September 14, 2006

Crónica de una audiencia secreta con Naguib Mahfouz

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Cumplea  os Naguib MahfouzEl autor del escrito, publicado en Guardian Unlimited Books, relata cómo se condujo la audiencia secreta que sostuvo con el Premio Nobel de Literatura egipcio luego de que sus amigos y colaboradores estrecharan las medidas de seguridad en torno a su maestro debido a un atentado de un fanático contra su vida.

En la foto, Mahfouz, que en paz descanse, celebra su cincuentenario junto a la Redacción del diario Al-Ahram.

September 8, 2006

Primer sueño

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

atrio casa pompeyaescribe / manuel clavell carrasquillo
redacción de estruendomudo

Estábamos sentados en un banco de piedra colocado estratégicamente en uno de los lados del patio interior rectángulo con columnas griegas y sus respectivas plantas malas hierbas enredadas. La veía de perfil y, ahora que lo pienso, me resultaba extraño que me atrajesen sus gafas negras y su little black dress en hilo; de confección impecable. Entre vientos grises y espesos como nieblas quedábamos envueltos en sustancia viscosa subconsciente al tiempo que desarrollábamos una conversación ininteligible. Sólo la luz amarilla hueso de la luna más llena y más cercana de las que he sido testigo cortaba las semitinieblas. Tenía la piel blanquísima. Al despertarme, quise saber si ésa era la muerte, pero la duda quedó sembrada luego de haber sentido la certeza de que era una mujer atractiva y serena. La muerte debe ser histérica y bastante fea. Tengo una idea de quién es pero no puedo revelar su nombre. Quizás he fabricado el personaje que quiero que ella sea.

Alguien quería contratarme, no me dejaba, resistía, volvía la oferta y todo se transformaba en un beat líquido de ambient (el musicólogo me prohíbe que hable de electrónica). Su presencia en el lado opuesto de la cama se tornó un bulto de sábanas. Mis párpados se entrebrían, sí, pero de inmediato se precipitaban en caída vertiginosa.

September 6, 2006

Reseña: “El mendigo chupapijas”

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

El mendigo chupapijas.0Escribe Manuel Clavell Carrasquillo
De la Redacción de Estruendomudo

El mendigo chupapijas
Pablo Pérez
Buenos Aires, Mansalva, 2005.

La novelita me la trajo de Buenos Aires a San Juan de Puerto Rico una amiga muy querida. La leí de tres tirones porque hay que trabajar y no hay más remedio que hacer pausas. Trata sobre un joven argentino que se mete muchas drogas y se tira a muchos hombres sadomasoquistas. Sadoco es, a veces master y a veces esclavo. Entre los features que más llaman la atención está la brevedad del texto, 77 páginas, y la economía del lenguaje: descriptivo, cortante y desafectado; cualidades que lo alejan de la antropología cultural y del melodrama cursi. Esta es una historia bien contada, no hay interés en lucimiento, y en ella nada falta y nada sobra. El infierno son los otros, la soledad mal acompañada, las ceremonias sexuales repetitivas, aunque el narrador es un maestro del suspense y nunca aburren. Repetitivas son –de acuerdo–, pero sólo para el personaje. Otro factor que sobresale en la obra de Pérez es el contraste entre la representación de la podredumbre producto de las bajas pasiones y los momentos alternativos de añoranza pastoril. En sueños y viajes mentales hay confrontación con el anhelo de riachuelos y verdes pastos: el cese y desista del círculo vicioso, ¿llega? Un mendigo grasiento, sus encías descarnadas atrapando las carnes de ciertas pijas. Nadie contrata un servicio de escoltas frustrados, hombres obsesionados con otros hombres. No hay lavoro ni muchas ganas. Pero sí se comunican, se intercambian las parejas, las direcciones de e-mail y los amos míos se confunden con los esclavos tuyos porque sadomasoquistas fuera del clóset creo que hay pocos. Al hablar, como son argentinos, estos deambulantes homosexuales usan el vosostros. Me sorprendió tanta ternura entre tanto escombro. Y un final tan luminoso que ya es lujo. Bravo.

August 30, 2006

Deudores solidarios, viaje a las pirámides de Egipto y una referencia pornográfica

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
  1. la americana tuvo que abrirse para que él pudiera saciarse. justo antes de la apertura, escucharon la noticia de la muerte del Nobel de literatura egipcio. ella se acordó del té de menta y los hombres caminando a prisa por las calles de El Cairo para llegar al metro. quedó atónita, porque inclusive para esa actividad no dejaban de murmurar el nombre de alá al acariciar las cuentas de sus rosarios. después de la sensación de abastecimiento, él le acarició los pezones y cayó rendido. ella se incorporó como si nada hubiese pasado y, a pesar de la luz tenue, fue a chequear su correo en la computadora portátil. al abrir su cuenta desisitió de la escritura y se concentró en repasar las ofertas más trendy de banana. saltó a la página de victoria’s secret e hizo un pedido de brasieres en velvet con la tarjeta de crédito conjunta. con otro click pasó a la página de las ofertas de pasajes aéreos registrada en los favorites; tenía un viaje planificado pero no se lo había informado a su amante. iría sola. de pronto, sintió la necesidad de extrañar el olor típico del apartamento, herméticamente cerrado y acondicionado por una máquina maravillosa que exhalaba calor en invierno y frío en verano. en un mes volvería a ver las pirámides a media noche, montada en un caballo.
  2. manzana
  3. uno de los muchachos quizo probar la manzana, pero puso condiciones: el otro tenía que presentársela. una vez expuesta, el primero la mordería sin que apenas se notase y el segundo tendría que agarrarla con delicadeza. un camarógrafo tenía instrucciones de filmar el momento de lujuria tal y como se produjera. ¿Para quién? Pues para el beneplácito gratuito de la humanidad reunida alrededor de…
  4. Porno Tube: Fuck Around, la gran putada.

-M.C.C. para F.S.V.

August 13, 2006

Amarras

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

amarraoEscribe Manuel Clavell Carrasquillo

Los colocaba sistemáticamente uno sobre los otros todas las noches que podía, mientras escapaba la vigilancia policíaca y vencía el morbo de encontrarse en el lugar equivocado, donde nadie lo esperaba, con ninguna de las de la ley y toda una misión de cambios radicales de la realidad urdida en su cerebro; una misión secreta y admirable, si eso puede ser posible en los tiempos del self-advertisement.

Pasaba los días durmiendo hasta que lo despertaba la urgencia de pagar las cuentas vía Internet. Verificaba los mensajes. Comía. Unas llamaditas de rigor a los conocidos bastaban para justificar sus relaciones comunitarias, pero básicamente se había pensado desde adolescente como un ser antisocial, institucionalizado, que escapaba de su violencia interna cortándose de vez en cuando con una navaja. Los tajos se referían, sobre todo, al pedazo de piel que constituye el lado derecho y el lado izquierdo de la ingle. La sangre, contenida inmediatamente por gasitas alcoholizadas, permitía el flujo de los recuerdos necesarios para mantenerse no solamente vivo para los demás sino para él mismo conectado.

Se le activaron las alarmas mientras hacía sus ejercicios de colocación, uno tras otro todas las noches que podía, pero no quiso que ese incidente premeditado, mas llevado hasta el olvido por la represión de la energía, interrumpiera la rutina. Como no amanecía aún, el fin no fue presentido. Entonces…

De pronto el cazador se le metió entre ceja y ceja y su mente quiso reproducir esa última película. Eso fue lo que llevó al silenciamiento de las alarmas. Los otros filmes con relojeros y relojitos de muñeca pasaron a ser historia y el cazador sudaba con más intensidad que en las repeticiones anteriores. Se hubiese podido escuchar la gota que le caía del pelo a ese indio cherokee en cuclillas si se aguantaba la respiración por varios segundos. El olor a tierra mojada se confundía con el olor a pizza recalentada que emanaba del horno de microondas. El cherokee observaba cada movimiento del cervantillo y, de pronto, la escena fue invadida por los gestos agresivos de las convulsiones. Alas de mariposas en pleno vuelo, chasquidos de dientes de lobeznos, una confusión silvestre enroscada en el mismo centro de la urbe, más gotas de sudor, cambio de canales, una presa en la mirilla, el cuerpo aquel dando saltos en el piso y el pelo largo del indio transformándose en obstáculo para el cálculo preciso de la dirección de los tiros.

Como era diabético, salió del trance en medio de sudores y se comió otro dulce prohibido. Lo primero que hizo al regresar del acto de transgresión fue verificar los tonos de cada uno de los tatuajes. Sabía que cada viaje con cantazos podía repetirse y que sólo los pequeños desvanecimientos del verde y el negro de los tatuajes –los del pecho, sobre todo– podían prevenirlo. Total, esas premoniciones del otro lado de la piel no le servían para nada, porque a pesar de que desde que tenía uso de razón lo visitaban cada día los demonios, aún no había encontrado el mecanismo para desviarlos. Hubo épocas en las que quiso arrancarse con las manos los tatuajes y se cortaba más el lado izquierdo que el derecho. Días como esos eran típicos, y hasta deambulaba por la ciudad a oscuras sin curarse, que era lo usual, manchándose el pantalón con sangre pero con la esperanza de que esas manchas, como los tatuajes, también fuesen instrumentos útiles en su cruzada para darle fin a las guerras contra los vaivenes del azúcar.

La cita con el tatuador fue muy extraña. Tuvo que pedirle permiso, levantarse de la silla y pasar al baño. Frente al espejo se dio cuenta de que tenía que pronunciarse las ojeras y hacer algo con las líneas de sus labios: Estaban ultrapálidas. Se vio cuatro años más viejo, cambiando de colores mientras convulsaba sobre el piso de su único cuarto. En ese momento volvieron a sonar las alarmas y tuvo que vomitar lo más rápido que pudo. El tatuador lo esperaba afuera, con la aguja en la mano. Btzzzttzbutzttzzztbuzttzztt. Btzzzttzbutzttzzztbuzttzztt. Enseguida pudo darse cuenta de que ese sonido se le parecía a la hermosa música que producía la lengüita del cervantillo mientras bebía plácidamente las orillas de su lago. Se sabe que bebía haciendo así porque el cherokee no lo dejaba sólo ni un segundo, ello a pesar de que su mayor frustración consistía en no cazarlo, y luego se lo comentaba en sueños: “Nuca lo dejaré sólo. Btzzzttzbutzttzzztbuzttzztt. Nunca. Btzzzttzbutzttzzztbuzttzztt”. Eso le profería el indio al oído con lengua lasciva mientras el otro, cazado en el más allá dónde, mojaba las sábanas aunque se hubiese quedado dormido con las manos amarradas.

Lo que sí logró estremecerme es que permitiera la primera embestida del tatuador con naturalidad pasmosa. En algún momento del recuento del relato confesó que, mientras eso pasaba, distraía su mente enfocando el guante de latex. Se imaginaba al tatuador mordiéndolo en el cuello mientras él permanecía amarrado. Esa noche quiso salir de casa a divertirse; olvidó el trabajo. Quiso excepcionarse. Calibró la jeringuilla con la cantidad exacta de insulina y después de sentir el contacto del líquido con su blandita sangre decidió encontrarlo, colocándolos sistemáticamente uno sobre los otros, para pedírselo directamente. Pudo hacerlo, por fin, y mirándolo con los ojos inundados de agua salada fugándose de los bordes del último tatuaje -que terminaba en ojeras falsas- le pidió que lo mordiera. “Ahora, muérdeme cabrón. Ahora”.

August 5, 2006

Las ruinas fabulosas de mi ciudad

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

ella

Manuel Clavell Carrasquillo
Redacción de Estruendomudo

Hay que escoger entre saludarlos o no, verlos allí dando vueltas sobre la noche santurcina y sus miserias, acomodándose en el Café 18 con sus cuentos de boxeo y mujeres abusadoras que salen con voz amplificada por altoparlantes –sobre todo cuando llega el momento de las carcajadas por los nockouts. Las meseras llaman al orden con una mirada certera contra el macho que más que desordena mientras le sirven una cerveza de lata. Un viejo me hace así, saludándome con la cabeza desde una mesita para dos que da a la vitrina de la acera. Bebe cerveza este viejo tan distinto a mi abuelo de campo, porque este es un viejo de ciudad. Las órdenes ceden ante los piropos del cliente y la necesidad de no desagradarlos con una actitud desagradable. No hay nada peor que una mesera dominicana y desagradable, eso simplemente no se consigue en la Ponce de León, eso no existe. Vuelven a servir y se escucha la bachata de la vellonera mientras sirven desde la bandeja y a lo lejos se ve el juego de pelota en el televisor. El mamito, dicen que es el mamito musculoso y sagaz, regentea el negocio con la exhibición del poder que tiene aquí la calma de un dominicano con la piel casi blanca. Sólo las meseras negras escuchan sus órdenes, el dueño habla y ellas obedecen, siguen las instrucciones para que el perfecto balance entre la poca paciencia de la clientela borracha y las estrategias de seducción entre tanta grasa y tanto mayoketchup (entre los tostones y el mangú) no se vaya a alterar. Un padre de familia vestido de rapero me saluda con un gesto de reconocimiento mientras observo a su mujer, flaquita, cariñosa, preocuparse por la comodidad de las dos niñas educaditas en la escasez: la mayor se sienta en la cabecera de la mesa. La menor, descalza, junto a la mamá. Luego del saludo, el tipo conversa con la suegra unos minutos y se levanta. Sale a despejarse al cuarto de las máquinas de apostar pesetas. Termino la cerveza, voy a fumar afuera, me intercepta un tecato vendedor de pantalones Ralph Lauren Imitación. Otro me pide fuego. Se lo doy. Veo cómo me mira raro el guardia de la sucursal contigua del Banco Popular. Decido hacer pose de puto, me siento en un murito a fumar mientras veo pasar los autos y soñar con que un macho rico que está bien bueno me recoge. Siento la mirada de los extraños, un bonche de chamacas que van a buscar dinero al cajero automático del Banco Popular me tientan con pasitos de perreo. Un loco se me sienta al lado sin yo notarlo y me dice que lo andan buscando por robo, pero que él roba –está bien, aceptado– pero no allí. En ese orden de las circunstancias, primero lo acepta y luego dice que en el barrio no, que no allí. Pasa una pareja de artistas jóvenes conocidos. Van para el cine Metro y caminan sabiendo que ese es el amor. El estacionamiento del putero más cercano se va llenando como a eso de las diez menos cuarto. La avenida está llena de gente en-proceso-de-transacción, los machitos de otro bonche de reguetoneros pasan por esa esquina y negocian con el custodio de la puerta del putero. Más adelante hay fiesta en la sucursal del Banco Popular y los ejecutivos cuasiuniformados se enfrentan a la intensidad alocada de su entorno pero esta vez en la semioscuridad. Todo esto ocurre en el contexto del contacto con la brisa que viene de la laguna, como si esa brisa fuera el aire acondicionado del gran mall. Decido subir avenida arriba para seguir tomando cervezas. Paro en el bar Los Parados, que se pronuncia Los Para’os. Se discute de política, de la venta de los edificios de la cuadra a unos multimillonarios que nadie sabe quiénes son. Se habla de relajar a la gorda, de las nalgas de la dominicana que acaba de salir. Unos dominicanos me pasan por el lado, escucho la sirena de la patrulla de la policía que custodia el otro putibar. Desde la patrulla hacia la acera, le piden a una trabajadora del sexo transexual, de una belleza pálida y flaca, vestida de negro, gótica, que se mueva al área designada, que allí, precisamente, no puede estar. Salgo después de la intervención, travestido de periodista y abogado wannabi. Ya llevo cuatro cervezas streight. La trabajadora del sexo transexual se explaya en conversación conmigo mientras maneja un precioso abanico rojo. Me enseña sus armas de defensa, eso es lo primero que me enseña de lo que lleva en el carterón: un bolígrafo que al destaparse ya es cuchilla, un aparato que emite electroshocks y un esprey maze para cegar a los bugarrones malapaga. Le pregunto si alguna brigada liberal del Colegio de Abogados la ha orientado, si conoce sus derechos. Me dice que sí, que cómo no, “si tú supieras como pagan los abogados aquí”. Un loquito me pasa por el lado y me dice: “Yo tú me voy”. Ni me inmuto, empezamos a conversar sobre las razones por las que no se ha operado las tetas: ella respeta a su mamá. Pero las caderas las tiene hechas, eso sí. La dejo. Camino hacia Juniors Bar, en donde me pienso refugiar hasta que comiencen las actividades postmedianoche. Es temprano, a penas las diez. Atravieso el callejón de los tecatos, esquivo los charcos de agua bendita que empozan la carretera. Entro, siento la bellaquera en high, es la oscuridad, la música de Holandita en crisis, el humo, las guayaberas y me pongo a cazar. Un macho macharrán, camisa roja y mahones semiajustados, se me para al lado; baila reggaetón. La barra está semivacía, siento el frío del aire acondicionado, como me gusta a mí. Y a él también. Se puede mirar sin tropezar. Me mira con insistencia. Cambia la mirada. Va a pedir una cerveza. Estamos rodeados por unos cuantos hombres mayores, de loquitas panzudas que conversan de pie y con extrema familiaridad, se tocan, se ríen; es la fauna silvestre del queer-ness nacional. Todos los que entran lo saludan. Me doy cuenta de que es muy popular. Un macho así, color indígena, labios cortos, que se mueve también al ritmo de cualquier género, entrado en los 30 y sin pizca de femineidad, es absolutamente codiciado por todos. Me vuelve a mirar, pero decido dejarle plantado el flirteo. Termino la cerveza. Lo ignoro y salgo del local. El dominicano del estacionamiento me cobra cuatro dólares sin el sales tax. En la barra me cobraron el sales tax y le dejé los noventayciete centavos del cambio al bartender. En el underground santurcino, comporbado, también en unos lugares sí y en otros no, se cobra sales tax. Camino hasta el restaurante chino China Sun con intenciones de meterme en la disco, son las diez y cuarenta y cinco, espero la luz verde para cruzar. Mientras espero, observo entre las vitrinas al dependiente oriental de siempre, un chino compulsivo que lleva casi una década sirviendo en esa esquina imperial costillas en salsa roja, organizando los compartimientos donde se guarda la salsa soya, la salsa de pato, los cubiertos de plástico, el hambre vieja de la vecindad que queda saciada a fuerza de arroz con lechuga, huevos y jamón más papitas fritas que come la vecindad. Pienso en la actitud compulsiva de ese chino gerente. “Ese es el chino-nazi”, diría en Seinfeild la Elaine. La madre del tecato que se cuele por allí a pedir chavos, la madre del santurcino que no haga la fila como tiene que ser, la madre del cliente que no sepa el número de la combinación que quiere ordenar. Cambia la luz, camino a la disco, avanzo a perderme entre hombres que celebran en medio de la ruina fabulosa de mi ciudad.

Foto por: glutter (creative commons)

August 1, 2006

Penitencia judichií

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

penitencia chiiDe la Redacción de Estruendomudo

Las mismas bombas –esta vez cargadas con fósforo, clavos y gas– se proponen envejecer a fuerza de fuego y metralla las carnes de los niños mediorientales desde las últimas invasiones hasta esta media noche de observación obsesiva de los telediarios. Hoy la masacre me sorprendió en pose cleopatresca: soporífero sobre el sofá, remojando de vez en cuando una galletita Cameo en leche fría, para espantar el mal humor.

Escena repetitiva, a veces en rewind: el secretario general sale de la celebración nuyorkina del aniversario de la república islámica mientras el señor presidente se queja de que en esa gala tan gris y desprovista de música bailable no sirven alcohol. Siempre lo supe, una vez consiguieran los salvoconductos y los aparatos de comunicación (más los carros de lujo) se olvidarían de la reorganización comunitaria. Votamos por ellos, es cierto, pero ellos son los mismos que tienen derecho a gobernar.

Otro vistazo más allá de las paredes que decoro con reproducciones paisajistas me lleva a observar el principio del horizonte de la fe, también a escuchar mejor el sonido de los altoparlantes. Un solo dios para tanta gente, con razón. Gritos de aquí y de allá, yo inamovible, ellos sepultados bajo los sótanos, pasando frío y aferrados a un radio que está por quedarse sin energía. El quiso salir primero y enfrentar el otro cuerpo. Pisó el brazo derecho cercenado, no quiso ver el muñón. Ella, la otra cuerpo: combatiente enemiga.

El viento interrumpió las hostilidades porque arrastró arenas sagradas hasta las suelas de las botas que mantenían calientes esos pies. El momento de pausa permitió que unos cuerpos escucharan el termoagite, los movimientos de mírame, aquí voy, ululando memorias pasadas de tráfico en esta calle, soy el viento, vengo a decirte adiós para siempre, compatriota ensangrentado, adiós.

Entre las piedras el paño, la silla de ruedas, la cuchara de plata para servir el arroz. La pestilencia tiene que ser imaginada por mí porque no viene vía digital. Un corresponsal español hace un gesto de grima mientras escribe una historia sobre el olfato medioriental y la envía por Internet pero esa historia se cruza con un mensaje letal de un jamasino que no se arrepiente al hacerse explotar. Escucho un rap judío echo con silbatos del ejército reciclados de la epoca de Golda Meir. Las alarmas de las ambulancias sonaron y no las olí, creo que el rojo de esa iluminación de ambulancia lo que hace en realidad es que me nubla las ganas de apoyar cualquier orquestación nacional: soy esto ra ra ra ra rra rrra.

Odio lo demás.

Mañana lo mismo, pero con galletitas Oreo.

“Hamm: ¿No crees que esto ha durado demasiado?

Clov: Sí. (Pausa.) ¿Qué?

Hamm (melancólico): Entonces, es un día como otro cualquiera”.

-Beckett, 1906-2006.

July 27, 2006

Estaba de mal humor (Iguazú)… pobre chorrito, tenía calor

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Yeeeesssssss, lo logramos, somos grandes, ¡secamos el Iguazú!

July 12, 2006

Libertad, igualdad y fraternidad en el caso Materazzi versus Zidane

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por Manuel Clavell Carrasquillo
Redacción de Estruendomudo

El enfrentamiento entre Zinédine Zidane y Marco Materazzi en pleno césped futbolero mundialista sirve para preguntarse sobre el rol social del juego y la ética a la que invita a los espectadores dicho relajamiento de lo "normal".

¿Qué otra cosa es el juego sino el intento -siempre fallido- de la suspensión del salvajismo en aras de una guerra simbólica entre seres desiguales que deben respetar (so pena de castigo) ciertas reglas prestablecidas para que sólo pueda vencer "el mejor".

Primero, se falsea la libertad de los seres humanos que intervienen en el juego (nada los obliga a participar, no hay servicio militar obligatorio, etc.).

Luego, se construye un reglamento que provee para la nivelación artificial de las condiciones de la competencia (mismo número de jugadores, nadie puede jugar drogado, ect.).

Finalmente, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), junto a los publicistas de las compañías auspiciadoras del evento, incluyendo a las escudras nacionales, han inventado el tercer valor reverenciado: el fútbol mundialista es la epítome de la fraternidad.

Es posible concluir, con Coca-Cola en mano y zapatillas Nike, que cualquier niño de favela, caserío o shanttytown puede convertirse en campeón mundial en un torneo en el que todos somos supuestamente libres, iguales y fraternos (Zidane es el mejor ejemplo de esto, un pobre diablillo marcado por su herencia argelina y su paupérrimo pasado marsellés). ¿Eso significa necesariamente que hay que fraternizar con los demás para llegar a ser el campeón?

Aparentemente no. Hoy tenemos dos campeones mundiales que dan fe de ello: Materazzi es un racista analfabeto (lo ha dicho él mismo en su última declaración) y Zidane es un vulgar agresor (el famoso cabezazo irracional habla por él).

La transmisión en vivo de los insultos y luego el cabezazo en todas partes del globo es la grieta por la que se cuela la molestia. Los jugadores no pudieron sostener la ilusión de la fraternidad y por ella cayeron también las ilusiones de racionalidad, orden y paz mundial.

Habría que preguntarse si en efecto el deporte sana, salva y hermana. Sabemos que no, que sólo remedia y que el remedio dura 90 minutos más dos tiempos extras y un tercer tiempo para resolver las diferencias más abismales a fuerza de un penal.

Habría que preguntarse si el deporte promueve los valores occidentales más preciados. Sabemos que no, que sólo nos presenta en directo y a todo color su terrible fragilidad.

Independientemente de quién empezó la pelea, se produjo la sanción, el castigo, la tarjeta roja y la expulsión pero también -independientemente de las culpas de parte y parte- se han producido multitudinarios perdones, ay benditos y homenajes en los campos Elíseos y en la fontana di Trevi.

Ante tanta confusión -habría que seguir la pista de la escritura de Emmanuel Levinas y co.-, ¿qué posición adoptar?

¿Society must be defended?
¿What about games?

July 7, 2006

El sentido del oído que se le ha atrofiado a este ‘Cocker Spaniel’

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Hoy se cumple una semana del comienzo de la tortura. Alguien me ha echado un fufú para que me duela el oído derecho. Hasta hoy he soportado -creo que con paciencia- todas las malas vibras que me han lanzado directamente hacia ese tímpano. El médico me dice que el tímpano es vertical y que la infección me lo ha horizontalizado (reinterpreto jerga médica). Me recomienda compresas calientes, que debo aplicar cada cierto tiempo, porque la membrana descompuesta se endereza momentáneamente cuando siente los calores. Compruebo que el médico es el médico y que tiene toda la razón, no vale la pena dudarlo.

Hoy el dolor se siente específicamente insoportable. Tengo el oído tapado. Siento como el enemigo penetra en mí y en mis proyectos con un taladro electromecánico de cinco velocidades. Ya no soporto la televisión, encendida durante las 24 horas de mi insomnio. Creo que el efecto secundario más cruel de este trabajo maligno es que la presión se recrudece todos los días a eso de las seis de la tarde y no cesa de joder hasta las seis de la mañana. Por eso hace una semana que no duermo nada o casi nada. Estoy exiliado en el sofá de la sala porque mi cabeza tiene que descansar sobre sus brazos, no puede estar absolutamente reclinada.

He tratado de disimular la molestia, inclusive, he asistido con puntualidad al trabajo. Los humanos me hablan pero los escucho lejos, bastante alejados de este dolor producto de un maltrato sicológico que pretende minar mis reservas de energía positiva. Me pongo de mal humor al notar esa distancia. Les grito. Hasta les he ladrado. Tanta es la sensación de extrañeza que comienzo a fijarme en la avenida que me lleva desde el trabajo hasta la oficina del médico. Noto la desproporción del área residencial caótica en la que vivo y esta parte de la ciudad que parece una maqueta perfecta de una urbanización norteamericana en los años cincuenta. Toco bocina para interrumpir a la señora en shorts que pasea su perro cocker spaniel por la acera. Noto que la señora, definitivamente, está en contra de la independencia de Puerto Rico. Observo cómo el bocinazo la desconcierta y la lleva a reafirmar para sus adentros que ya es hora de que este país se convierta en un estado de los 50 que están unidos en el norte.

Me pregunto por qué las cosas tienen que ser así de obvias, mientras cada vez me siento más ajeno atravesando la avenida Ramírez de Arellano y encontrándome un pedazo de ciudad en donde hay casas con sus porches elegantes y sus céspedes perfectamente recortados. Vuelvo a concentrarme en lo que dice sobre estos encuentros cercanos del segundo tipo el telediario español y lo comparo con lo que me dice Fox y CNN. Repaso el telediario inglés, el dominicano, el mexicano. Consulto hasta el argentino. Veo las diferencias de lo que cada emisora proyecta sobre Palestina y la cacería del soldado israelí secuestrado. Vuelvo a preguntarme por qué las cosas tienen que ser así, ocurrir tan lejos en lo que cambio los canales, y decido que mañana -por el dolor- no podré asistir al trabajo.

Más tarde, escucho los tiros y la voz de la secretaria del médico que me llama a la estación de las enfermeras, que es el espacio para hacer las pruebas preliminares. Me miden, me pesan. Escucho los telediarios que vuelven al recuerdo y a un amigo mexicano que me dice: “Está bien, está bien, negro, tienes razón, el Distrito Federal es de la izquierda (López Obrador); pero lo que tú no sabes es que el resto del país es de la derecha (Calderón) y ustedes siguen teniendo fe en el cambio socialista”.

Me tengo que colocar los teléfonos en la oreja izquierda, por la derecha no oigo por culpa de la maldición que han jurado defender hasta que me destruyan. Un compañero me reclama que soy narcisista -tomo medicamentos mientras escucho un análisis sobre el “impuesto revolucionario que cobra la ETA a los empresarios vascos” y que me creo que el mundo gira a mi alrededor. Muchos otros colegas me han dicho que no me reconocen como uno de sus pares. Creo que esta enfermedad que me ha trastocado el sentido del oído me llega en desbalance por esa misma vaina, para hacerme reflexionar sobre lo que escucho y luego escribo porque eso es lo que hago todo el día: escucho, escribo y cobro. Algo me dice que la vida de un escritor es más complicada que eso, pero no importa, queda perfecta esa descripción sobre el papel y además es rápidamente blogueable.

Vinculo una riqueza material con lo más bajo de lo bajo que tiene que ver con las manos sucias y la mala leche de mis compatriotas y la vida en clubes sociales que limpian las manchas con símbolos ceremoniales, cintas y estampitas de santos. Pero hay otra riqueza que no me llega a molestar. También está llena de canchas de tenis y de señoritas en shorts tomando sorbets pero incluye decencia en los criterios, las acciones y proyectos de reconciliación con la creatividad para alzarse diferentes de las imposiciones.

La enfermera me dice -y yo la escucho con suma dificultad y mucha distancia- que son las mujeres las que se meten hebillas en las orejas para tratar de despejarlas de alguna obstrucción. Pienso de nuevo en todo lo que tengo que hacer cuando salga de la clínica, en el desastre de una reforma contribiutiva nacional que me hará pagar una cantidad que no puedo calcular a ojo ni con instrumentos de inteligencia artifical pero que sé y he confirmado que multiplicará los mendigos que se paran frente a las farmacias Wallgreens. Supe también que se están reorganizando ciertas tribus urbanas cerca del nuevo Coliseo de Puerto Rico. Antes se reunían para beber en los lupanares que le dan la vuelta a la Milla de Oro pero ahora se han mudado para el parking de ese centro de entretenimiento.

No escucho los bellos poemas que canta la diosa, leo el nuevo tomo de la autobiografía de Wole Soyinka, me edentro en las intrigas políticas de la Nigeria de los años 60 y trato de reprimir las manifestaciones de sexualidad porque entonces sí que dejo de escuchar por completo y sólo converso con vergas erectas. El problema es que no sé si se ha utilizado lo Yoruba en contra mía por un ajuste de cuentas del pasado remoto o del más reciente. Pienso que tiene que ver con el control remoto, he soñado con un ex-novio pendenciero que nunca me escuchaba, sólo quería metérmelo cuando a él le saliera del forro sin mediar romanticismo ni palabra. Ahora comprendo las virtudes lubricantes del galanteo.

Me siento compelido a escribir algo que valga la pena, algo que quite este dolor y adopto la forma íntima más despreciable que es la falsa exposición que provee el soporte del diario. ¿Por qué escribe usted, don Flebio? “Pues para que se me quiten las dolamas, negro”. Hoy leí que el presidente de la Wikipedia, quiero decir el que se inventó la idea, no es que esté en contra de la academia y los gremios sino que está harto de presentar credenciales. Entonces ideó una enciclopedia que se va renovando en la cultura free y en la que los que escribimos somos todos los que queramos. Esto lo ha hecho merecedor de un galardón auspiciado por las rémoras anarquistas de los Estados Unidos de América porque el promueve el libre acceso. Mis oídos no se han enterado.

“In the United States we don’t have a c riminal class except for Congress”, dijo Mark Twain el de Tom Sawyer.

El argumento de las primeras 50 páginas de la autobiografía de Soyinka, -se las recomiendo- es que fueron los nacionalistas independentistas y no los colonizadores ingleses los que más daño le hicieron a Nigeria. Si el imperio era terrible y sanguinario, qué lástima que los patriotas fueran más malos y que no acepten la culpa sólo los días festivos dedicados a los mártires. Entre los patriotas y Soyinka, estoy con Soyinka: su Premio Nobel como primer escritor africano y sus obras de teatro.

¿Cuáles son las consecuencias de presentarles a los demás resúmenes de las lecturas que uno hace? ¿De lo que uno escucha y hace?

La enfermedad me ha puesto frágil y quiero tocar la piel de alguien también frágil, no en el sentido erótico-pornográfico de la fragilidad que uno deshace cuando ha cogido duro -sin importar los nombres ni las moralizaciones sobre los orificios por los que se coge. Morder pliegos de carne bella suavemente. Debo aprovechar ahora, que no oigo.

June 27, 2006

España versus Francia

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

ZidaneManuel Clavell Carrasquillo
De la Redacción de Estruendomudo

Aprovechó el juego de fútbol de España contra Francia para cometer la fechoría. Había anochecido, pero la capital estaba bajo fuego porque se había declarado de sopetón el verano.

Los madrileños estaban fuera de circulación, algunos en las casas, la mayoría en los bares.

Caminó por el paseo de La Castellana para matar el tiempo en lo que se cumplía el plazo. Cambió la música de su ipod. Se echó a un lado y se sentó en un banco con la intención de tener la paz necesaria para dedicarse a una buena esnifada.

Xavi era catalán, aborrecía el debate sobre el Estatut y el calor madrileño lo tenía mareado. La coca lo puso mejor, le agudizó el sentido sexto. Podía percibirlo todo desde otras perspectivas. Se acomodó las narices en su sitio –se sacudió la primera inhalando con fuerza, luego la otra– y pensó en más detalles para cuadrar el fraude. La Castellana vacía, no se movía ni una hoja, y él calibrando distancias versus tiempos, horarios de RENFE, acometidas, poses y movidas calculadas que lo salvarían del desastre en el momento en que las fuerzas del orden se dieran cuenta de su osadía.

Se deshizo del banco y en ese momento de desenganche se agarró los huevos. Sintió un corrientazo eléctrico que le acordó su última embestida salvaje contra la carne de Razi. Comenzó a caminar y, mientras se acomodaban sus pupilas superdilatadas a la nueva cantidad de luz que emitían los postes, tuvo un flashback que lo sembró en el pecho peludo de su francesito árabe. Maldijo para sí: “Carajo, tan bueno que está ese cabrón y yo sin tiempo para darle pa’bajo”.

No tan lejos de allí, divisó un letrero de cerveza Mahou que estaba desplegado frente a un kiosco cerrado. La ciudad exhalaba un vaho dominguero. Se arrimó al letrero y sacó de nuevo el estuchito de plata y nácar donde guardaba la coca. Esta vez utilizó la uña del meñique derecho para echarse grandes cantidades. Inhaló varias veces miles de cristalitos artificiales y se le hizo la boca agua de sabores farmacéuticos. Sintió otra punzada en los huevos y se los agarró sin pudor, con agresividad deliberada. Nada de eso fue suficiente para elevarlo como si allí, frente a él, en aquel bulevard de La Castellana desierto, estuviese también Razi.

Sonó el móvil varias veces. Contestó. Del otro lado le avisaban del retiro de Zidane después del Mundial, señal inequívoca de misión abortada.

-m.c.c.

June 17, 2006

Dragas, un libro por Manuel Clavell Carrasquillo y David Villafañe

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Pues aquí una nota periodística sobre el libro que estoy escribiendo.

manuel clavell carrasquillo

June 13, 2006

Mala suerte

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

De la Redacción de Estruendomudo

Descubrir que no es positiva
la prueba de la amistad
entonces
aplicar la ética en este mundo de extraños.

Posas
y en la otra esquina
fraude.
¿Cómo se sale
de las trampas de la fe
en los ascensos sociales?
Nuevas adquisiciones de violencias contra uno mismo
mutilaciones sin cicatrices
se ruega la expiración de tratamientos.
A veces sueñas con un itinerario
que señale en rojo fechas
y resulta que tachas.
Culpas a los libros.
Palabras de aliento:
“fuera de aquí,
nadie me espera al otro lado”.

June 9, 2006

Francisco Font Acevedo critica la nueva novela queer de Angel Lozada: Apostilla de la crítica por Manuel Clavell Carrasquillo

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Crítica de Francisco Font Acevedo, de Radio Universidad de Puerto Rico

Apostilla de la crítica a “No quiero quedarme sola y vacía”: Pues te jodiste, mija

Por Manuel Clavell Carrasquillo

La censura literaria ocurre en Puerto Rico

unos cuantos deciden qué se lee y además pretenden ser intocables

entonces comienza la circulación de las mentiras y los golpes bajos
los pactos se sellan trasbastidores

las manos comienzan a temblar

las tribus de uno y otro lado se transforman en cheerleaders

la mayoría no sabe lo que está pasando pero agita banderas comoquiera

les entregan sus libros a los mercenarios de la cultureta

uno tras otro como corderitos

comulgan

con el mínimo de esfuerzo requerido

no saben lo que es un contrato editorial

algo que supone de dos partes en igualdad de condiciones, al menos

no quieren exigirles calidad y compromiso a los editores

sólo quieren publicar a toda costa

sin que les tumben la pajita

sin preocuparse por ser editados

no se elevan los estándares

los editores no leen los textos que publican

después quieren cortar párrafos que les molestan

después gritan a los cuantro vientos que para publicar bajo su nombre “hay que vender el alma”

corren tiempos de cinismo fáustico y de saqueos

y los anaqueles con las mismas telarañas

esbirros escritores arrodillados

editores entregados a la chapucería y el paternalismo decimonónico

nadie quiere profesionalizarse
quejas y más quejas pero nadie hace nada

sólo algunos se atreven a entablar demandas

sólo algunos se atreven a denunciar con fundamento

sólo algunos se meten en la producción de un buen libro

chijí, chijá

que continúe el baile de las terribles portadas

de la falta de pago de regalías

de la falta de informes sobre los ejemplares impresos y vendidos

de la falta de distribución sistemática

de la falta de colaboración de los escritores con el proyecto editorial

del primadonismo de los escritores que se creen que se lo merecen todo

del glamour de pertenecer al canon arrebatado y el canon soterrado y el canon establecido y el canon apestoso y el canon anticrítico

porque nada se puede criticar con coherencia y proyecto
todo lo que hacen nuestros compañeros es malo

o maravillosamente bueno

he aquí los escritores maravilla los beatos editores lo mejor o lo peor

nadie es humano

todos para el Pulitzer

y punto

nada más con los testigos.

-m.c.c.

May 12, 2006

Miss Eros 2006: Noche de talento con la artista invitada Anaís

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

De la Redacción de Estruendomudo

Anoche serví de jurado en la competencia de talento transformista que auspicia la discoteca gay sanjuanera Eros The Club y que anima la experta comediante Jeimy Sunflowers.
Las dragas no dejan de sorprenderme.

La discoteca estaba repleta, llena a reventar, y a eso de la 1:30 a.m. ya no se podía bailar en la pista. El público estaba compuesto por maricones de todas las edades, colores y sabores, sobre todo chamacos bien jóvenes en ropas de reggaetón: listos para el perreo.

Es impresionante confirmar que las transformistas del patio tienen una fiel fanaticada, muy numerosa, con ganas de hacer escándalo y joder a pesar de la crisis nacional. Por eso, las transformistas de mayor experiencia, entre ellas Gia y Lorna Vando, las que me acompañaban en el panel evaluador, siempre repiten por el micrófono que no es fácil pararse en esa tarima artística: no existe criterio más despiadado que el de una loca en pleno calor tropical.

Así, con esa advertencia sobre cómo sería juzgado su trabajo, subieron las seis candidatas, una a una, a presentar sus números de coreografías e imitación. Es la visa para un sueño, versión trans.

La primera, trajo un séquito de bailarines y representó -como si aquello fuese el mejor de los café teatros de la avenida Ponce de León- una escena de la película de Disney Beauty and the Beast. La interpretación fue magistral, era una diva poderosa en escena, que con gran destreza supo ser miss. Cambió de vestuario allí mismo, frente a todos, utilizando varios efectos especiales. Supe que ella fue la que confeccionó sus atuendos y los de los bailarines. Se vistió, se maquilló, escogió la música, coreografió, se esculpio nueva toda; se construyó.

Otra no dio pie con bola en una interpretación del personaje de Batman Poison Ivy. No dominaba bien los pasos de baile, se enredó en su propio vestuario, algo no andaba bien.

Más adelante, la próxima salió sola con un atuendo negro muy bien confeccionado, con encajes y corset a juego. No imitó a nadie, dominaba bien el lip sinckin, porque allí no se canta, allí se dobla, pero no estaba concentrada en los pasos. Se llegó a comentar que no era baile aquello, del todo, si no más bien aeróbicos.

La cuarta también escogió el tema de Poison Ivy, muy originales ellas, pero esta fue muy efectiva en sus movimientos y tenía un maquillaje espectacular. Otra gran diva en pleno proceso de formación.

La quinta es la imitadora oficial de la cantante de Objetivo Fama, Anaís, que escogió temas tropicales y hasta reggaetón. La gran sorpresa de la noche la trajo ella, a quién más sino a la propia Anaís. Bailaron juntas estas estrellas y se demostró que la loca tiene talento, además de un cuerpo negro espectacular. Al lado de su inspiración o su némesis, según se piense la cosa, se veía regia, aunque por supuesto no tan bella como la artista televisiva, querendona del público gay.

En ese momento la discoteca se convirtió en un gran Coliseo Roberto Clemente y los fanáticos comenzaron a gritarles a sus ídolos con desenfreno. Anaís -“la verdadera”- se dirigió al público, se dejó querer por esa masa en pleno furor y delirio, perdida por la embriaguez que provoca un espectáculo de buena calidad.

Luego subió la sexta, con otro gran séquito de bailarines, inspirada en el tema de la película de Disney Aladdin. Esta diva se creció frente al público, cosa muy difícil de lograr si se considera que salió justo después de las Anaís. Una coreografía espectacular, bien cordinada entre la draga y sus personajes secundarios (el genio de la lámpara maravillosa, el sultán villano, y el monito famoso con el sombrerito marroquí, etc.).

El número terminó con un efecto especial que dejó a todos boquiabiertos y comenzó de nuevo la rutina del furor y el delirio: la draga subió a una plataforma de madera, de esas que se usan en las procesiones católicas para cargar las estatuas de los santos en procesión, junto a su monito, y recorrió toda la planta baja de la discoteca, como si efectivamente volaran, chulísimas, en alfombra mágica por sobre las cabezas de unos hombres en pleno virvana de consumo en tiempo de ocio “postmacharrán”. Un detalle demoledor para las contrarias. No hay que olvidar que se trata de una competencia despiadada, de un torneo de lucha por ser, no sólo “buena”, sino “la mejor”.

Nótese el énfasis infantil de las producciones, que no lo son tanto si se considera que se trata de dragas muy jóvenes, que despuntan en el mundo artístico tan competitivo de la intensa noche sanjuanera.

Lo importante aquí, a mi juicio, no es el toque infantil tipo Disney, sino la posibilidad de lucir una identidad “ultrafemenina”, delicada y virginal, que es la que proyectan los personajes animados que se dispusieron a imitar las que más ofrecieron. El contraste lo proveyeron las divas fuertes y sadomasoquistas chic de Poison Ivy y la “semipunka” vestida de negro y botas altas de “cuero en charol”, que intentan poner bajo control el salvajismo de la naturaleza cruda: la selva contexto de la hiedra venenosa y el cemento de la urbe maldita por la contaminación. Es una imagen de femineidad fuerte y atrevida que da el primer paso, al igual que Anaís. Abran paso, cabronas, llegaron las bichas.

La imitación de Anaís trajo un recuerdo fresco a la memoria del público, porque el programa televisivo lo siguen en estos días como si no hubiese mañana miles de maricones del país. Conocen los ademanes y fórmulas de la Anaís “original” al pie y al dedillo, por lo que la interpretación fue doble o triplemente juzgada, doble o triplemente ejecutada, sobre todo porque el modelo “original” se encontraba allí; de cuerpo presente.
¿Entonces cuál es la mujer: “original” o “copia”? Para los que estábamos allí una sola cosa era cierta. La diferencia es un pene deliberadamente oculto, en la mente de tod@s.

La industria del travestismo nacional sostiene las variaciones de la industria del entretenimiento nocturno de la comunidad gay puertorriqueña, whatever that means, repito, logrando que los pocos lugares gays de la isla sigan siendo frecuentados por los fanáticos, que se acercan allí no sólo para beber, fumar, bailar y ligarse a un “buen” “macho”, sino para presenciar una representación artística compleja, sumamente organizada hasta el mínimo detalle del backstage a las pestañas, que desemboca en la coronación de una reina para la comunidad.

Este es un concurso de belleza con sus frivolidades y sus violencias, ¡qué rico!, pero es más que eso. La ganadora se asegura al menos la posibilidad de un espacio en el lucrativo negocio que es el travestismo de espectáculos en esta isla, conquista un público que la seguirá procurando por un año entero, al menos, y “ella” podrá cobrar dignamente por exponer su arte.

Ellá será “lo que siempre ha soñado de sí misma”, diría San Almodóvar, frente a todos… no sólo frente a sus amigas íntimas y sus espejos. Ella será toda-toda una jeva por unos segundos mágicos.

Estará bien buena para intentar colmar nuestro deseo.

Será una soberana pink lady o una soberana bicha, you name it.

Será, a pesar de y con el cuerpo (otro),

nada menos que toda una mujer.

-Manuel Clavell Carrasquillo

April 28, 2006

El jaguar encerrado

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

De la Redacción de Estruendomudo

Tanto cambiaron de color las manchas que se transformó el patrón genético de su pelaje. Aquel amarillo a la miel ya era tonos arenas y los negros perdieron su brillo de un cantazo.

La reflexión de sus ojos no le ayudaba a darme las patas para el acostumbrado saludo al amanecer porque eran pelotas opacas. Los verdes de algas marinas, oscuros y mariscosos, comenzaron a apoderarse de las cuencas. También los azules, resplandecientes, fueron transformándose en tinta calamar derramada hasta llegar al contacto de las profundidades.

Era la jaula y sus nuevas comodidades de cuatro comidas diarias. Esa rutina. Todo se le suministraba con tazas de medir y cacharros medio llenos, especialmente los de carne magra. Una vez dentro, el agua fue recargada con vitaminas y fluoruro para mantnerles los colmillos blancos. La sangre, entonces, no los manchaba y el aliento del animal -del que fuese- permanecía mentolado.

El jaguar extrañaba esa sensación de los chorros de sangre, específicamente su calentura contra las encías. Una especie de éxtasis sexual y los sueños felinos con tormentas eléctricas en la llanura y roces de cáñamos. Echaba de menos las carreras por la sabana y el cuido de los cachorros. Unas tetas de gata constantemente succionadas. De pronto, un encontronazo con las garras expuestas, el alboroto de los maullidos desaforados y los músculos exhibidos en plena función reproductora lo fueron transportando.

Allí, donde van a morir los elefantes y se encuentran las pezuñas hechas puro hueso, los cachorros reclaman a la madre y el padre sigue suelto, luchando contra la insistencia sempiterna de los enormes moscardones. Son los cáñamos que le hieren las patas y la lucha diaria para beber en el río contra las malditas garzas. Esa sed, pronunciada por el recuerdo de los chorros que es lo mismo que la sangre de su sangre que brota con presión bellaca, le devolvieron la imagen de los antílopes bebiendo. Las fauces hacían fuerza unas con otras y el jaguar enfocaba en la piel de los antílopes. Unas heridas abiertas y la acción de razgar los posibles filetes le provocaron convulsiones. Vomitó y ese vómito llegó a confundirse con su estiércol. Para los buitres esa mezcla era manjar y quedaron absortos ante las vísceras. Que se sepa, coño, el pobre leopardo no pudo seguir durmiendo luego de la presentación recurrente de las sombras de los pájaros en sobrevuelo y la risa terrible de las hienas.

¿A dónde es que van a parar esas pieles luego del trabajo de los cuchillos en plena sabana convertida en matadero? ¿A dónde?

¿Cuántos cazadores escuchan a lo lejos, para acercarse y ganar presa, por supuesto, el clamor de los surcos y el embate de los chorros de la sangre de venados? ¿Cuántos zoonogramas les hacen con las miras y los telescopios con sensores y localización satelital para alcanzarlos en pleno movimiento rápido? ¿Cuántos?

Cazar los gatos. Es la orden. Cazarlos y encerrarlos para ya mismo y de inmediato. Ahoritita, someterlos a la obediencia de los calendarios. Sin embargo, llega la visita, puntual y molestosa, para el señorito manchado: debe usted divertir a todos esos niños. Rugir y desplegar la coreografía del felino enjaulado. Por favor, no cague en frente de los amos ni de los ancianos. Muéstreles sus dotes de bebedor y la lenguita y los bigotes entintados de blanco. Corra sin matar, detrás de las palomas. Rechace la inmoralidad y el desprestigio de subirse sobre la roca y desfallecer de embuste al toque del silbato. Recalcar su felinidad, excluyendo morisquetas propias de los perros, es la última oportunidad de que se le identifique como autóctono y como buen gato. ¿Se calzará las botas? ¿Seguirá predicando que son cuatro?

Entre las vueltas, frente a la presencia de los barrotes, que son cañas de bambú, que en algún momento vegetal -en estado puro- fueron troncos secos apilados: su majestad egipcia, el príncipe de los lunares sagrados de los gatos. El sol sale para todos pero sólo quema a algunos. Son tres pirámides. Habría que preguntarles a las esposas de los jaguares y a sus primas puma, sacerdotizas, arquitectas, preservacionistas de la monolítica esfinge de hocico roto. Un click y una foto digital, señorita turista, enfoque a la narizota pétrea, arenosilla, desgastada.

Los que eran preferidos -por ser de mink-, al pasar los días en el norte, fueron de gato. Cuentan, inclusive, que pretendían escapar de sus costuras al ver pasar las bandejas de sardinas en las actividades de gala. Pasó con las ostras preservadas en cubetas de hielo. Pasó con los camarones empanados. ¡Qué sinverguenzas estos cuadrúpedos, y -chussss-, qué arrojados!

Las presentadoras y los faranduleros sintieron la energía felina al probarse los trajes y el flaco punk de aquella tarima no pudo controlar sus piernas al momento de salir de la tienda con esos pantalones printed. Era que estabas preciosa y essas pieles tenían otros ritmos y un olor penetra, unos registros de velocidades con millas por hora de carreras por la sabana.

El olor atrajo a los machos penetrantes y a las hembras penetradas en la sala y los convenció de que ellos estaban súper buenos. Hipotecaron las vestiduras rasgadas y se encandilaron. Allí mismo tomaron las vergas en sus manos. Nadie quiso apretar las mandíbulas lo suficiente para contener los chorros. Eran la calentura y la fiebre metidas debajo de las sábanas color rojo sangre. Según el informe policiaco que se levantó a seis horas de ésta, las sábanas estuvieron de más: allí no había ni una sola cama.

Eso sí, se fijaron bien y lo apuntaron, porque era la medida de todas las cosas tumbadas sobre sí, descansando bajo las sombras de los árboles de ceiba y las manchas negras, móviles, del área a la redonda que cubrían las aves. Una sensación de soledad se quedó con la consciencia de los asistentes. Lo que se quedó, en la permanencia de esos ojos plomizos de los gatos en orgía pública -transmitida en vivo para toda Suecia y Dinamarca- era una soledad caliente y un silencio de deshielo propio de algunos parajes inhóspitos de la sabana. Se avisa de nuevo: el predio predilecto de la metedera es la sabana.

Los vapores subían de los surcos abiertos en espera de las lluvias y el monzón. Los cáñamos anunciaban la cercanía de una charca y los cuerpos jaguares en la fiesta no entendían las nuevas posisciones en que estaban enfrascados. El depellejamiento y los zarpazos -¡zaz!- expandieron el radio de la lujuria de los cazadores. Unas cabezas aquí y unas pelvis más adelante los sacaron de concentración. No obstante, en el informe policial se hizo hincapié (no se olviden de los noticiarios) en el poder ilusionista de los dedos ensangrentados y las uñas despegadas. Sobre todo resultaron estimulantes infalibles cuatro lóbulos de orejas africanas… y cinco pares de nalgas.

Se encontró sangre fresca por todos lados. Las hembras menstruaron allí mismo -como yeguas- los machos expulsaron leches tibias -como cetáceos- y los pelos fueron acomodándose en su lugar original según el orden de las manchas. Miauu. uuu.

Regresó la calma y los domadores -esos hombres iluminados en las ciencias y en las artes del arbitraje- se encargaron de devolverlos cada cual, y en un proceso violento pero justo, a las mismas jaulas.

-Manuel Clavell Carrasquillo

March 28, 2006

Licántropos

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

dragon.gifLos genes de los canes se apoderan de los de mamá. Es una mezcla de rabias y pelos regados por el cuerpo. Entonces uno nace y le nacen unos colmillos y unas babas que bajan. Una lengua jadeante y mucha sangre que no sale. Luego, hay un imperativo de chequear la luna, pues debe estar llena para lanzarse fuera. Nada de serenatas bajo su luz, más bien son los preparativos noctámbulos para un festín de irracionalidades y un conjunto de aullidos que salen de las bocas, porque son dos en una. La primera, come vegetales. La segunda, no los quiere y sólo engulle carnes rojas.

Hay un bosque y una espesura nocturna. Un frío rumano, prácticamente como el de Transilvania, comarca de los empaladores. Huyen los musulmanes y se quedan sus minaretes, no se ora. Está el gitano con el azabache de la buena suerte en medio de la plaza, pero sus ritos no son públicos, no requieren purificaciones ni lavatorios. Está sucio pero se sienta en el banco de la izquierda a esperar que las nubes despejen el astro blanco. Observa las manchas mientras bebe aguardiente de una botella sin etiqueta conocida. Ya el viejo está más que acostumbrado a los huecos de su abrigo y al olor de sus sudores rancios.

Detrás de la capilla están ellos.

Vienen del bosque encantado. El inmenso valle entre montañas. Se apresuran al encuentro de las doncellas, que son liebres que velan sus guaridas. Conejos, como todos, de flujo caliente y orejas largas.

El viejo también está acostumbrado a los aullidos. A la discordia de los lobeznos, que juegan a morderse, mientras los adultos ponen en práctica real aquellas mordidas terribles. Intuye que en ese momento justo destrozan la primera liebre. El anciano no observa el sacrificio antinatura, pero sabe que los intestinos a los depredadores desesperados les repugnan. Quizás uno que otro disfrute -por perversión- sólo del hígado.

Dentro de la capilla, la lumbre de los cirios construye un campo protector de luz artificial y los crucifijos asustan el mal de ojo. Son las rencillas balcánicas representadas en los frescos ortodoxos per secula seculorum y el Armagedón en plena iconografía pedagógica. Algunos aprenden por medio del miedo: sólo al ver los monstruos. Las campanadas no dan para sustituir los aullidos desquiciantes y el niño sigue perdido y hallado pero dentro del templo. Las vestiduras negras del monje coadjutor y su cruz invertida en el pecho sirven para pulir la porcelana y la aureola que abarca las cabezas del niño y el viejo, que descansa afuera y sabe que no tiene sentido ir a escuchar la misa. Es gitano y ya la suerte, aquí, está echada.

Comen pan negro dos más que cruzan a toda prisa la plaza de Sarajevo. Un espejo idéntico a la plaza de este cuento, pero sin gitanos y ahora sin francotiradores al asecho. Las migajas atraerían a los lobos si estuviesen embadurnadas con grasa de vaca, pero no lo están, así que los lobos llegarán comoquiera. No les importa que allí se horneen panes negros. La virgen vive cerca y los lobos lo saben. Ese olfato privilegiado los guía directito hasta el lecho de la menstruante. El padre duerme en la habitación de al lado con la escopeta debajo de la cama, pero esta noche ha bebido demasiado aguardiente. Estuvo demasiadas horas sentado en el banco izquierdo de la plaza. Hace años, desde que dictaron la ley que los condenó a permanecer en los arrabales, que no viaja. Ronca, y entre ronquido y ronquido, resopla con acento romaní frases ininteligibles.

Virgen sagrada, María, esa sí que sabe de mezclas hormonales y es coleccionista de bigotes felinos. La joven María piensa que los bigotes de los gatos persas la protegerán de las mortales mordidas. Para ella, el amuleto no es leyenda, y también intenta protegerse con baños de belladona cada vez que sale el disco completo de la luna. Rayos de luna y baños tibios con jugo de hierbas venenosas que espantan los licántropos, remedio infalible también contra el salvajismo y la ferocidad de los hombres. Detrás de la puerta se escuchan los aullidos. Se abren de par en par las tantas bocas de los lobos.

Auuuuuuuuuuuu. Uu. Uuuuuuuuuu.

Es el sonido de los que mueren, y al morder transforman.

-mcc

March 21, 2006

Chaos and Creation in the Backyard: Un saludo desde allá de Paul McCartney

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad, utopía

El hombre orquesta decide pasar por la Tierra tocando todos los instrumentos de su último álbum. Los toca en el estudio de grabación, uno a uno, empezando por el piano. Además, registra en archivos digitales cada pista de sus voces.

Eso lo lleva a las entrañas e, introspectivo, se traslada al backyard de la adolescencia; el tiempo infinito del caos y la creatividad. Compone así, rodeado del recuerdo de aquella ropa tendida por la madre que ahora son millones de liras esterlinas, pero retraído, estupefacto por el tamaño de su soledad.

There is a long way, between chaos and creation
If you don’t say, which one of these your gonna choose
It’s a long way, and if every contradiction
Seems the same it’s a game that your bound to loose

Porque hay una línea fina entre el caos y la creación hay deambulantes y diletantes. Una línea fina entre la mano que me estrechan para cruzar y la que se extiende para golpearme. Y muchas pérdidas transcritas como líricas.

El trabajo, subsumido en capitales. Las caricias negociadas de antemano. El producto de los sueños acomodado en un sofá.

Terapias se shock, más la receta de pastillas. La dispersión de los paseos por la orilla de las playas de la patria traicionera. Una calle, su esquina. La cita, el teléfono y las guías. Viene el terapista, yo le pago con la tarjeta del seguro de salud. Sale al paso un amigo en el part time. No hay posibilidad de permanencias ciertas. Sirven la mesa con platos de falafel y salcitas de ajonjolí, son los tabules de las hambres y las necesidades. Los vinos del placer.

Están las sábanas de algodón egipcio y las toallas sucias. Quedamos en que más tarde llamaremos. Están los juegos colectivos a la mejoría social. El voto y el abucheo de los líderes hipócritas. Las cuentas por pagar. Escribo, escribo, leo y rescribo. Tacho. Repaso las últimas definiciones de mi acto, delimito coordenadas caóticas y de creatividad. Está el análisis, la crítica, el experimento surreal. Quedan los disparates y las alusiones falsas, la difamación.

Unos besos y par de abrazos al azar y la contingencia. Los mapas de tránsito. Hay letreros. Pasan lista más abajo en el punto de inspección. Me someto a las clasificaciones y las generalizaciones. Soy víctima y poder. Vuelvo a marcar esos números. Me los quito de la mente. Vacío los colores de los estandartes que imaginé. Maldigo y freno. La armónica entra aquí. La pandereta hace su agosto.

Busco cuerpos para utilizar. Busco serles útil a los cuerpos utilizados. Envío un e-mail. Bebo agua. Recuerdo aquella conversación y no me rindo. Destruyo papeles y cómo, si vieran cómo los busco otra vez en el fondo del zafacón. Inserto un disco y en la pantalla se refleja un documental. Me saludan. Presto atención a la diatriba del chofer. Indago sobre la tarifa. Empaco las maletas y me asumo turista. Voy.

Son seis pies, seis pies abajo.

Insisto en la azotea. Desde la oscuridad del sótano, queridos amigos, lamentablemente, insisto en la azotea.

Les confirmo la última noticia: desde allá, muy serio, me saluda sólo Paul.

March 16, 2006

No memorias de una noche en

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por Yara Liceaga y Manuel Clavell Carrasquillo

ESPECIAL PARA EN ROJO

Publicado originalmente en el semanario Claridad

“..and if your lucky then the God’s a she.
I can feel an angel sliding up to me”

-Murray Head

una. madrugada. i am feeling very warm right now, please, don’t desappear.

concreto expuesto. luces. el ojo es esa cosa tremenda forrada de pequeños espejos cuadriculados. en su cráneo veo los mismos espejos. pero él está en la tarima. las cejas las tiene hechas de rainstones de capri. él es ella frente a mis ojos, desde mis tacas, y sobre mi melena. calculo la trama de ningún entuerto sobre nuestros corazones. junto palabras. unto calor al baile. ellos se besan. un beso largo. de lengua. la iluminación se detiene. sobre su pómulo. tan bien maquillado.

las alas y su cuello no tienen nombre para mi deseo. observo con la tranquilidad enferma del voyeour.

aparece

una mirada presa por el rímel que se desvía -loquita- hacia los ocho brazos de la diosa. luego, lasciva, baja hasta los cadáveres que alumbra ella-ello con la calavera que empuña en el brazo #6 como si fuera antorcha. sobre el cuello, collares hechos de camándulas plateadas y el resplandor del spotlight que rebota contra las esferas. es el truco de los espejitos. los rayos me marcan la piel como si fueran agujas para mortificar la carne con tatuajes. otra observación que bucea entre los humos del tabaco frena contra el pene oculto, tachado, y unas tetas hechas: conjunto seductor de líricas de tecno repetidas por altoparlante y mucho foam color violeta, bastante, como para rellenar bembas con plástico. anota: el glande, si es violáceo, es directamente proporcional al tono chamuscado de tus labios. eso era lo que te explicaba el buda tailandés, chamaco, la función encubridora de un lipstick de Revlon.

“..can’t be too careful with your company,
I can feel the devil walking next to me”

-Murray Head

se acerca: puedo sentirlo en la espina que es mi espalda

la posición reveladora de lápiz labial y ferozmente adornando. tres horas después el hombre sale maquillada. la diosa agita los brazos con elegancia. sobre el concreto aprieta su talón (primero). pisa. lumbre. contoneo. la gracia que avistamos nos vence. son sus brazos. es su pecho. entonces, los muslos. se acerca demasiado. acorralo mi deseo. se me pega.

conjuro, aprieto, grito, saco. la melena se hace agua. una toma se enfrenta a la disolvencia que le precede. el mundo se comprime en la escena que comienza y gira sobre nuestras cabezas. muy por dentro de la camisa de mi piel, el dios incrusta córneas. lo observo aplicar las cosas como ungüento. sencillamente y a través de la música. lo sé que es una treta dentada, pero a mí también me gusta morder.

about face

antes de despedirme

me emociono. quedo pasmada ante su saludo. agarra el micrófono y grita. es su cumpleaños. son 33 leños cargados sobre las espaldas. las alas han caído por el peso. Se los fuma y las despluma. se esfuma la posibilidad de acrobacias adolescentes y con las sobras de ave fénix construye un abanico. da un viraje en U, bien simple, y me deja plantada en la pose andrógina. recibe dólares de otros. le han pagado para que cante y baile como Marilyn. no, dice al contestar la oferta. me resisto: soy más rockera que punka.

bebo más Coronas con limón para olvidar la panza y celulitis.

¿cómo lo harán en Londres los demás señores dj’s? la borrachera me hace imaginarme flaca frente a los platos. con los headphones puestos. el ángel tailandés del gueto londinense guía mis manos y fluye la música electrónica. la masa baila enajenada. a pesar del descaro, soy reina -diabla, quise decir- por un día.

sigo inmersa en confusiones.

sigo la línea de la música como una aguja. llena de tinta y por encima de tu piel. voy marcando. bebo.

la pose imperial que nos entrega el desvío como una boca a la que seguirle la pista, ronca. hay cantitos que le faltan. yo hago que entro contigo, velamos el bizcocho. acechamos. atacamos. con una mano manejamos todo lo que nos ofrece. y hasta con los ojos cerraos.

“It’s a drag, it’s a bore, it’s really such a pity.
To be looking at the board, not looking at the city”

-Murray Head

dos. telones

voy a polarizar este instante. quiero preservarlo en queroseno para que nos acordemos para siempre de estos landmarks.

fue de frosting rosita nuestro amor. y en la masa había nenes de dulce.

de repente, la diosa regresa:
“Are you having a good time?” (increpa, con voz grave)
y nosotros que sí, querida,
que es una lástima siempre nos maltrataremos.

 

March 10, 2006

Poesía en forma de pájaro

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Poesía en forma de pájaro, Jorge Eduardo Eielson (1924-2006)

Esta es una idea muy simple, en homenaje a uno de los poetas peruanos más importantes: Jorge Eduardo Eielson (1924 – 2006). Se trata de difundir su "Poesía en forma de pájaro" en todos los blogs que quieran ser parte de este pequeño tributo.

December 28, 2005

Infantilandia

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Recuerdo tantas cosas crueles de mi niñez
que las reprimo

me ayuda la desviación de temas
hacia el saludo rutinario
las distracciones comunes
un vídeo porno
dos comidas gourmet al día
un buen libro.

-m.c.c.

Night Walk
By Franz Wright

The all-night convenience store’s empty
and no one is behind the counter.
You open and shut the glass door few times
causing a bell go off,
but no one appears. You only came
to buy a pack of cigarettes, maybe
a copy of yesterday’s newspaper-
finally you take one and leave
thirty-five cents in its place.
It is freezing, but it is a good thing
to step outside again:
you can feel less alone in the night,
with lights on here and there
between the dark buildings and trees.
Your own among them, somewhere.
There most be thousands of people
in this city who are dying
to welcome you into their small bolted rooms,
to sit you down and tell you
what has happend to their lives.
And the night smells like snow.
Walking home, for a moment
you almost belive you could start again.
And an intense love rushes to your heart,
and hope. It’s unendurable, unendurable.

(Este poema fue transcrito especialmente para la querida compañera y fiel lectora de Estruendomudo, Anne R. Thillet de Montesdeoca, desde los parajes nevados de San Juan a los de La Habana, en solidaridad con las causas perdidas, el burgui revisitado y las cajitas de boniato, con un beso y un abrazo que ruesmen la actitud posmo-antibloqueo. Ella sabe.)
December 24, 2005

Agenda 2006

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

en el último chequeo a mi maletín de cuero de $300
noté
que no tengo agenda nueva para el 2006

salgo para la librería inmediatamente
tengo que comprarla

habrá compromisos que anotar
reuniones
exámenes
cumpleaños

días de guardar y funerales

-m.c.c.

December 21, 2005

Reseña de Cuentos Completos de Terenci Moix, In Memoriam

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por Manuel Clavell Carrasquillo

 

*Esta reseña fue publicada originalmente en la Revista Domingo del periódico El Nuevo Día, San Juan, Puerto Rico

CUENTOS COMPLETOS
Terenci Moix
Barcelona, Seix Barral (2003) 462 pp.

Este libro contiene todos los cuentos de Terenci Moix, escritor homosexual oriundo de la ciudad de Barcelona muy conocido en el mundo hispano por la perversa sabrosura que proyectan sus novelas de factura queer, especialmente por “No digas que fue un sueño” (1986), la obra que lo llevó no sólo a conquistar el Premio Planeta sino que lo inmortalizó al superar el millón de ejemplares vendidos.

Sin embargo, al desaparecer físicamente a consecuencia de un cáncer pulmonar a mediados del año pasado, en estos días se pone a prueba dicha condición de inmortalidad –adjudicada también a los faraones egipcios a cuyas leyendas siempre estuvo atado– con la salida al mercado de la compilación definitiva de sus relatos.

¿Cómo serán recibidas por sus fieles lectores estas narraciones escritas entre 1964 y 1975, cuando la identidad homosexual apenas se asomaba fuera del clóset y lo que ahora se conoce en todas partes como “la noctámbula escena gay” era otra cosa? Más preocupante aún, ¿qué sensaciones les provocarán a los nuevos lectores? Todo es expectación en el gran coloquio cultural catalán, que disfrutaba hasta el delirio cada una de las ocurrencias que brotaban de la retorcida imaginación de Moix.

El tomo está dividido en tres partes, que corresponden a tres manifestaciones o estilos amalgamados pero diferentes, a saber: “La torre de los vicios capitales”, “Asesinar con el amor” y “La caída del imperio sodomita y otras historias de herejes”.

En la primera, como si hubiesen sido encerradas en esa torre viciosa que sugiere el título, están presentes todas las virtudes literarias de este fanático del cine. “Los placeres de la cámara de torturas” es una pieza larga y exquisita (casi una novella corta), en la que el narrador no escatima en remontarse a los momentos de transición entre el Imperio Romano y la Era Cristiana (y entre el Renacimiento y el Barroco) para explorar temas sadomasoquistas donde la protagonista es la belleza del cuerpo masculino atormentado.

Por otro lado, “Lilí Barcelona: Narración con pretensiones camp en la onda de los felices sesenta” es sólo un aperitivo que sirve como puente entre los dos ingredientes básicos de la fusión genial que confecciona este escritor: liga de manera casi imperceptible algunas estridencias pop con pudorosas formas clásicas.

De este modo, tomando lo mejor de los gladiadores romanos y los travestis catalanes, produce en los lectores un efecto alucinante. Mención aparte merece el relato “La gala”, narrado por una periodista que asiste a un festival de cine apesadumbrada porque la persigue el recuerdo de uno de sus ex. Evita todas las proyecciones del programa y se enfrasca en una pugna sentimental con un chico de sexualidad ambigua que la tienta, pero que luego la maltrata y se fuga con otro. Los personajes de Moix siempre son ambiguos, complejos y perversos, pero éstos son distintos por la intensidad dramática de sus flujos de conciencia: “¡Existe, estúpida (dice la narradora), cógelo todo, llévalo todo tan adentro de ti misma que no puedas sacarlo nunca más si no es con el peligro de tener que dejar en su lugar el pozo enorme del deseo nunca satisfecho, del deseo tal vez ni siquiera sentido!”.

En el cuento “Juego entre el mirón (vos) y el jinete de la muerte romana (él)”, el narrador ofrece claves para interpretar el peligroso duelo voyerista que se apalabra en el resto del texto: “Todos los hermosos rasgos del enemigo os aplastan; su libertad ha de contribuir a enfureceros todavía más”. Esa molestia, precisamente, esa tensión que erotiza al observado cuando descubre que lo miran y viceversa, –la distancia que existe entre lo pagano y lo correcto– es la leña encendida que cuece a fuego lento el banquete preparado para aquél curioso que se sirva de estos cuentos.

December 16, 2005

Cambio de aceite y filtro o lo que nunca aceptaría ni yo ni el procónsul Fortuño

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad


Necesito cambio de aceite y filtro, no vaya a ser que me esviele.
No vaya a ser que la falta de vara me deje tieso.
No vaya a ser que la lubricación cerebral me falte.

Anoche bebí apple martini, cuba libre, cerveza medalla y fumé como un demente
maldije
luché contra las inconsistencias de los que me mandan
no necesariamente partes del cuerpo.
Luché contra lo que considero mediocridades, olvidos y faltas de respeto.
Luego bebí,
bailé lo último de Daddy Yankee
hablé con dos poetas, una estructuralista y otra sandunguera. Fueron tres, la otra es gótica.

Pasié mi indiferencia que no es bella -como la de las sicoanalistas de sociales

fui a mear a una letrina
tanto tiempo sin verla

mientras uno mea en letrina ahora hay tapa que va abriéndose según el peso
del chorro que uno lanza
bien fina
zzzzzzzzzzzzest (esa es la señal de meón satisfecho y agradecido)

nada que ver con las letrinas aquellas de parque de pelota de los ochenta

Contesté correos electrónicos
pensé en pornografía masculina

también en femenina, pero menos.

Pregunto, ¿es que nadie es consecuente?
Conozco pocos,
acaso seré inconsecuente yo

por qué entonces se refieren a mí como si me hubiesen visto hoy por vez primera

si me conocen

si saben lo que doy

y lo que soy

y lo que pienso

y lo que escribo

si ya hasta a mí me cansa repetirme
y reinventarme.

Me botaron de al lado de un niño porque estaba fumando

fui víctima de una madre rabiosa
sentí toda la homofobia y toda la cancerigenofobia
que se puede sentir en un momento

yo no quiero niños y quiero seguir fumando,

qué jodienda

entonces esas dos metas de vida interfieren con las placentas ambulantes.

Habrá que coserse los labios con pedazos plásticos de Pampers
para mandarle señales de humo al niño agraviado
a mi entender, un fumador en potencia
como todos

un perverso en proceso de fermentación

como todos

un hombre masturbándose.

Me imagino que no habrá que hacer recuento de escritores que han puesto en la página
la palabra masturbándose, ni los filósofos, Platón se masturbaba
somos adultos
pero muchos nos comportamos como de high school
y vamos por la vida negando tragos al otro
señalando posiciones cómodas
y vainas. No somos ni victorianos, en verdá que somos charros.

Estoy cansado de hipocresías
(Encienda Lágrimas, de Christian Castro)

de aguantar al primer pendejo que se me pare al lado a preguntarme estupideces.

Estoy harto de mí miesmo estando harto
de la situación general de los presupuestos generales
y para ser descarado hoy toqué las tetillas de un hombre israelí
que las exhibía sin pudores en la disco
las toqué y mientras lo hacía él me miraba

nunca entendí su gesto
no hubo palabras
también toqué par de tetas de mujer ajenas
porque las mías tendré que ahorrar un poco para fabricarlas

-esa oración que antecede está mal escrita-

unas cuestiones blanditas al tacto
como muchas y muchos
porque miren que conozco macharranes blandos

me topé con varios hoy, les dije lo que pienso de sus nalgas
me congracié con otros al hacerles el favor de no decirles nada

es el alcohol

definitivamente

nos permite que se valga todo, todo todo todo

a propósito, qué bueno está Residente…

Este poema está dedicado a LA, él sabe quién es, un amigo que posa para escena diciendo que detesta la poesía. El sabe que eso es mentira, que es poeta, y lo niega. Llevo meses tratando de que entre en sí, de que no se niegue. Por ese silencio y esa simplicidad yo lo quiero y espero que algún día me sorprenda con unos veros que no imiten a nadie, que no suenen a nadie, como los de Mara, como los de tantos y tantas que me nutren y me miman, y me contradicen, y me escupen, y me vibran. Tanta intimidad ya me conmueve. Ciao. Besos de fuego.

Referencias: El vicecónsul. Duras, Margueritte. Puerto Rico es ya Lahore y Lahore es Puerto Rico.

December 14, 2005

Me gustas tú y tu complicidad perfecta

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Acabé
desarrollando un odio visceral
en contra de las telenovelas
no aguantaba más los gritos de La Madrastra en la sala
recordaba
todas sus cursilerías por la pérdida de la maternidad
-se la arrebataron-
ella era pobre
-ahora es rica-
asesinaron a no sé quién
y pronto se descrubrió que el asesino era travesti
llamaron al cura
él ya lo sabía todo
se lo dijeron en secreto de confesión
creo que fue el jardinero
pudo haber sido el chofer
la verdá es que no aguanto

Me informan que mañana es el capítulo final
en Puerto Rico
pienso que gracias a Dios
ahora no voy a tener que dar vueltas en el carro por la autopista
a esa hora
huyo de mí
de mis espantos hogareños
de la seguridad del techo
y de los espacios dominados
huyo del lagrimeo que un pana identifica con mi obra
vaya crítica lacrimógena, brother,
eso me dice sin cerveza pa bajar en el Callejón de la Capilla

Me paso el día en la placita del Condado
que nos dejó la ex gobernadora Sila
me acomodo en uno de esos bancos de granito
que trajeron de Barcelona
pienso que se la comió con ese pedacito

los baños están de maravilla
creo que se puede comer por $50.00
en el restaurán que tienen allí
pido un fucking mojito para que huela a yerbabuena
en isla del Caribe
habrán folkloristas ofendidos

la mesera me asegura que lo preparan tal como en La Habana
seguro
no dejo propina
bueno
mi intención era no dejarla
pero la pena no me deja
la fucking pena
la misma que me lleva entonces a pedir una batida vegetariana
en el juice bar
tan fancy fooddy parlor
ya en la Ashford

me dan una de strawberry con leche de soya
pido una ensalada con pollo a la parrilla
me traen una ensalada con pollo frío
de lata

puñeta, vamos a respetar, ¿no se supone que este
sea el espot vegetariano más decente de mi ciudad
sanjuanera?

eso no me pasa en lo de los pollos de Charneco
siempre que voy me tienen las mismas papas fritas encharcadas
en aceite
siempre me sirven el pollo extra adobo
sobrado de manteca

no es por reivindicar el lumpen
es por joder esa gran idea

La luz del Ateneo Puertorriqueño es de una obscenidad
digna de reseña en EL Nuevo Día
por el decano de la facultad de arquitectura de la
Universidad Politécnica

Jorge Rigau
te prendo una vela
mira que traté de concentrarme en una canción de Joan Manuel Serrat
una noche de poesía supuestamente gótica
pero esas luces blancas de neón
no pueden poner a nadie en comunión
con el socialismo internacional

salí a fumar
me encuentro con Pepe y su barba negriblanca
señala correspondencias del troskismo mexicano
dentro de mis letras

habló de los detectives salvajes de Bolaño
habló del rescate de escritores perdidos en su viaje

habló del gran arquitecto del ejército ruso
y yo pensé en su tumba majestuosa
distrito federal
ojalá colonia Anzures

De Anzures viene la víspera
un pana nacido en Levittown
a comer cuerito en casa de los viejos

creo que no voy al aeropuerto
lo cogeré cuando nos entren ganas
de ver cómo está quedando la salsa de pato
que sirven en el Panda Express del shopping de Río Hondo

pero qué digo, ¿shopping?
horror de horrores
hace unos días sueño con una turba compuesta por
marcia rivera héctor meléndez rubén dávila y linda colón
que me cogen y me dan una pela justo cuando salgo
a las tres de la mañana
del almacén de Borders por estar comprando con la American

gracias a la virgen de la guadalupe
Borders no tiene almacén
gracias a Pedro Cabiya por convertir a este lector en un presentao
de la consciencia de los perros
aunque no hay concenso sobre la calidad o el desastre de su primera novela
-tranzfusión-
cuyo primer capítulo fue publicado en rotativo principalísimo este domingo

Por el momento voy a donde Bolaño
y soy un detective salvaje que va en Toyota Echo

el ciudadano insano y fugado
por los edificios deprimentes de la Villa Panamericana implosionada de la Ave. Iturregui
que retrata EduardoLalo

brinco
doy un brinco más
es verdad soy un payaso
pero qué se le va a hacer

si José José se rehabilita de alcoholismo
y Sartre
que parecía un sapo
se conseguía las mejores jevas de París
que yo me consiga un nene bello no será problema
lo quiero que me corra la desgracia
pesimista
lo quiero que me muerda las tetillas y me arranque el chicho de la oreja

lo quiero que me acompañe a SOHO a beber margaritas y chocolate martinis
lo quiero 29 de cintura y con buen bicho no circuncidado
lo quiero alerta a la epidemia del sida entre los sexagenarios

me siento a ver la luna en la orilla de la playa de los bugarrones
a ver si llega
nada de nada
gorditos panzones
gringos senior citizens
y una prima dona de mi edad con gistro amarillo
pago el parking
voy al Walgreens a comprar cigarrillos
me acuerdo cuando compraba allí las escobas y los mapos
me sale de la nada un reclamo de comprar hilo dental
lo pruebo en la góndola
carajo, este con menta es precisamente el de mi tipo

tengo que salir de allí, me ponchan el ticket del Starbucks
me meto en el casino
juego cuatro pesos en nombre de mi pana maniático
a él le gustan las ruletas y las nenas
a mí me gustas tú y tu complicidad perfecta.

-m.c.c.

ya párale
¿no te das cuenta dle peligro de excomunión en el Municipio de Aguada?
Su eminencia reverendísmima monseñor
Ulises Casiano
obispo de la ciudad de Mayaguez
acaba de excomulgar a una secta de feligreses franciscanos

están convencidos de que el papa Bene XVI es el mismo diablo

vuelvo a la novela

a la novela medieval en tiempos de la hogera

qué clase de melodrama, señores, qué clase de melodrama
unos viejitos locos de contentos porque llegó la paz a su pueblito
costero
porque pueden regresar a misa de siete sin que molesten esas mujeres
postradas frente al altar
ese hombre que las domina a través de la palabra

excomuniones en el 2005 y en Borinquen
qué detalle, qué bestseller
periódico de segunda circulación a nivel isla descubre secta de Aguada
monseñor con hisopo y agua bendita condena en vida a feligresas
irán derechito al infierno por su herejía
pero indica en carta pastoral que no se asusten
que excomunión el el segundo milenio
sólo quiere decir aviso

qué clase de cínico
con tanta sortija y tanta sotana prieta y tan curita bestia
nada que ver con los curas cultos y bellos de las
novelas mexicanas

La Madrastra strikes back
todos somos hijos de satanás o del bautista
me hinco ante la guadalupana nuevamente
me vuelvo a hincar frente al Carmelo
veo imágenes de gran tribulación
ignorancia con indulgencias plenarias
escapularios en boca ratón
tifus de vuelta en Miami
porque en Miami si que el tifus hizo escante.

-m.c.c.

ya párale (bis)

[El bis es para el que dice en los comments de este blog -que ahorita cumple un año- que dizque últimamente y que se aburre]

December 13, 2005

De la oskuridad se sale profundisándola… Cien años con Klemente Soto Beles

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por Klemente Soto Beles

(1905-1993)

de la oskuridad se sale profundisándola, profundisándola asta ke la profundisasión kunda la nuka de lo ke la ilumine. es la profundidad la ke le da de komer a su ser interior. salirse de la profundidad es kontender kon lo interior de su ser. la profundidad está en abierto desakuerdo kon la oskuridad de su ser. es, pues, el ser de la profundidad el desafío rosagante del desakuerdo abierto a lo ke lo relasiona kon la diskrepancia, a la diskrepansia ke señala el orijen de lo profundisado, a la nuka ke kunde los nerbios del orijen, donde más es intensa la iluminasión de lo profundisado, donde no es personalisasión lo ke kontiende kontra lo iluminado, o lo iluminante de la profundisasión.

p. 81 de mujer u ombre u ombre o mujer. san juan, editorial del instituto de kultura puertorriqueña, 2005. [escrito en nueba york en 1977]

no ayo día para decir
por la redacción de estruendomudo

no ayo día para decir
no me importa la kondisión suspensiba
de los kriterios mal hayados
ni de los kursos de los kalendarios
puestos en la nebera
con imanes
para rekordar fechas
celebraciones
instancias del amparo

enkuentro árboles de nabidá
en las capotas de los autos
amarrados con soguiyas
beo imbéciles pagando los peajes
brinko por yamado de reflejos
hacia el último carril de mis kostumbres

no amanesco del insomnio persistente
asta reenkontrarme con klemente soto beles
yo viví en su kaye
lo observaba kontemplando lo ke pasa
sentado en el siyón de su balkón
en el bedado

kreí que estaba loko
pero aún así
al prinsipio yo kumplía con mi deber
de saludarlo
luego lo fui abandonando a su suerte
ensimismado
y un día de bisita insidental
ya no estaba.

oy rebiso mi primera lectura del año 2005
mujer
u
ombre
u
ombre
o
mujer
su obra póstuma
y rekalko
klemente
no ayo día
no ayo día
para decir
ke esto está ilustrado
por una estrella ke se muere
pero ke la foto la tomó la nasa
ke tengo otras más a tono
con tu amada tierra de lares
ke me konsidero rebolusionario nostáljico
en asuntos que tienen ke ber con la justicia
de los inexpertos sobre los sobrados

rastreo bersos tuyos
del che melendes
como ejercicio de una komplicidá
con lo susesibo de sus artes
100 años de palabras
con fonétika kebrada
100 años de mi añoranza
de otras formas de la kasa
de la mujer u hombre u ombre o mujer
de marikones sueltos gritándoles improperios a los machos

tranka
korroe
kata
los tres pasitos
reglamentarios
para suspender fermentaciones
infektas
de merkurios kromos
amistades
murmuyos en la playa
en la escala laboral
en el sitio del que brotan
y al que no regresan
las esporas

family matters
a pak of sigarrettes
and a jand
full of good intentions
and a broken dymond
empty of early memories

-m.c.c. (para rafa, marla, guille, yara y mara)

November 17, 2005

Insomnio cada miércoles, y lamentablemente no soy tuya

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad
De la Redacción de Estruendomudo

 

Gastar energías nocturnas en cervezas y cigarrillos, una comida bien cara en restaurante chic de la capital, no le pareció inoportuno. Se entregó al caldo de coco con pescado, a la buena actitud de la mesera. Más tarde, le dio en propina al valet cinco dólares norteamericanos y arrancó el carro hasta la discoteca gay más cercana. Se entregó a la multitud, que perreaba, supuestamente enajenada de la inauguración del Centro de Convenciones, la confirmación del Secretario de Estado y las nuevas revelaciones de la pesquisa del vídeo 59 de la Superintendencia del Capitolio, casa de las leyes borincana. Buscó un espacio en el baño para observar el pase misín de la movida de la coca, porque le atraían tantos hombres metiéndose la blanca diosa peruana por las narices para soltar inhibiciones. Veía cómo entraban de dos en dos a los cubículos, o de tres en tres, la cosa es estar acompañado. Decidió salir a la pista para cambiar la visión psicotrópica y enfrentarse al despelote de las mamises bailando con las loquitas, y de los macharranes con las mamises. "Rácata, esta noche quiero darte…", ésa era la canción que retumbaba en las bocinas amplificadoras en las que se recostó para encender un cigarrillo mientras ligaba. Y qué ligue a esas horas de la madrugada (3:00 a.m.), qué tronco e ligue se dio el tipo cuando se le presentaban en bandeja tantos negros en camisilla con los bíceps expuestos y los mahones anchos para ocultar la erección prometida, surgida en la penumbra y -no hay que decirlo, porque es evidente- pacientemente esperada. Puro amor de parejas estables rozándose unas a las otras, pura solidaridad sin freno ni gloria en medio de la nada santurcina. Es el calor, se repetía para sus adentros; es el calor de esta isla envenenada. Mientras tanto, bebía Bacardí Apple con Seven Up y limón para refrescarse y coger la nota asquerosa del ron más malo. Ya se le subía a la cabeza el pasito marcado de la parejita de jevos chiquitos extraídos de las raíces suburbanas de Levittown. Bien suavecito que iban esos machitos filoteaos mientras en Ghana se mueren sus pares sin blinblineo como moscas erotizadas por el morbo del contagio de sida y de hambre. Pero nada de vainas represeivas de la mente aquí, que lo que importa es ese desquicie de los miércoles desenfrenados en el espacio de embuste y fantasía del nada que hacer: estamos con insomnio a mitad de semana, pero estamos gozando.

Octavio César Augusto me invita a empolvarme la nariz
le digo que no es posible
protesta
tiene derecho
él es el césar.

HBO promociona el capítulo final de la serie Rome
y él insiste
vaya, titán, una huelía en lo que nos acomodamos.

Nuevo rechazo.

Si más alante vive gente,
no necesariamente el Residente Calle 13,
de seguro conecté con el rubio amanerado:
me contó par de chistes y me invitó un trago.

Dejo testimonio de la maldá del negro de las tenzas en el pelo bien arreglado, pai,
que me ignoró,
porque es absolutamente bello e inaccesible,
por el momento,
porque, sepa usted:
el chamaco cede ante la girla de las caderas descomunales.
Despampanantes postas de carne.

Lo otro es que el bartender me fía,
porque ya estoy de local,
y ahí es que entra el papel del Visitante:
vaya, de nuevo, ¿tú bailas?

Nacarile.

Yo perreo.

Me doy cuatro percoseps y dos altanes allí mismito.
Pastillas para dormir, me digo, pisadas con Busweiser.
Me las consigue a dos por uno el bouncer.

Estoy a la espera de mañana, noche libre de raperos, reinado de las dragas.
-nótese la rima-
Poesía urbana
revista alternativa Masturbana
PEN Club de pacotilla y dos o tres autógrafos,
dos o tres epitafios al año,
que no borren los créditos de la solapa.

Gano un premio, me lo como.
La comida es mi última trinchera posmoderna:
me gusta el caviar sobre una camada de tostones.

¿Viene al caso?
¿Esto será arte?

Nadie llama al celular en este momento
está apagado o vibrando
me cansé de esperar esa comunicación aplazada.

¿Cómo estará de bien mi próstata?,
me pregunto, ipso facto, como Silverio,
macroautoayudador autor de décimas espinelas.

La tiento,
así,
dando vueltas sobre un eje de carne,
sólo por joder par de capilares.

Pero, cuidado con el culo,
ya lo dijo Rosario Ferré en su último libro,
precisamente en el ensayo que nadie quiere aceptar que escribió la sesentosa,
que nadie ha leído en Puerto Rico:
Se titula, nada más y nada menos, que
"Oda al culo".
Rácata.

Y tantos beatos
por milla cuadrada.

-Bis-

Un cliente mío se tatúa.
Le aconsejo,
como su abogado,
que no lo haga
sufrirá bastante.
Le amputarán todos los diseños puercos.

Se va a tener que tragar su propia tinta
y esta que es de embuste

recesa hasta mañana

porque

ya llega

-al fin-

el

sueño.

November 7, 2005

Sucesión de palpitaciones estimuladas por la crónica rosa dominical

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en fragilidad

Por Rosanna Ducal Maradiaga de Fonfrías (Manatí, 1960)

Especial para Estruendomudo

 

"Eso define al hiperrealismo: llamar las cosas por su nombre".
-Pedro Almodóvar.

Toda la vida me he reprochado como una estúpida que no me haya permitido más tiempo frente al mostrador de las revistas del corazón. Considero que le he dedicado muchísimo a la lectura de las mejores y peores crónicas rosa, pero eso no ha sido suficiente para desintoxicarme del complejo de lectora adscrita al High Fashion Book Club.

Cada día este repechar mío hacia los sótanos de la literatura pop me sorprende más. Por ejemplo, es momento de confesar que nada compensa más a un alma sedienta de historias cursis como la mía que una buena lectura de Vanidades u Hola en el baño de la casa de mi abuela en la campiña borincana o un buen robo de espacio en Borders para devorar aunque sea en la imaginación de otra experta en filantropía caribeña una historia de la Paris Match.

Son los espacios de la coqueta femenina, del vanity stuff tan necesarios a lo Bianca y lo Jazmín, esas novelitas pequeñas de papel barato que me devoro una tras otra haciendo las filas en los supermercados o en las farmacias de la comarca capitalina, ese escenario de encuentros y performance del pase usté, después de usté… el no hay por dónde.

Este domingo me sorprendió la nostalgia de haber abandonado por lecturas más hard core ese placer anal retentivo de llorar con ellas en silencio la partida de un amor, el robo despiadado del cuerpo del macho querido por parte de la amante lujuriosa, la puesta en montaje de un banquete fino, para conversar sobre matrimonios posibles y conspiraciones familiares por matizar.

Toda la vaina sentimental se me recrudeció gracias a un artículo de la Sra. Claudia Rivera, publicado en la revista Magacín, intitulado: "Cumpleaños medieval". Los invito a leerla y luego pasar por aquí para que le echen un ojo a mi final.

(3 minutos más tarde)

¿Notaron la precisión descriptiva de algunas oraciones del primer párrafo: "El Castillo Serrallés de Ponce se convirtió en el escenario perfecto para que el Dr. Carlos Díaz realizara su cumpleaños número 44 al estilo de la época del Rey Arturo. La entrada del castillo estaba vigilada por los guardias medievales, mientras que Arturo, hijo de Uther e Igraine -representados por el Dr. Lynn Ramírez y Maribel Ramírez-, se preparaba para sacar la espada de la piedra para coronarse rey."

¿No ha sido ésa, precisamente, la petición que les hemos hecho todas a la Virgen María y a nuestros padres… precisamente, que nos lleguemos a encontrar frente a frente con un hombre que pueda portar en su piel y vestidos de gala la imagen de un rey medieval?

A mí la literatura del corazón me ayuda a mantener esa fantasía muchísimo después de la aparición de la primera arruga y el primer bajón del flujo normal de menstruación. A mí la crónica rosa me gusta por su aproximación a un detalle aparentemente frívolo-social, porque deja marcada sobre un papel una falta mía que bombea deseo de ser tomada por un Arturo distante al físico y a la mentalidad de mi marido, con quien me acuesto religiosamente hace más de diez años. Hay una gran fuerza actractiva hacia el recreo en un espejo de palabras que brillan porque iluminan los lujos que nunca tendré, el tiempo suficiente para planificar un agasajo para mi esposo durante todo un año y el valor de escoger los atuendos que se merecen mis amistades, que por supuesto nada tienen de medieval, excepto el alma noble de aquellas princesas Ginebras, los príncipes Lancelots y el look de adúlteros enamorados hasta el fin de los tiempos en potencial.

Si muchas tuviésemos el valor de encarar nuestras frustraciones sexuales de la forma y manera en que las heroínas de este tipo de literatura nos revuelcan los cargos de consciencia, otra historia se contaría y otras posibilidades de convivencia podrían surgir. Las feministas del primer estadio de la lucha reniegan de estos documentos lacrimógenos que se convierten en vicios para las ilusas como yo. Los hombres doctos y letrados abjuran de este modo de expresar tanto feeling, tanto montaje entrañable, para que al menos una pueda reírse al salir a la calle a escuchar cuchicheos de otras por lo fea y grasosa que una está.

Mi secreto refugio no tiene nada que ver con las paredes y los estucados coloniales del Castillo Serrallés. Mi cofre, mi bóveda espiritual, es una acumulación de detalles de heráldica europea. Escapo de mis tareas rutinarias por unos minutos al recordar el ataque de mudez de la princesa Masako, porque los esbirros del trono japonés la hostigan hasta el hartazgo por no haber podido producirles un heredero al tromo del crisantemo con cromosomas de varón. Siento cada contracción del parto de la Princesa de Asturias, doña Leonor Rocasolano de Borbón. Me acurruco en la presencia de la difunta abuela querida del trono español disfrutando una corrida de toros en Las Ventas o las cuitas de amor del príncipe Alberto de Mónaco, que ha reconocido en estos días a un hijo negro chocolat blanche que tuvo con una azafata, negra como el betún, ciudadana de Togo, y tantas cosas otras que suceden allá lejos; en el mundo de facilidades y conexiones sanguíneas al que nunca -sólo a través de la escritura, el vídeo y la fotografía- podré yo accesar.

¿Si los ricos también lloran, cómo es que las sanguijuelas literarias del mainstream le ponen trabas al libre intercambio de libros del corazón y, al así hacerlo, no me dejan a mí llorar en paz?

November 4, 2005

Notitas sueltas en el medio y un poema de arrebato arrabalero

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en desvío, fragilidad, incontinencia
Por Manuel Clavell Carrasquillo

 

Antibiología plumífera

El suicidio de los avestruces consiste en un estirón de cuello. El ave necesita ayuda de un colega, que de pronto se pone a picarlo de tal manera que el primero se cansa y empieza a dar volteretas irreprimibles. De esta forma, el animal va reventándose contra el barro colorado y seco hasta que se parte el cuello.

Cada vez hay menos barbas

Sufro por la proliferación de productos de belleza para la mutilación de los bellos faciales. Bueno, celebro que ciertos macharranes estudiantazos de mi edad se afeiten las nostalgias guevaristas, pero, en general, estoy en contra de que los machos se depilen.

Supimos de lo tuyo

El último día de la misión, supimos de lo tuyo. En el primer informe se determinó que trataste de convertir la situación en un malentendido, pero fue en el segundo que se revelaron tus motivaciones. La tercera oportunidad que tienes para confesar es ésta: como tu superior inmediato te recomiendo que la aproveches antes de que se me acaba la paciencia.

Raras veces cobro

Trabajo pro bono todas las causas que me parecen derrotadas. No espero nada a cambio de denunciar la estupidez de mis compañeros cristianos. Defiendo la vagancia sólo en horas de asueto, los calvinistas me parecen tan sangrientos como los islámicos así que por mi asesoría al Concilio de Agua Viva en tiempos de crisis con el Estado, por impuestos dejados de pagar, según investigaciones de la prensa, raras veces cobro.

Rácata

Esta noche voy a deambular por las calles de San Juan
-rácata-
voy a pasear en Toyota
en busca de restaurante de la capital.

Revisaré la guantera
sacaré los kleenex
y pensaré en la causa general de todas las alergias.

Me espera la azotea (¿ésta viene de azote?)
de la barra más yuppie de la comarca
solicitaré un chocolate martini en la del Waterclub
y me lo tomaré mirando la desolazión de la barriada santurcina.

No lloro por la desolazión física
más bien celebro
congestiones
que este fin de semana ofrecen una obra de Shakespeare:
El mercader de Venecia.

Tengo opciones amplias de ir al cine
voy
me río de los muertitos de Tim Burton.

Regreso a casa y meo.
Salgo de nuevo y me encuentro con que al vecino le han robado el auto
en pleno estacionamiento del condominio.

Llamo a Estanislao, que es mi consejero psicológico
me dice que lo tome con calma
que me siente a escribir
que eso me sirve de terapia
pero no puedo
no puedo escribir
no quiero bregar con esa mierda.

Me dirijo entonces a una barra de la Ponce de León
me sirven una Corona con limón
a un amigo ésa le sabe a agua.
Lo regaño por el comentario xenófobo
le exijo que respete a los mexicanos.

Miro a mi alrededor y
diviso a un tipo que se parece a Federico Torres Montalvo,
uno de los más importantes líderes obreros
me cachi in dei,
hasta en la barra hay conflictos
con los convenios.

Saco dos libros de la mochila
pero me voy
y camino hasta la barra gay del Condado.
Allí en Atlantic Beach
frente a la playa fría de noviembre
me los leo:
"Cannibalia", de Rafael Acevedo
"Donde", de Eduardo Lalo y
"Boat People" de Mayra Santos Febres.

A la verdá que me siento mejor
porque son buenos libros
sedantes
para deprimidos
sedantes en un sentido figurado
porque ahora estoy peor

no del ánimo
sino del espíritu maligno.

Algo anda mal con la ciudad de San Juan,
conmigo,
lo escribo,
lo envío al periódico
lo publican
y yo vuelvo y leo y vuelvo y caigo y vuelvo y sigo.

October 20, 2005

Confesiones de una escritora post que es diva performera y que canta poptransfolk

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería, fragilidad

Entrevista a Rita Indiana Hernández

 
Por Manuel Clavell Carrasquillo
Redacción de Estruendomudo

 

Foto y apoyo espiritual de Deepak Lamba Nieves

Ha escrito dos novelas que se han publicado en Santo Domingo y San Juan, primero en forma clandestina, entre fotocopias y ediciones piratas, luego en la decencia encuadernada del formato libresco de los sellos Editorial Isla Negra y Ediciones Vértigo.

 

La primera, titulada “La estrategia de Chochueca”, es un recorrido bestial por las calles del Santo Domingo de una juventud desquiciada por las prisiones del insularismo caribeño. Es la novela de la joda empastillada, de las juergas hasta las tantas en las discos de la capital, de los primeros besos bisexuales. Además, cuenta historias de amores perversos y amistades perniciosas, robos, brutalidades políticas, policíacas, hospitalarias y traqueteos.

La segunda, que acaba de publicar Ediciones Vértigo para inaugurar su colección de libros de ficción, es otra cosa: tiene carátula rosada. Se trata de “Papi”, el recuento flash (la novela fue escrita en 3 meses de sexo, pudor y lágrimas en la biblioteca de Cornell University en Up-State New York) de la "vie en rose" de una niña a la que su padre todo le da y todo se lo compra. Aquí, el padre imaginado por la narradora infantil no es metrosexual, tecnosexual o über: es el PostPater que creció en los canales enfangados de la mísera villa a la sombra del paternalismo de Balaguer y compañía, pero que logró "superarse". Es el emigré tíguere que está en los cuarenta y tantos, viviendo la vida loca entre los negocios en el barrio y en Miami. Rita Indiana Hernández (n. Santo Domingo, 1977) usa a una niña para presentar un ectocardiograma del espectro del PostPater.

Pero la cosa no acaba allí, la chamaca hace performace, escribe poesía, cuento, es madre, vive con una doctora en literatura hispánica con énfasis en el Caribe que es alemana, viaja a Puerto Rico todos los años para atender a su amplia fanaticada (Mayagüez, Cayey, Santurce, Río Piedras, Viejo San Juan…) y ahora le ha dado por cantar en un grupo asociado a la degradación noventosa del tecno y la música electrónica. Casifull se llama.

La megadiva, que mide más de seis pies, nos honrará en Puerto Rico con la visita de todas sus pulgadas y sus vainas en estos meses pre-navideños del 2005.

La Redacción de Estruendomudo conversó con ella vía Internet sobre este fracasado (las ganas de los lectores) crossover de las bibliotecas a los puti-clubes.

Estruendomudo: No te imaginaba como vocalista, ¿va en la línea de la vocación performera?

Rita: La maniobra performativa que representa vivir en la peri-periferia demanda ya bastante arte. Lo de vocalista me acerca a la Sophy de maneras menos moisty de las que yo quisiera, así que dime liricista como me diría Tego en un sueño mojado de Guillermo Rebollo Gil. Estoy haciendo cosas que suenan con amigos y sin ellos. Yo no tengo ninguna formación musical, porque haber crecido en una casa con una soprano dando clases de solfeo a proto-baladistas de 3:00 de la tarde a 8:00 de la noche no es una formación, por lo menos fuera del campo de la osteoporosis. Yo quisiera ser una diva folk pero justo cuando el pelo me está creciendo mi novia me lo corta por la noche y acusa a Babalú (nuestro gato) o a Goethe.

Estruendomudo: ¿En qué antros de la capital se está presentando el grupo?

Rita: Nuestro debut fue en la fiesta de un amigo, sacó la cama de su cuarto para que pudiéramos tocar en la habitación con aire acondicionado, alrededor de 15 personas asistieron al gran parto sicotrónico. Una semana después, tocamos en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo durante la Bienal de Artes Visuales y hace tres días para el cierre del Chocopop, que es un encuentro internacional de performance que se viene realizando desde hace 3 años en Puerto Plata, Sosua y Cabarete (todos destinos turísticos de la costa norte).

Estruendomudo: ¿Cómo se da esa interacción con tu público?

Rita: Es interesante, la gente siempre ha sentido mis libros como algo más musical que literario y pienso que la transición no ha sido tan rough.

Estruendomudo: ¿Estás en la escena por los cuartos ($$$) o por compromiso socio-artístico?

Rita: Pues cuartos no hay muchos, estoy viendo cómo le vendo un par de letras al primer Daddy Yankee que se me parquee al lao. Porque tu y todos saben que yo tengo los cassettes oxidao de pra pran que a ti te gutan.

Estruendomudo: Estrenas página de Internet, ¿qué es lo que estás mostrando/ocultando?

Rita: Pues la paginita es básicamente un espacio para mantener a la gente al día de los shows y de mis estados climáticos. También pueden bajar audio clips y pronto piezas de vídeo.

Estruendomudo: Ya sale tu novela Papi en Puerto Rico, ¿cuál es la agenda de presentaciones? ¿En qué camas te vas a estar quedando?

Rita: Mis camas son las de Belisa y Deepak, que también se reparten mi corazón y mi estómago cada vez que vengo, tengo que repartirme equitativamente que sino se ponen celosos y me mandan a hacer guanguás con un brujo estruendoso que trabaja para ambos.

Estruendomudo: Antes de irte de nuevo a la dimensión desconocida de Quisqueya, please, dinos qué estás leyendo y en qué escrituras cachondas estás trabajando.

Rita: Hace mucho que no leo literatura, prefiero los blogspots. Pero lo último que leí fueron los sutras del Mahayanna. Te puedo contar lo que escucho: el disco "The Doldrums" de Ariel’s Pink Haunted Grafitti, "Go pets go" de Dat Politiks y "Cripple Crow" de Devendra Banhart. La mayor parte del tiempo me la paso hablando por el messenger con mi novia, dibujando y planificando peregri-naciones. El tiempo que paso con mi hijo me da muchísimo, más que cualquier librito, hacemos animaciones juntos y rituales para que vuelva la luz eléctrica (la energía se va por lo menos 6 horas diarias en mi barrio), él es mucho más experimental que yo, sobre todo en sus creaciones musicales.

Algunos links bajo Rita:

http://meme.no/ritaindiana/default.php

http://www.latinartmuseum.com/RITA.htm
http://www.cielonaranja.com/hernandezrita.htm
 
« Previous PageNext Page »
BloGalaxia
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License.
cash loans till payday service north dakota cash advance payday loans software south carolina cash advance payday loans fast cash payday loans in advance kansas city payday loans and cash advance loans cash loans net payday till cash til payday loans in atlanta cash loans payday cash loans payday loans quick cash instant payday loan fast c utah cash advance payday loans fast cash personal loans personal cash loans cash loans for car titles no fax payday loans online cash advance loan sonic cash fast cash loans united cash loans instant loans cash easy cash loans emergency cash loans unlimited secured cash loans unsecured student loans and cash advances payday loans online cash advance loan large fast cash loans payday loans national cash advance bad credit payday loan payday cash loan online payday loans payday loan p check advance paycheck payday cash loans charlesto military loans payroll cash advances for armed forces fast cash advances payday loans small cash advance loans missouri cash advance and payday loans fastbucks instant online payday loans fast cash advance instant cash loans cash advances advance cash online payday loans pre online emergency cash loans investor quick cash loans online cash payday loan online payday loans online cash loans for military personel advance cash payday loans online loan small cash loans instant decision fast cash loans advance cash payday loans online cash advance loan payday cash loans fast usa only same day cash loans cash loans 5000 online payday cash advance instant loans cash loans with bad credit and no job cash advance payday loan online loans no fax payday loans online b cash advance b loan cash apply fastest payday loans online abbeynational cash loans military loans online payday loans cash a1paydayad nebraska fast cash loans instant payday loans online cash texas cash advance payday loans software washington cash advance payday loans software no fax payday loans faxless payday advance no fax cash payday loans advance pay day loans online cash advance quick cash advance payday loans bad credit cash advance las vegas payday loans paycheck advance online cash advance payday loans online cash advance payday almost instant cash advance payday loans payday cash advance loans online payday loans cash advance online payday loans military loans cash loans for less than perfect credit new jersey online cash advance loans delaware cash advance and payday loans cash payday loans online no fax cash in 1 hour payday loans cash loans against auto title cash advance loans no fax cash out loans on vacont land in florida new improved payday cash advance loans payday cash loans no faxing all online get cash auto title loans cash advance loan illinois payday loans online cas cash loans mortgage paid business travel hotel emergency advance payday hold personal check cash loans cash advance loans cash loans instant cash loans f cash loans net payday til advance cash fast in loans online payday quick until payday loans online b cash advance b loan cash advance chicago preferred payday loans cash a pa auto title loans for cash payday loans payday cash advance cash advances online payday christmas cash loans for holiday small amount cash loans online payday cash advance loans payday loans or cash advance pays and free first time payday loans online quick cash advance no credit check no faxing cash loans cash payday loans 1500dollarstoday com check cash advance payday loans online cash advance cash advance payday loans software html fast cash advance loans till payday fast cash loans home easy payday cash advance loans online payday advance pay day online cash loans searches fast cash advance loans no faxing required payday loans paycheck faxless cash advance quick online minnesota cash advance payday loans software cash advance payday loans today cash advance mortgage car loans computers no fax payday loans no fax cash advance faxless payday cash advance or payday loans cash time auto title loans cash advance and payday loans internet cash loans no credit check or faxing emergency cash las vegas payday loans paycheck advance iowa cash advance payday loans bad credit fax requirement cash loans instant large cash loans loans online no fax cash advance cash til payday loans massachusetts cash advance payday loans software hard cash loans advance cash loans payday short term free government cash loans online cash loans instant cash loans on car titles fast cash paycheck loans online immediate cash loans your source fastest cash advance payday loans online vermont cash advance payday loans unsecured fast no credit check cash loans abbey national cash advance loans cash loans canadian payday advance faxless apply online emergency cash loans cash fast loans military cash loans fast payday kentucky cash advance payday loans software personal finance cash loans uk cash advance loan bad credit loans payday loan online short term loans cash till payday loan instant new mexico cash advance and payday loans cash government grants loans fast cash instant loans cash loans west bromwich acircordm personal payday loans online fast payday cash abbey cash advance loans unemployment fast cash loans maryland cash advance payday loans virginia cash advance payday loans software payday loans explained cash loans indiana cash advance and payday loans texas cash advance and payday loans cash advance prior payday loans payday loans and cash advance services advance loans instant online cash searches connecticut cash advance payday loans software new hampshire cash advance payday loans software california cash advance payday loans software csfa fast cash loans pensacola and cash advance or payday loans cash time auto title loans arizona bad cash credit instant loans minnesota cash advance payday loans online payday loans pay day fax cash advance small personal cash advance loans guaranteed cash loans online personal loan payday loans cash advance cash advance or payday loans ma nh payday loan online fast cash loans western union kentucky cash advance and payday loans rhode island cash advance and payday loans fast cash payday loan payday loans loan cards cash advance mortgage car loans computers dvd no fax payday loans online for a fast cash advance bad credit cash advance loans overnight payday loans fast no obligation cash advance ez cash loans fast cash loans for people with bad credit fast cash loans washington cash advance in new jersey payday loans online cas no faxing fast cash loans bad cash credit fast loans payday payday loans online payday cash loan preferredpayd emergency cash las vegas payday loans online cash louisiana cash advance payday loans software united cash payday loans north carolina cash advance payday loans immediate cash payday loans fax payday cash advance loan no fax fast loans online cash advance payday loans cash advances payday advance loans quick easy cash loans cash advance loan illinois payday loans online per cash loans westren australia pay day cash loans information on fast cash loans vermont cash advance payday loans software cash until payday loans cash loans cheap loans fast cash cash till pay day loans personal finance cash loans us cash advance money payday loans cash advance payday loans plc e instantemergency personal cash loans approve in minutes no credit fast minutes cash instant loans alaska cash advance payday loans software cash loans sandwell what companies help in quick cash loans right away pay day loans amp cash advances how to overcome cash shortage short term loans north dakota cash advance and payday loans where to get fast cash loans title loans cash sacramento auto pawn rhode island online cash advance loans cash loans till payday online united cash loans football villarreal eclipse everton fast cash loans with no employment verification and no one delaware cash advance payday loans software cash time auto and title loans phoenix cash loans online business hosting web virginia cash advance payday loans cash advance online payday loan payday loans cash loans org pay day til san diego fast cash loans second chance personal cash loans nj online payday loans new jersey cash instant cash loans for bad credit instant deposit fast cash loans advance payday hold personal check cash loans cash out loans on vacant land in florida payday loan online fast cash loans by western union georgia cash advance loans easy online cash loans search apple fast cash personal loans cash advance payday loans software cash loans with bad or no credit maine cash advance payday loans cash advance online payday loans cash advance payday loans no faxing 100 online pay day loans cash advance loans wisconsin cash advance and payday loans payday guaranteed approval cash loans in southeast kansas cash advance loan illinois payday loans online che long beach instant cash loans california cash advance personal loans paydayloanpages com fast payday loans cash advance no faxing required personal loan personal loans paycheck advance need cash payday loans online cash advance 1500dollarstoday abbey national cash loans cash payday military payday loans a1paydayadvancec short term payday problems with preferred cash loans pay day loans cash cash loans for students with a bad credit hhistory fast payday cash loans fast and easy application cash loans with no emplyment verifiction and no credit check payday loans check cash dallas locations cash loans in advance company no faxing western union payday loans cash advan fast cash out loans cash loans for car titles philadelphia cash secured loans fast paycheck cash advance loans online online cash advances payday loan payday loans payd fast cash credit check loans sameday cash wired loans for military fast secured unsecured personal cash loans online uk long tem cash loans fast cash payday loans internet cash advance payday loans cash loans short term fast cash guarenteed bad credit personal loans cash loans for unemployed council tenants washington cash advance and payday loans payday loans or cash advances with no credit check no faxless cash advance no fax payday loans no fax payday no fax payday loans faxless cash advance no fax payday maine online cash advance loans fast cash loans quick cash from mga apply today cash loans in minutes fast no credit check cash loans in australia california cash out refinance home equity loans home georgia cash advance payday loans cash advance nonprofit payday loans all online cash loans sites no fax cash advance no fax payday loans faxless payday faxless cash advance no fax payday loans payday lo quick cash military loans easy no fax cash loans online payday loans by usa fast cash bad credit same day cash loans personal loans need money cash advance florida pre