia, digo yo. Este tipo pone en su libro la máquina que le registra a la vieja los latidos del corazón. Es una especie de televisor chiquitito en el que va apareciendo un rayo láser color verde, que sube y que baja, marcando entre bipes y bipes su tránsito hacia el más allá.

Se trata de una ceremonia bien simple, que se va repitiendo de generación en generación. Los primogénitos maricones ven morir a sus matronas en este o aquel Salón de Cuido Intensivo de Cualquier Hospital.

A mí me tocó a principios de este año, la vieja mía ya no aguantaba más. Mandó a llamar una ambulancia. Una vez en el recinto de salud, a donde van a morir nuestras maestras, uno se para frente a la cama, digamos, a las tres de la mañana de un día normal. La doña de tus amores infantiles, la sabia que envía consejos a tutiplén, yace dormida. Arropada con sábana blanca y en espera de una llamada trascendental.

La vas chequeando mientras ronca, se mueve de cuando en vez. Tú te sientas a leer en la butaca destinada a los familiares acompañantes. No puedes enfocar bien. Pero tú sigues. No hay más nada que hacer. End Game.

De pronto, la máquina esa empieza a sonar descontrolada, unos chillidos desgarradores, bipes, bipes, bipes, que no cesan de joder.

Ésa es tu vieja, querido, la que está allí, mírala viva por última vez, reconoce ese gesto que la caracteriza, una forma particular de llevarse los dedos finos a la barbilla, porque el rayo láser y todos esos bipes seguidos indican que ya se fue.

Entonces, hay dos opciones: le das gracias a la vida / que te ha dado tanto / te dio dos luceros / que cuando los abres / perfecto distingues / lo negro del blanco, /dicha de quebrantos, // etcétera, etcétera, o, como buena nube que choca con la protuberancia que antecede al precipicio, empiezas a llover.

Que son tus ojos, Sancho, y que no son molinos, chico, los que lloran el último viaje que emprende tu recuerdo. Un trayecto olfativo salino que tiene que ver con el mejor pescado en escabeche, que por supuesto preparaba tu abuela del alma; apodada por tus balbuceos de niño, allá para 1978, simplemente, Tetén.

Hay escritores que con sus vainas te invitan a comer hostias otra vez los viernes santos pasados, aquellas jornadas pantagruélicas en las que nos alimentábamos con la penitencia, que era -nada más y nada menos- aquel pescado en escabeche, pisado con el arroz con gandules y la leche de c0co del ayer.

Bibliografía consultada:

Poema: Capilla ardiente
Autor: Edgardo Sanabria Santaliz
Libro: El arte de dormir en una silla de hospital
San Juan, Editorial Plaza Mayor (2005) p. 41-42.

 

March 19, 2005

Sin plástico. Derechito por la vaginal

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad
Hay como cuatro paredes fijas de las que no se puede salir cuando a una le da la gana de pegar un grito, dar una vuelta por el vecindario a ver qué hay más allá de la verja que ha erigido el tipo de la esquina, el amante, los amigos, la familia, los compañeros de trabajo, toda esa gente a la que hay que explicarles tanto de la vida y del imaginario y del todo menos la parte yo no fui, a mí me acaban de informar que el pana X tiene VIH, uno cualquiera, de esos tantos, y entonces cómo explicar, caballero, que la vida es dura y que el tipo se jodió, pero yo jodido con él hasta lo último, allí, chata en mano, dando apoyo telefónico a ver si se ha bebido las pastillas a tiempo, que si fue a la cita de seguimiento en el Dispensario de la Capital o en el Centro Latinoamericano de Enfermedades de Transmisión Sexual, el CLETS, así le llaman al sanatorio de sidosos hepáticos en negación de la contaminación de la carne con la carga viral en pleno 2005, porque las brican, saben, brincan las citas cuando entran en negación ("hoy, nada de pastillas") y una, pues, ante eso, tiene que seguir aparentando que todo bien, todo bien, todo bien, como cuando se extiende el saludo ocasional o rutinario de todos los días y el día quince, todo bien, que es el mejor día del mes laborado porque nos pagan, y no hay contagio posible a la vista -ni a la orden- aunque se las envíen erectas a una justo y en punto a la hora cero por la vaginal, sin plástico que valga la pena, y sin fuego a la jicotea, blin, blin, que mami, chula, yo te amo y eso así a cuero pelao no muerde; agárralo que mirarlo, may, eso de por sí son vainas claras que conservan pellejos y amistades, eso no se pudre, ni se baja. Mamita: vente, eso no hace na.
March 16, 2005

El Sublime Espacio de la Cultureta Boricualizada: Nota de duelo

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
Nota de duelo por la salida de Johana Rosaly
del Sublime Espacio de la Cultureta Boricualizada

Queridos amigos:

 

Desfallezco de tristeza al soportar en mis entrañas el peso cruel de la terrible noticia de la salida de nuestra primerísima actriz Johana Rosaly del mejor programa de TUTV, Cultura Viva.

Tantas noches han pasado desde que entró a casa a las siete en punto que no sé si ahora, a la misma hora y por el mismo canal, podré soportar su ausencia.

Como televidente fiel, desde los orígenes, hipócritas intelectuales la criticaban por lo bajo, pero luego se sentaron en su sofá digno de Cocó Chanel para ser entrevistados, la apoyé incondicionalmente. (Véase la carta Brava, Johana, Brava, del 23 de octubre de 2001 publicada en el próximo post).

Hoy, a pesar del desasosiego que me abruma, doy fe de que su trabajo no ha sido en vano. Soy más feliz y mucho más culto. Amo la patria y he aceptado al arte como mi propio y personal Salvador.

Johana, tenemos una deuda eterna de gratitud. Gracias por permitirnos asistir a la exhibición de tus hermosas máscaras.

Brava, Johana, brava.

¡Viva el arte!

¡Viva la televisión intelectual!
¡Viva la cultura viva!
« Previous PageNext Page »
BloGalaxia
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License.
cash loans till payday service north dakota cash advance payday loans software south carolina cash advance payday loans fast cash payday loans in advance kansas city payday loans and cash advance loans cash loans net payday till cash til payday loans in atlanta cash loans payday cash loans payday loans quick cash instant payday loan fast c utah cash advance payday loans fast cash personal loans personal cash loans cash loans for car titles no fax payday loans online cash advance loan sonic cash fast cash loans united cash loans instant loans cash easy cash loans emergency cash loans unlimited secured cash loans unsecured student loans and cash advances payday loans online cash advance loan large fast cash loans payday loans national cash advance bad credit payday loan payday cash loan online payday loans payday loan p check advance paycheck payday cash loans charlesto military loans payroll cash advances for armed forces fast cash advances payday loans small cash advance loans missouri cash advance and payday loans fastbucks instant online payday loans fast cash advance instant cash loans cash advances advance cash online payday loans pre online emergency cash loans investor quick cash loans online cash payday loan online payday loans online cash loans for military personel advance cash payday loans online loan small cash loans instant decision fast cash loans advance cash payday loans online cash advance loan payday cash loans fast usa only same day cash loans cash loans 5000 online payday cash advance instant loans cash loans with bad credit and no job cash advance payday loan online loans no fax payday loans online b cash advance b loan cash apply fastest payday loans online abbeynational cash loans military loans online payday loans cash a1paydayad nebraska fast cash loans instant payday loans online cash texas cash advance payday loans software washington cash advance payday loans software no fax payday loans faxless payday advance no fax cash payday loans advance pay day loans online cash advance quick cash advance payday loans bad credit cash advance las vegas payday loans paycheck advance online cash advance payday loans online cash advance payday almost instant cash advance payday loans payday cash advance loans online payday loans cash advance online payday loans military loans cash loans for less than perfect credit new jersey online cash advance loans delaware cash advance and payday loans cash payday loans online no fax cash in 1 hour payday loans cash loans against auto title cash advance loans no fax cash out loans on vacont land in florida new improved payday cash advance loans payday cash loans no faxing all online get cash auto title loans cash advance loan illinois payday loans online cas cash loans mortgage paid business travel hotel emergency advance payday hold personal check cash loans cash advance loans cash loans instant cash loans f cash loans net payday til advance cash fast in loans online payday quick until payday loans online b cash advance b loan cash advance chicago preferred payday loans cash a pa auto title loans for cash payday loans payday cash advance cash advances online payday christmas cash loans for holiday small amount cash loans online payday cash advance loans payday loans or cash advance pays and free first time payday loans online quick cash advance no credit check no faxing cash loans cash payday loans 1500dollarstoday com check cash advance payday loans online cash advance cash advance payday loans software html fast cash advance loans till payday fast cash loans home easy payday cash advance loans online payday advance pay day online cash loans searches fast cash advance loans no faxing required payday loans paycheck faxless cash advance quick online minnesota cash advance payday loans software cash advance payday loans today cash advance mortgage car loans computers no fax payday loans no fax cash advance faxless payday cash advance or payday loans cash time auto title loans cash advance and payday loans internet cash loans no credit check or faxing emergency cash las vegas payday loans paycheck advance iowa cash advance payday loans bad credit fax requirement cash loans instant large cash loans loans online no fax cash advance cash til payday loans massachusetts cash advance payday loans software hard cash loans advance cash loans payday short term free government cash loans online cash loans instant cash loans on car titles fast cash paycheck loans online immediate cash loans your source fastest cash advance payday loans online vermont cash advance payday loans unsecured fast no credit check cash loans abbey national cash advance loans cash loans canadian payday advance faxless apply online emergency cash loans cash fast loans military cash loans fast payday kentucky cash advance payday loans software personal finance cash loans uk cash advance loan bad credit loans payday loan online short term loans cash till payday loan instant new mexico cash advance and payday loans cash government grants loans fast cash instant loans cash loans west bromwich acircordm personal payday loans online fast payday cash abbey cash advance loans unemployment fast cash loans maryland cash advance payday loans virginia cash advance payday loans software payday loans explained cash loans indiana cash advance and payday loans texas cash advance and payday loans cash advance prior payday loans payday loans and cash advance services advance loans instant online cash searches connecticut cash advance payday loans software new hampshire cash advance payday loans software california cash advance payday loans software csfa fast cash loans pensacola and cash advance or payday loans cash time auto title loans arizona bad cash credit instant loans minnesota cash advance payday loans online payday loans pay day fax cash advance small personal cash advance loans guaranteed cash loans online personal loan payday loans cash advance cash advance or payday loans ma nh payday loan online fast cash loans western union kentucky cash advance and payday loans rhode island cash advance and payday loans fast cash payday loan payday loans loan cards cash advance mortgage car loans computers dvd no fax payday loans online for a fast cash advance bad credit cash advance loans overnight payday loans fast no obligation cash advance ez cash loans fast cash loans for people with bad credit fast cash loans washington cash advance in new jersey payday loans online cas no faxing fast cash loans bad cash credit fast loans payday payday loans online payday cash loan preferredpayd emergency cash las vegas payday loans online cash louisiana cash advance payday loans software united cash payday loans north carolina cash advance payday loans immediate cash payday loans fax payday cash advance loan no fax fast loans online cash advance payday loans cash advances payday advance loans quick easy cash loans cash advance loan illinois payday loans online per cash loans westren australia pay day cash loans information on fast cash loans vermont cash advance payday loans software cash until payday loans cash loans cheap loans fast cash cash till pay day loans personal finance cash loans us cash advance money payday loans cash advance payday loans plc e instantemergency personal cash loans approve in minutes no credit fast minutes cash instant loans alaska cash advance payday loans software cash loans sandwell what companies help in quick cash loans right away pay day loans amp cash advances how to overcome cash shortage short term loans north dakota cash advance and payday loans where to get fast cash loans title loans cash sacramento auto pawn rhode island online cash advance loans cash loans till payday online united cash loans football villarreal eclipse everton fast cash loans with no employment verification and no one delaware cash advance payday loans software cash time auto and title loans phoenix cash loans online business hosting web virginia cash advance payday loans cash advance online payday loan payday loans cash loans org pay day til san diego fast cash loans second chance personal cash loans nj online payday loans new jersey cash instant cash loans for bad credit instant deposit fast cash loans advance payday hold personal check cash loans cash out loans on vacant land in florida payday loan online fast cash loans by western union georgia cash advance loans easy online cash loans search apple fast cash personal loans cash advance payday loans software cash loans with bad or no credit maine cash advance payday loans cash advance online payday loans cash advance payday loans no faxing 100 online pay day loans cash advance loans wisconsin cash advance and payday loans payday guaranteed approval cash loans in southeast kansas cash advance loan illinois payday loans online che long beach instant cash loans california cash advance personal loans paydayloanpages com fast payday loans cash advance no faxing required personal loan personal loans paycheck advance need cash payday loans online cash advance 1500dollarstoday abbey national cash loans cash payday military payday loans a1paydayadvancec short term payday problems with preferred cash loans pay day loans cash cash loans for students with a bad credit hhistory fast payday cash loans fast and easy application cash loans with no emplyment verifiction and no credit check payday loans check cash dallas locations cash loans in advance company no faxing western union payday loans cash advan fast cash out loans cash loans for car titles philadelphia cash secured loans fast paycheck cash advance loans online online cash advances payday loan payday loans payd fast cash credit check loans sameday cash wired loans for military fast secured unsecured personal cash loans online uk long tem cash loans fast cash payday loans internet cash advance payday loans cash loans short term fast cash guarenteed bad credit personal loans cash loans for unemployed council tenants washington cash advance and payday loans payday loans or cash advances with no credit check no faxless cash advance no fax payday loans no fax payday no fax payday loans faxless cash advance no fax payday maine online cash advance loans fast cash loans quick cash from mga apply today cash loans in minutes fast no credit check cash loans in australia california cash out refinance home equity loans home georgia cash advance payday loans cash advance nonprofit payday loans all online cash loans sites no fax cash advance no fax payday loans faxless payday faxless cash advance no fax payday loans payday lo quick cash military loans easy no fax cash loans online payday loans by usa fast cash bad credit same day cash loans personal loans need money cash advance florida pre