January 29, 2007

La perrita

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

  Ashes to ashes   by Samurai MasamiEscribe Pepe Liboy
Especial para Emudo

Estaba en la casa de Ivette, celebrando las Navidades, cuando una de sus invitadas, una abogada notario, recordó haber tomado unas clases de historia conmigo. El incidente de la clase en sí ya casi lo había olvidado, pero hablamos de ello porque estos y otros hechos la llevaron a hacer una copia de identidad de la que no se había olvidado.

-¿Todavía tu mujer te manda perritas?- me preguntó.

-¿Usted se refiere a aquel incidente de la clase de historia en el que el profesor trató de sacar a una perrita sata que entró al salón?-

-Sí.

-Lo recuerdo perfectamente. La perrita entró al salón y el profesor dijo: “¿Qué es esto? El subdesarrollo”. Y enseguida pidió que se nos trasladara a otro salón.

-Claro. Pero la perrita nos siguió al segundo salón también y ya el profesor pensó que estaba adiestrada. Usted se puso de pie, la llamó y la perrita se fue detrás de usted. Luego no he vuelto a saber qué pasó, hasta que me pidieron que transcribiera una copia de identidad de una novia suya.

-Pues lo que pasó fue lo siguiente. Me llevé a la perrita al pasillo y una muchacha vino a buscarme. Me dijo que me fuera de la casa de mis padres, con la amenaza de que me iba a robar el carro si no lo hacía. Me alquiló una habitación y me dijo: “Soy tu esposa, pero no voy a estar contigo toda la vida”. Entonces se fue unos días y otra muchacha trajo a la perrita. Entonces llegó al apartamento una tercera muchacha para llevarse a la perrita al campo conmigo, donde la criamos hasta que tuvo hijos. Los perros fueron creciendo hasta que los repartí por Caimito, entonces la perrita ya madre se fue a ratonear y la muchacha y yo nos volvimos a Río Piedras, donde nos separamos.

-¿Quién te manda esos animales?-me preguntó la abogada.

-Otras personas me mandan muchachas, pero ella me manda perras. Aparentemente no quiere tener hijos.

-Yo te vi de nuevo en la Editorial Santillana. Trabajabas allí con mi esposo. En aquel entonces, yo todavía no tenía niños. Pero ahora tengo una hija.

-Obviamente no eres tú quien me las manda, aunque te interesa conocer mi vida y mi destino. Estas navidades llegó otra perrita a mi cuarto. Lo mismo, aparentemente extraviada, pero no la llevé al campo. Le dije a mi hermano que la sacara de mi cuarto.

En la misma fiesta me despedí de la abogada, y poco antes de irme hablé con Miguel, que es tío de un profesor de literatura que todavía no ha aprobado mi tesis de maestría. Miguel administra una discoteca en San Juan, según el profesor mismo me lo dijo hace años. Esta vez, como no llevé la perrita al campo, su posible dueña se molestó y cuando se nos dañó la batería (esto pasa con frecuencia), le pedí al tío de mi profesor que le sacara el alternador a la guagua para que la dueña de la nueva perrita no se robara la guagua. Claro, Miguel lo hizo, y la dueña de la perrita nueva se ensañó con la guagua y raspó la pintura. Pero esta vez no voy a irme con otra muchacha a criar unos perros, ya que como la propia notario ha visto, eso me trae problemas con mi novia.

Algo nervioso por la muerte de un pariente, de quien se han dicho mil cosas falsas, Miguel dejó la chivería que tenía en la casa del dueño de la discoteca y empezó a trabajar en mi casa. Mi lucha de todos los días es con el polvo que viene de la autopista, que me ha dado un cardo de asma dura otra vez, y en esta ocasión, además de tener que fumar con filtro, hemos tenido que limpiar la ceniza del techo. Miguel me ayudó en este asunto. “Tu tío Gilberto”, dice mi mamá, “se pasa la vida en el techo de su casa limpiando la ceniza”. Acompañé a Miguel a una ferretería que nos alquiló una máquina bastante pesada que no pudimos subir al techo. En el camino me contó que él había sido el tratante principal de muebles de rattan en Puerto Rico, con viajes constantes a República Dominicana y Méjico, donde vendía los materiales traídos de Indonesia. Miguel se casó dos veces y tiene un nieto de 30 años. Además de esto, vive con sus padres en una casa de dos pisos. Su exmujer vive en el segundo piso de su casa con sus dos hijos. Me ha dicho que le compró un teléfono celular con Internet a su hija.

Por otro lado, Yara Liceaga ha vuelto a mandarme sus cuentos de embriología forense. Nívea Silva Cabrera, que trabaja en el Fondo del Seguro del Estado, me dijo que había trabajado como agente de la policía en mi escuela superior, para asegurarse de que yo me pudiera graduar. Aunque se graduó de la Universidad en 1975, usaba el uniforme de la escuela y parecía una estudiante más que estaba conmigo, pero fue ella quien me habló del problema de la selección natural por primera vez. La selección natural es problemática por el hecho de que implique la participación de varias hembras en el alumbramiento de un ser humano. Hay problemas de identificación, por ejemplo, cuando en la reinseminación el código genético del recién nacido se altera. Si se trata de una mujer que ha muerto en una reyerta política, o como en el caso de Rusia, en una purga, no es fácil identificar a su hijo si la forense lo reinsemina. Pero afortunadamente, por otro lado, esto es lo que la naturaleza ha ideado para que no se tomen represalias con los retoños. La hija de mi amiga va a estudiar medicina forense en una situación algo incómoda, pero hay el alivio de los cuentos de la Yarita y el hecho de que la hija de Nívea tenga talento para la música, como la mayoría de los embriólogos. Yo seguí un programa especial de estudios que me sustituía la música por la embriología.

*Pepe ha publicado el libro de relatos “Cada vez te despides mejor”.

January 14, 2007

Minneapolis

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

minneapolis

Escribe Tomás Redd

If the cold wind howled more loudly
in the desert passages inhabited by fluorescence
Perhaps some other odd idea
inhabits the furry unreserved comments that lie across the freeway

I dare not stroll, lost as desired
because the creaking sounds of the river below cover my tracks
Glancing at the desolate city
I peer down into exposed concrete standing on carpeted trails

“Warmth begs for company”
reads a for-sale sign
This is the home of bitter brilliance and speckles of marvel
tucked away

January 2, 2007

en el contrato no se estipula

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

diva3

Escribe Yara Liceaga
Especial para Estruendomudo

y hay ciertas mañanas en que me gana la pereza
mientras la iluminación que permiten las celosías
va recogiendo su pelo igualito que el mecanismo que utiliza la memoria
delineado
enredado en el color fucsia
imprimo su cabello sobre las anécdotas que cuento cuando soy muy feliz.

1.
si me dedico en la madrugada a su risa
si me dedico a prepararme para él
de juntar conversaciones que problematicen el estado de cosas
una coreografía de mordiscazos le ataca la espalda
y me quedo con su olor entre los dientes

2.
le cuento en determinadas ocasiones que sufro de speech impediment. cogemos las cosas con mucha prisa. me encrespa la morusa mientras nos deshacemos de calor. los dedos, tan finos, revolviendo delicadamente las cosas, yo sufriendo, sufriendo de cercanía. si nos entra la bellaquera nos hablamos despacito por ratos que comienzan unfolding layers y layers de historias bronceadas, camas llenas de leche y materia de chocha. él suelta palabras al aire y es muy cínico. estoy esperando el momento de su crueldad.

3.
ahora mismo salió a buscarme. si continúa la madrugada
en cada lunar de su espalda voy colocando las instrucciones para que mi conjuro nunca lo sofoque. que no logre escapar de su tranquilidad. que no me deje caer nunca en llanto. que fomente mis fetiches con sus ventanas y sus lunares. y con sus manos. me pide que lo obligue a escribir. yo lo miro con ternura. en el fondo del encuadre de mi alma recojo toditos los tomos que se unen para vociferar mi historia. me la cuentan al oído. él me pregunta por qué no termino las oraciones, porque ya he comenzado a contarle un par de eventos. no le hablo de mis amigos. le narro una que otra historia de horror sobre algunos amantes. como continúa la luz apagada, ignoro su reacción. pero me abraza. creo que nos hablamos despacito. creo que no dejamos de besarnos.

4.
esto se jodió, r. la entrega y sus ferocidades me atacan mientras las rebanadas de cebollas caen sobre el plato azul.

te quiero. envíame tus bendiciones.

yo.

January 2, 2007

Despedida en dos tiempos: Harlem y Augusta

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

James Brown In The Jungle Groove bEscribe Gloria Carrasquillo Padró
Corresponsalía de Nueva York

Entonces negros, entonces, entonces
podréis besar con frenesí las ruedas de las bicicletas…

Oda al Rey de Harlem
-García Lorca

Harlem se transforma volcado en las calles para ver pasar el cortejo fúnebre de James Brown, el Padrino del Soul. Su ataúd laminado en oro de 14 quilates llegó desde Augusta, Georgia, nada menos que en la van Ford Club Wagon del 95 de su fiel chofer, William Murrell.

La odisea comenzó en Augusta, pero el cambio del forro del ataúd (de azul a satén blanco) provocó un atraso interminable, perdiéndose así la oportunidad de transportar en avión el cuerpo de Brown. Entonces, como tampoco se pudo conseguir un jet charter, se decidió que se recorrería el camino por carretera.

El Tearo Apollo, en el corazón de la calle 125 de Harlem, abrió sus puertas para celebrar el velorio-último show del hombre leyenda de la música soul. La muchedumbre le esperó durante horas a pesar del viento helado que bañó la ciudad.

Mujeres y hombres, mayores y niños encopetados o pobres, con sombreros, botas y elegantes o humildes abrigos vieron desfilar con ojos asombrados el imponente coche blanco con el féretro dorado que brillaba como un sol tirado por dos enormes caballos blancos. A lo largo de la calle, la gente cantaba y bailaba los ritmos ennoblecidos por el irrepetible James Brown.

Otros portaban carteles hechos a mano con el famoso slogan que el creara al inicio de la batalla por los derechos civiles: “Say it loud: I’m black and I’m proud”. La negritud gritaba, reía y lloraba mientras que los albos corceles caminaban con un ritmo y majestuosidad propias de arrastrar los restos de un general o tal vez, en ese glorioso momento, al definitivamente garcíalorquezco Rey de Harlem.

¡Ay, Harlem, disfrazada!
¡Ay, Harlem, amenazada por un gentío de trajes sin cabeza!
Me llega tu rumor,
me llega tu rumor atravesando troncos y ascensores,
a través de láminas grises,
donde flotan sus automóviles cubiertos de dientes,
a través de los caballos muertos y los crímenes diminutos,
a través de tu gran rey desesperado
cuyas barbas llegan al mar.

December 16, 2006

Segmento de la estrella

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

roberto bola  oEscribe Roberto Bolaño
De la novela 2666

En realidad, cuando uno habla de estrellas, lo hace en sentido figurado. Eso se llama metáfora. Uno dice: es una estrella de cine. Uno está hablando con una metáfora. Uno dice: el cielo está cubierto de estrellas. Más metáforas. Si a uno le pegan un derechazo en la mandíbula y lo dejan knock out, se dice que ha visto las estrellas. Otra metáfora. Las metáforas son nuestra manera de perdernos en las apariencias o de quedarnos inmóviles en el mar de las apariencias. En este sentido una metáfora es como un salvavidas. Y no hay que olvidar que hay salvavidas que flotan y salvavidas que caen a plomo hacia el fondo. Eso conviene no olvidarlo jamás. La verdad es que sólo hay una estrella y esa estrella no es ninguna apariencia ni es una metáfora ni surge de ningún sueño o pesadilla. La tenemos ahí afuera. Es el sol. Esa es, para nuestra desgracia, la única estrella. Cuando yo era joven vi una película de ciencia ficción. Una nave pierde el rumbo y se aproxima al sol. Los astronautas empiezan a sentir dolores de cabeza, eso lo primero. Después todos sudan copiosamente y se sacan sus trajes espaciales y aún así no pueden dejar de sudar como locos y deshidratarse. La gravedad del sol los atrae implacablemente. El sol empieza a derretir el revestimiento de la nave. El espectador no puede evitar sentir, sentado en su butaca, un calor insufrible. Ya no recuerdo el final. Creo que se salvan en el último minuto y corrigen el rumbo de la nave, otra vez con destino a la Tierra, y atrás queda el sol, enorme, una estrella enloquecida en la inmensidad del espacio.

December 2, 2006

El escritor idiota

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Maxfield IdiotEscribe Francisco Font Acevedo
Especial para Estruendomudo

Con demasiada frecuencia escribir, al menos en sus primeras etapas, acarrea una dosis de idiotez. Quien en su día se haya propuesto la ficción identitaria de convertirse en escritor, por más solvente que sea intelectualmente, muchas veces cae en la infatuación egocéntrica de desear de forma inmoderada visibilidad, reconocimiento, fama o éxito, esos detritos del mercado cultural que refrendan ante el ojo público la creación literaria. Para muchos escritores, sobre todo primerizos, se trata de una primera ansiedad especular: el deseo de ver en los demás la imagen del literato (en cualquiera de las versiones míticas disponibles) que se han construido sobre ellos mismos. Validar dicha imagen en el otro, desear que el otro (lector, crítico literario, académico) admire, comente y fije su autorretrato artístico se convierte en uno de los principales objetivos de su quehacer literario. Se trata en definitiva de una vanidad narcisista –para algunos un elemento consustancial de ser escritor— pero también es síntoma inequívoco de que el escritor, independientemente de sus méritos literarios, se ha convertido en un idiota.

El escritor idiota (no debe confundirse con el “idiota escritor”, concepto teorizado por Juan Duchesne Winter en su libro “Fugas incomunistas”) se refiere a una identidad tránsfuga, a una etapa incipiente, acaso germinal, de un artista de la palabra. Su idiotez se refiere a una deficiencia perceptiva del mercado editorial, a una deformación sublimada de la actividad literaria y a un imaginario mítico que asocia el proceso creativo con la marginalidad del bohemio y la excentricidad del dandy decimonónicos. En nuestra sociedad de modernidad tardía (o aguada postmodernidad) esta identidad “pastiche” es reconvertida en un producto sucedáneo más del escaparate del mercado editorial, uno de cuyos dispositivos son los concursos literarios.

Hoy existen concursos literarios para todos los temas y temperamentos literarios imaginables. Para tener una idea cuantitativa, en “Escritores.org” se reseñan más de 2,000 concursos dispersos en América Latina y España. Éstos van desde concursos de prosapia legendaria como el Premio Biblioteca Breve de novela que auspicia desde hace más de cuatro décadas la Editorial Seix Barral hasta los más anodinos como un tal Concurso de Relatos Sociales, cuyo tema es “Cartas a un gobierno”, oportunidad única para que el escritor haga gala de su genio político y sociológico mediante la descripción de un modelo de gobierno. Casi todos los concursos, ridículos o no, se autorizan con el objetivo filantrópico de fomentar el talento literario. Los alicientes: un premio en metálico y la publicación y difusión de la obra. La oferta es vasta y atractiva, y el escritor idiota tiene a su alcance el pasaporte de ensueño para llegar a sus quince minutos de fama.

Pero la fama, se sabe, es un simulacro de las sociedades del espectáculo, una vitrina de efectos especiales que camufla un sistema de inclusión y exclusión que pocas veces tiene que ver con el talento artístico. Ocurre en las industrias de la música, del cine y la televisión; ocurre en la industria editorial también. Los concursos literarios más “prestigiosos”, esto es, de mayor dotación económica (los de grupos editoriales como Planeta y Santillana, por ejemplo) funcionan en realidad como una inversión editorial. La convocatoria de sus concursos atrae a cientos de escritores cuyos manuscritos se convierten en un archivo amplísimo de donde escoger una obra rentable, de excelente, buena o mala calidad literaria pero de posibilidades de venta amplia. La dotación económica no es otra cosa que la compra de los derechos de autor. Una inversión de 175,000 euros o dólares se espera que produzca un rédito que multiplique la cifra.

Los escritores que participan en estos concursos élite someten sus obras a una lotería manipulada. Su idiotez, sin duda, no ha sido superada. O presumen que su talento es de calidad cósmica (mi manuscrito es mejor que otros 300 ó 400) o son víctimas ingenuas de la presunta filantropía editorial y su nómina de “distinguidos” miembros del jurado. Una práctica bastante común en estos concursos es que de los 300 ó 400 manuscritos sometidos, sólo le llegan al jurado una decena de éstos, previamente cribados por un comité anónimo al servicio de la editorial que auspicia el premio. Esta práctica denunciada por el escritor Gustavo Nielsen, finalista del Premio Planeta de Novela (Argentina) de 1997 y la acusación de que el premio estaba ya “comprado” para la novela Plata quemada de Ricardo Piglia, desencadenó un proceso judicial en los tribunales argentinos que recién el año pasado sentenció a Piglia, a su agente literario, Gustavo Schavelzon, y a la Editorial Planeta a pagar $10 mil cada uno a Nielsen. Al conocer el fallo del tribunal, éste comentó: “No cuestiono el valor literario de Piglia, pero creo que no es justo que hagan participar a 264 ingenuos de una gran campaña publicitaria armada como si fuera un concurso literario.” En este caso, el pasaporte de ensueño para tantos escritores eran $40 mil y la publicación de su manuscrito.

264, 300 o 403 escritores idiotas o “ingenuos”, al decir de Nielsen, avalan año tras año los dispositivos publicitarios y las inversiones camufladas de filantropía artística de editoriales e instituciones culturales en los países de habla hispana. El novelista Javier Marías, a propósito de los manejos turbios y la selección mediocre de obras en un certamen literario otorgado recientemente, comentaba: “no acabo de entender que algunos escritores participen en este tipo de historias” cuando “la turbiedad en sus mecanismos y métodos se da por descontada”. Una de las razones, no la única, ni necesariamente la más poderosa, es sin duda el síndrome del escritor idiota.

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Plural. Ilustración: “The Idiot”, Maxfield Parrish, 1910.

December 1, 2006

Estefanía Reed, coronada 5 nov. 1985

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Rhonda Beauty QueenEscribe Juan Ducasse
Especial para Estruendomudo

Llegué
Esquivando el celaje de mis pasos
Con la garganta devorada
Como la noche más obsesiva de la historia
Sin nada

(Las velas listas, las nubes afuera
Con furia)

Llegué a ti sin nada en las manos
A sincronizar una emisora sonámbula
la más escandalosa del cuadrante
A pedir una cena de calamares vivos
A mirar tu rostro de diosa

(El mar muy cerca, incógnito
Los puertos demolidos)

Vine a arrastrarme en tu alfombra
A probar tus sillas
a sentarme en cada una de ellas por un siglo
Vine a abrir el refrigerador cien mil veces
a destapar todo el vino

(La pista del aeropuerto, con vapor
Pantanos de nostalgia)

Llegue a ti sin nada en las manos
a empuñar tu pelo de alambre
a hacerte una corona con mis diez dedos
a espigar tus escamas
a bailar dentro de tu cuerpo
a rociarme en tu sudor de océano
a adorar tus ojos de almendra entrecerrados
a columpiar tus muslos amazónicos
a encontrar la huella de tu espalda herida
a contarte la historia del mundo
a engañar tu mente galáctica
a temblar con tu temblor
a poner más sal en tu lengua
a oír tu oído
a sorber de tu trauma
a aprender tus teorías
a leer tus papeles amarillos
a pronunciar tu piel lila
a tomar un té contra la muerte
a colar un café espumoso
a abrir una fruta roja y dulce
a pedir todo lo que queda
a robar para darte
a delinquir toda la vida
A despertar antes de mañana
Esquivando el celaje de mis pasos

November 17, 2006

Tantrums (Selección de poemas inéditos de Adiela Arroyo)

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Escribe Adiela Arroyo
Especial para Estruendomudo
Tantrum #8

74415711 8b732c807e 1

Te vuelves tuyo, muy tuyo
y yo y los míos no cabemos.

Te pierdes en el abismo.
Demagogo a conciencia.

Niño raro.

Saco tiempo para meterme
en tus grietas
a lamer costras.
Lapa chulita.

Me tiro de cualquier esquina
y entre más alto suba,
menos me importa la caída.
Kamikaze suelta.

He bebido varias veces
tus venenos.
Nunca inmune, siempre
al tragar me arrepiento.
Pero eres dolor sabroso.

Dolor rosita.

Algodón infectado
para mis heridas.

¿Y si realmente no nos importa?

Divertida adicción, nada que hacer.
Los tirijalas se congelan
en espacios desconocidos,
pero al sentarme en tu
necesidad de paz,
nos damos una de oasis.

Calma rica.

Ni te enteras
ni me entero.
Enajenados de quinta
enmienda.

Viaje sin copiloto.

Tus búsquedas, siempre
son intensas
y yo, cruising mode,
amarrándome el pelo
con pedacitos de arterias.

Viaje feo.

Cuando me miras lindo,
cuando me pellizcas la retina
para ver que te miro,
para que vea que me miras,
lees en tu reflejo
que me pudro
como mangó caído.

Hasta en braille se
sabe que te quiero
y se me desbordan
los secretos.

Te jactas de antídoto,
regresas a ti llevándote
el forro que me cubre los huesos.

Así, te miro de vuelta
pero estoy finger painting
con el niño que tienes dentro.

Seguro de que te quiero
me dejas de mirar,
ya como antes,
porque sabes que estás inerte,
que vas a cien millas
con los cabetes sueltos.
Me sonríes parando en seco.

No tenemos masilla
para nuestros huecos.

Somos espumita fría.

Nos halamos para
sentir alivio,
porque a veces se
nos pegan unos dolores
que tú me quitas
y que yo te curo.

Cariño virtual.

Te vas rapidito,
yo me voy rapidito.
Lo que pasa es que
a veces no qui – e – ro.

Tantrum #6

256723052 ebb8e70388

Es necesario que él sepa:

Que el crucigrama es mi diario.
Que el café se me adhiere al corazón.
Que he chocado catorce veces.
Que los top ten me parecen psiquiátricos.
Que me apasionan los mapas.

Que tengo muchas paranoias.
Que no como mariscos.
Que no sé decorar.
Que me da más frío que antes.
Que quiero escribir un libro.
Que odio el humo ajeno.

Que lloro de pena más que de rabia.
Que tengo síndrome de la mujer violada.
Que el cine no me mata.
Que no escucho rock anglosajón.
Que quiero salvar el mundo.
Que todo se me olvida.
Que alucino con las ferreterías.
Que les creo a los astrólogos.
Que quiero más de lo que tengo.
Que ya no le temo a la oscuridad.
Que no estoy vacunada.
Que escribo.
Que el diccionario me excita.
Que casi no voy a la playa.
Que acampar me pone culeca.
Que le temo a los despegues.
Que creo que tengo artritis.
Que me identifico con Ana Gabriel.
Que no sé recoger.
Que estoy rebuscando mi espiritualidad.
Que me da vergüenza con frecuencia.
Que prefiero el vino.
Que quiero saber más.

Que me tatúo en su pelo,
para andar con él.

November 16, 2006

Basquiat en nuestro patio

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

basquiatIEscribe Tomás Redd™
Desde Bastimento, su nuevo blog

XI.5.06

La exposición antológica de Jean-Michel Basquiat que se presenta en el Museo de Arte de Puerto Rico nos abre una pequeña ventana al genio creativo de un artista que vivió muy poco para ser inmortalizado, pero lo suficiente para convertirse en una leyenda.

Sus dibujos resaltan lo que muchos críticos de arte han comentado: un juego visual y estilo child-like, su afinidad con la anatomía, la rayadura y los subtextos del black pride que se perciben en la colocación de textos como AARON (en homenaje a Henry Aaron, el mejor pelotero afroamericano de todos los tiempos).

Para el ojo no entrenado en los malabares discursivos de la estética, la muestra permite conocer de cerca a un sujeto y una época que se ha asociado con los excesos, la intensidad y la pérdida. El catálogo ochentoso de happenings en NYC no sólo incluye al performero que se dió a conocer en las paredes como SAMO; la ciudad sirvió de escenario inicial para el hip-hop, el new wave y remanentes de la escena post-punk. En los dibujos de Basquiat se develan huellas de diversas corrientes artísticas y los ritmos de una ciudad que bombardea y estimula sin tregua.BASQUIATII

Para los antropólogos urbanos amateur, que se tornan insaciables ante la posibilidad de conocer sólo un poco más sobre un fenómeno con edge, la exposición suelta prenda. Casi guardada en una esquina del museo y sin mucho audio se proyecta una entrevista realizada en 1983 por Marc H. Miller, curador y personaje de la escena artística, donde se puede apreciar la irreverencia del ya laureado veintiuñero y el embelezamiento y la condescendencia del entrevistador que intenta “entender” sus propuestas.

El high point de la entrevista: (tratando de que Basquiat le explique su lógica a través de una pieza)

MM– “What’s the difference between a leech and a parasite?”
JMB– “Hardly any”

Dénse la vuelta.

November 7, 2006

Consejos prácticos & teóricos

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

pissEscribe Nicanor Parra

1

Escriban lo menos posible
Preferible sentir a verbalizar
& solamente en el Idioma Patrio

2

Orinen de pie
de espaldas a la cordillera

3

Vivienda
A una altura mínima de 50 mts
Sobre el nivel del marx

4

Megadosis de ácido ascórbico
Natural
El artificial es cancerígeno

5

Precaución en caso de maremoto
Pedir auxilio al Puesto de Policía Más Próximo
Salvo indicación en contrario

6

Cristianismo claro que sí
Pero lúdico
En oposición amistosa al cristianismo autoritario de derecha
y al anticristianismo militante de izquierda
Cero Problema
La Economía para la Derecha
La Política para la D.C.
Léase Divina Comedia
& la Kurtura para la Clase Trabajadora

7

Arte Poética
1% de inspiración
2 de traspiración
& el resto suerte

Yo es Yo
Yo es Otro
Yo es Nadie
Yo es un muñeco
Yo es la Internet Society
Cuya dirección en el cyberespacio es W.W.W. ISOC. Org.

November 7, 2006

La novia del mosquito

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

mosquitoEscribe Pepe Liboy
Especial para Estruendomudo

-A Mario Cancel.

Mi novia estaba casada con un mosquito. Conseguir al condenado mosquito para abrirla era imposible. Los nublados ojos del insecto estaban en su mirada, y la colaboración de una ballena del Pepino era indispensable para reabrirle las trompas, con tal de que se case con otro. Y como ves, muñeca, el jodido mosquito es el que tiene la culpa, y el abogado, y el médico. Yo no tengo más remedio que comportarme como otro insecto más.

Joe, que escribe comentarios en esta página, me hablaba de una rubia que también se había casado con un insecto en la infancia, con tan mala suerte que le gustaban el arte y los pintores, que así casi siempre acaban ellas cuando nadie las descasa. Entonces, Pichicho, que era pintor, la trajo a mi casa arrastrada para que viera a la gordita que se iba a descasar en mi apartamento. Naturalmente, oficiamos la desboda.

-Mosquito desgraciado, deja a esta nena en paz, que ella no tiene la culpa de quererte. Cuando se mete en las playas palúdicas, y te busca entre miles, yo nada puedo hacer sino ponerla a surfear.

Y entonces me dijeron que el ballenón estaba en la playa. Pichicho dijo:
-Deja que la ballena se la lleve, Pepe. Deja que le dé un cachalote. Que te sea infiel con un animal tan pequeño no es culpa tuya.

Había otra rubia en San Juan que estaba loca porque ella decía que el celo del insecto era una pena que sufríamos los blancos por inventar. Con tal de que vivir fuera innecesario, y ganar dinero lo más razonable. Antes de darle el cachalote de la ballena a la novia del insecto, la rubia me vino a ver y me dijo:

-Tu vida con ella parece trabajo. Tienes que pensar con estructuras.

Entonces sí llamé a la gente que siembra animales. Y no olvido la mirara remota de la novia del mosquito.

November 6, 2006

La Gatita (De la antología de relatos inéditos ‘Zooílogico’)

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

gatita y sus cr  asEscribe Emanuel Bravo
Redacción de Estruendomudo

Un día vi confusión en la mirada del místel. Hasta yo, el Rubén que cree en la abstinencia y en el amor, que por respeto nunca ligo muchachas (sobre todo si son decentes), sentí un calor debajo del ombligo cuando llegó al salón la Gatita.

Yo nunca he tenido relaciones con una muchacha, y no las pienso tener hasta que me case con una que me enamore bien brutal. Yo sé cómo es la cosa porque juego San Andreas, y ahí, por chavar, recojo prostis de los muelles. ¡Está brutal cuando el carro se menea y suena el “escuiqui-escuiqui” de los chocansorvel.

Ese día la Gata entró 15 minutos tarde al salón, y cuando su cuerpo esquivó los pupitres alzando sus pompis para no quedar pinchá, todos nos pasmamos. Los ojitos los tenía achinaos, los labios grandes, la piel como Quick con leche clarito (como me lo hace mami), las nalgas bien parás, pero las piernas flacas de modelo, y las tetas pequeñas pero con forma. Alex y Alexis se miraron, Héctor abrió su sonrisota, los hermanos López soltaron un “¡Diaaaaaablo!”, Carmen la panzona se sobó una teta, yo sentí electricidad abajo, y en la cara del místel se podía adivinar lo que pensaba: ¿Qué carajo voy a hacer ahora? Y es que el místel había luchado para mantener la clase en orden. Las primeras dos semanas batalló para que los hermanos López dejaran de venir borrachos al salón, para que Carmen viniera todos los días, para que Héctor y Alexis no se quedaran fumando en el callejón, para que nadie se burlara de mis pantalones ni de mí. Es más, ese día todos parecíamos hermanitos trabajando… algo difícil de imaginar, porque en mi salón hay de toda clase de loco, anormal y maleante. La Gatita no tenía ningún problema, y se sentó sonriéndoles a los muchachos más grandes, a mí no.

El mistel suspiró –una vez lo vi hacer eso cuando Wilfre casi muere de una sobredosis en el salón– y fijó sus ojos en los de ella. Su quijada se alzó como si tratara de no mirarla por debajo del cuello. El trataba, yo no podía dejar de mirarla. Mi vista se tiraba en la chorrera de su pelo negro rizo, como una gotita de helado de chocolate seguía por sus hombros, que no deberían llamarles así porque “hombrunos” no eran. Después le seguía bajando por la espaldita, y con la tira del braciel se me iba subiendo el te puedes imaginar –como con las Victorias Secrets de mami. Trataba de atender a lo que decía el místel; a nadie le importaba. Creo que él lo sabía, que hasta yo, que conversaba con él en el almuerzo sobre problemas en la escuela, y que era su protegido porque los abusadores de la escuela me hacían llorar, no podía poner mi mente en otra cosa que no fuera su braciel.

Los períodos de clase se fueron en la Gatita. Los muchachos más grandes se llevaron su número. Ella les prestó su celular cubierto de piel rosita, más nena que ella, con un corazón de diamantes. Alex le grabó todos sus números. Después Alexis hizo lo mismo. Héctor también, pero le alzó la voz como si fuera a darle una buena noticia –Tengo una pegaera a esos ojitos achinaos tuyos, estoy enchufao en directo. ¿Mera? ¿Achoo… te las vas a echar de pitcher o me vas a llamal? Tírate pa’ la playa este wiken conmigo… Achoo pa’ velte en el gistro–. La Gatita despegó los labios –Dale sí, acho tú te ves cortaíto, pero la novia–.

Héctor saltó de la silla –¿Qué novia ni que novia?, con lo buena que tú estás, olvídate de eso. Vamo’ apasarno ‘e la raya. Mami esa carita ‘e gatita sandunguera no engaña. Negra, vente conmigo pa’ motivalte, mami, tú pareces una chamaca de video de reggaetón–.

Yannie fue el único que la miraba de lejos tapándose la boca con la mano, con duda, como si viera en ella algo invisible. Sonreía mucho, hablaba bajito, su voz era bien dulce. El místel perdió el día, y la dejó castigada 15 minutos después de clase. A mí me encantó la idea, porque yo siempre me quedo 10 minutos después de la clase ayudándole a lavar la pizarra. La iba ligar por un rato más.

A la salida, mi amigo Jeffrey, el otro muchacho más bajito de la escuela, se asomó a la puerta y gritó –¡Coño! ¡Esa es, que buena e’tá!– Yo le hice la señal de te veo abajo. El místel se sentó frente a ella mirándole los ojos, –Aquí hay unas reglas que tienes que seguir: primero llegas temprano… –En este punto yo supongo que ella realmente no escuchó. –Segundo, traes libreta. Tercero, levantas la mano para hablar. Cuarto, no hablas con tus compañeros a menos que haya una actividad en grupo o discusión.

Ella le sonrió. El respondió con una sonrisa sarcástica –¿Tú me entiendes? Yo no tengo problema con que seas sociable, con que quieras conocer a los muchachos, en el almuerzo, pero aquí trabajamos, y si tú no quieres trabajar dile a tus padres que te saquen de aquí, que no boten sus chavos. Ella, serena, le contestó –Ta bien místel. No voy poder venir mañana porque tengo una terapia con mi psicólogo. Servicios Sociales me quitó mi nena de tres meses y no me la van a dar hasta que termine las terapias–. El místel no tuvo más que decir. Ella se fue. El se quedó mirando a la pared. Yo terminé lo mío, y le dije –¡Diablo, mistel! El suspiró –Ya tú ves.

El bellaquito de Jeffrey me esperó en la parada de guagua pidiéndome la exclusiva. Le dije que se olvidara. Todo esto me dañó la cabeza: cada vez que recojo una puta en San Andreas trato de no recordarme de la Gatita, pero ella regresa a mí con su buen cuerpo, con sus problemas, con su beba, aunque jamás entra a nuestro salón.

November 2, 2006

‘Hard-boiled se llama el género’ (Fragmento de la novela inédita ‘Las tribus sedientas’)

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

unoEscribe Juan Carlos Quiñones
Especial para Estruendomudo
Fotos: Three15Bowery

Regresar al orden de las cosas. Un reloj. El ruido acompasado y el silencio intersticial que se interturnan, profundo el uno, estacato el otro, funcionan como una metáfora aural, un recordatorio, una demanda, un reclamo y un llamado de otro sitio a regresar. También informan la hora.

El tiempo de participar del mundo. Heráclito escribió que los despiertos lo comparten y los dormidos viven uno personal de cada cual. La ventaja del género fragmentario es su actitud lapidaria, su resonancia definitiva, su provocación hipnótica del olvido de su propia incompletud necesaria. Y yo, evidentemente que he leído demasiada filosofía, actividad que, siguiendo a Heráclito, coincidiría con el sueño en aquello de que te lleva a tu propio mundo, a un mundo entre muchos, tangentes, monádicos, discretos.

Esto es una descomunal comemierdería. ¿Por qué carajo me levanto filosófico? ¿No acabo de salir del sueño, de esa comunidad aislada e indefinida de mundos posibles en la que cada cual es rey de espacio infinito habitando una nuez? ¿Porqué carajo salto de una nuez para caer en la trampa filosófica de otra nuez? Mucho ruido, (tic-silencio-tac-silencio-tac-silencio) pocas nueces. Me cago en Shakespeare. Y en Heráclito.

Y parió la vaca. Esta es la mañana del concierto de conciertos. Tic-tac, cabrón reloj; ring-ring, cabrón teléfono ahora. Clak-clak, maquinilla después. Hay que joderse. No me gusta la música clásica.

Esta llamada no la esperaba. Viene de lejos. Todas las llamadas vienen de lejos, porque vienen del mundo. Esta es la llamada que estaba esperando. Tengo puestos calzoncillos de boxeador no muy limpios, aunque no cagados. Apesto, aunque no demasiado. Cojo el auricular y escucho lo lejos a lo lejos que me llama, que me habla. Estiro la mano hacia la mesa de cartón prensado y la mano (mía) encuentra ciega el cartón prensado de los cigarrillos Marlboro. El cuarto apesta a cigarrillo, by the way. He fumado mucho aquí, muchísimo, y otros han fumado muchi-chi-chísimo más que yo muchi-ch-chi-chísimo más que yo desde hace muchi-chi-chi-… bah, ya se entiende. El movimento de la mano a los cigarrillos es ciego, cool, como practicado mil veces si una porque ha sido practicado mil veces si una. Me sale natual porque es un gesto adquirido. Está prohibido responder al teléfono negro, por supuesto, antes de encender un cigarrillo, inhalar profundo, marearse un poco y entonces ya, entonces responder a la llamada del mundo botando mucho humo por la boca y las narices. Esto también me sale cool, sólo me faltan unas gafas para ser chester cheetah o spud mcenzie o uno de los belushi y en verdad no me faltan porque las tengo, pero gafas oscuras en calzoncillos rompe lo cool. Y lo cool es lo esencial.

Como se ve, soy un personaje de novela negra.

No hay que ser un genio para saber esto, porque la novela negra es un género generalmente escrito por genios mal apreciados para lectores idiotas. Acaso por esto escriben personajes extremadamente idiotas, como yo. Aunque yo, siendo idiota, soy medio genio. Heráclito, Shakespeare, eso. O acaso esto me hace más bruto. Qué sé yo. Mata el tiempo antes del tiempo de matar (soy un hitman, no hay que adivinarlo, no hay que ser un genio; pistola, y me sirve para sustituir las pesadillas reales por otras pesadillas peores pero más elegantes. En esto me ayuda el ron. Whisky, que es totalmente anacrónico en estos lares tropicales pero totalmente cómodo en la novela negra. Qué disparate.

Racionalizo la muerte pero no ahora. Pienso solo (esto que se lee se llama fluir dedos conciencia en lenguaje literario) y escribo, o no escribo yo. Eso se verá y con suerte se dilucidará después. Ahora soplo humo y respondo al teléfono asintiendo con la cabeza así así, como si la voz al otro lado del mundo me estuviera viendo. ¡Imagínate qué estampa! Tú dirías que estoy loco, pero tú dirías que yo estoy loco como quiera. No me importa lo que tú dirías, y cuando me vaya a importar te aviso. Siéntate cómodo y no aguantes la respiración, consejo de amigo. Aunque yo no soy tu amigo. Yo no tengo amigos. Yo sólo tengo no-amigos y enemigos. Me llevo mejor con los primeros que con los segundos, o me llevo peor con los segundos que con los primeros o me llevo mal con los segundos y simplemente no me llevo ni bien ni mal con los primeros, y entre esos entras tú. Por ahora. Si te portas bien te quedas ahí, y te conviene quedarte ahí quietesito, leyendo esta mierda. Si te portas mal… no jueges pega tres si no te quieres pegar.

Yo soy un antihéroe de novela negra. Por eso es que asiento así así con la cabeza mientras hablo por el teléfono en calzoncillos y por eso hay una botella de whisky barato en la mesa junto al cartón de cigarrillos y un abanico en el techo que no echa una puñeta de aire y yo sigo el juego, aunque confieso que lo encuentro todo un poco ridículo. Hay un supuesto, una condición de posibilidad que no se cumple para que todo esto no sea ridículo: esto no es una película. Sólo ante el ojo de la cámara cinematográfica funciona toda esta comedia rancia y no hay una cámara por todo esto. Yo lo sé. El cabrón que me escribe lo sabe. El sabe lo ridículo que es todo esto sin cámara, y también sabe lo necesario que esto es, como lo sé yo. El sabe cosas que yo no sé. Pero yo, (y esto él lo sabe) sé cosas que él no sabe. Cosas veredes.

Esto parecería inaudito. Pero tranquilo brother, respira, que esto no es la vida, al menos todavía no. Hay cosas importantes. Me han dicho cosas importantes por teléfono, y respondido como debía, asintiendo así así con cara seria y jalando y soplando el cigarrillo. Estas mierdas me van a matar. Sí, esto es un chiste. Porque no hay que ser un genio para saber que lo que me va a matar es un tiro en la nuca si tengo suerte y un tiro en la barriga si tengo suerte, pero de la mala. Esa muerte es la peor. No, hay muertes peores. Yo las he vendido todas, o casi todas. No las exóticas (esto es un hard-boiled, remember) sino las efectivas. Y yo cobro cash.

Hay confusión. Todo está como, donde debe, pero hay confusión. Yo me siento desordenado y vacío, como el mundo antes de su nacimiento. Eso es, yo me siento antes del mundo. No hay contradicción entre el dicho y el hecho, aunque sí mucho trecho. Confusión y aparente normalidad. Normalidad turbia de novela negra. Nostalgia, humo, jazz, bah, ya se sabe. Y la necesidad de este cabrón de escribir dentro del género y escribir algo genial y original a la vez. Va bien con la primera, pero lo veo medio jodido en la segunda. Pero ¿sabes que? Tú y yo lo vamos a salvar. Creo. No que se lo merezca, porque la verdad que es un carbón (yo tengo mis razones personales para odiarlo que no te conciernen, digamos que el me debe, y me va a pagar) pero así es la cosa. Sólo anticipo esto: be careful of what you wish for, incauto lector. No es lo mismo llamar al Diablo que verlo venire.

Y hablando del diablo y de llamadas, mejor hubiera sido que fuera el diablo el que me llama, el que me llamó hace un rato con la noticia importante. Dios sabe que el diablo tiene este teléfono sabido de memoria.

***

La mujer está muerta. Como debe ser. No hay sorpresa alguna ahí. Siempre que me encuentro con la mujer muerta me divierto jugando al escritor. Porque recuerdo un cuento que causa admiración (para mí totalmente incomprensible) por su brevedad y su ingenio. El cuento va así: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.” Este cuento es una mierda. Eso es lo que yo pienso. Y me invento uno mejor, que dice así: “Cuando despertó, el cadáver todavía estaba allí”. ¡Carajo! ¡Eso sí es un cuento para cagarse en la madre! ¿No?, siempre me río un montón con este chiste interno que yo me hago. Además, el que escribió la mierda de los dinosaurios se plagió ese cuento, y yo no me explico cómo ningún literato se ha percatado de este robo insultante, o se han percatado y conspiran para proteger al mamatranca que lo escribió. Lean esto: “Cuando Gregorio Samsa despertó aquella mañana, luego de un sueño sobresaltado, se encontró en su cama convertido en un monstruoso bicho.”. Si yo llego a estar del otro lado, del lado de allá, del lado del orden de las cosas… hay bendito, de que le pego un tiro a ese cabrón se lo pego, bien pegao. Por copión. I rest my case.

tresHasta aquí, hasta ir callejón y encontrar a la mujer muerta destartalada en el piso gracias a la indicación de la llamada telefónica, nada anormal. La pregunta obligada también es normal y predecible. Te la dejo a ti, Sherlock Holmes de pacocotilla.

No es imposible que yo haya matado a esta mujer. Como dije, el cabrón sabe cosas que yo no sé, y cosas que tú no sabes como yo sé cosas que él no sabe y tú tampoco sabes, de modo que el más pendejo aquí eres tu. Y mientras esto se sigua narrando en primera persona parece que las cosas van a seguir así. No hay sorpresas hasta ahora. Sólo un poco de confusión en la respuesta a la pregunta de rigor. Rigor, como en rigor mortis.
Esto es una novela negra. Y esto es un chiste malísimo de novela negra. Rigor, rigor, get it, get it? Entonces hay un salto. Cuando menos te lo esperabas tu y me lo esperaba yo, yo me pregunto la pregunta de rigor mortis y si no sé si la mate yo viene obligada la pregunta de quién la mato, ¿no? ¿no es así? Y aquí, en este instante ha ocurrido un salto, un sobresalto, una sorpresa. Me he convertido de hitman en detective de un zarpazo. Qué jodón, ¿no? Todavía estamos acá, en la caja negra, pero algo se difuminó. Yo lo sentí. Y tú también.

Yo sólo me acuerdo de algunas cosas. Carajo, pero yo creo que todo el mundo se acuerda sólo de algunas cosas. Acaso yo me acuerdo de menos cosas que muchos, pero eso es porque yo bebo mucho. Pero he de acordarme más o menos de tantas cosas como de las que se acuerdan todos los que beben mucho, que son muchos. ¿Tú bebes mucho? En verdad no me importa, pero consejo de amigo: “Hermano bebe, que la vida es breve”, dice una canción de la que no me acuerdo y que bueno, porque es una mierda de canción. Pero, eso sí, mejor consejo en el mundo no te puedo dar. La vida es breve. Vita brevis, ars longa. Vita brevis, rigor mortis. ¡Ajá! No te esperabas que yo supiera latín, ¿verdad? Bueno. Yo tampoco.

Ahora hay que salir. Ya se hizo lo que se pudo, por dentro y por fuera. Se rebuscó el cuerpo rigurosamente muerto de la mujer (ja, ja, sometimes I kill myself… ¡oops! There I go again…) y se descubrió un detalle sorpresivo: la mujer no era una mujer. La mujer tenía un bicho más largo que la esperanza del pobre entre las piernas, y esto es sorprendente, porque era bella. Yo no me meto en la vida sexual de nadie, pero esta o este ya no tienen vida sexual ni de otro tipo, si hemos de ser rigurosos (je, je, ¡somebody stop me!). En vida sexual, esta persona era un travesti. Eso pasa en la noche puta de estas latitudes, aunque esta persona no era una puta. Yo conozco mi gente. El bicho de esta persona está mutilado, aplastado, aparentemente machacado a martillazos. “Je je, alguien se llevó tremenda sorpresita.” Pienso yo solo, y me río. Ya se que este es un crimen pasional, o de despecho, o para ser más rigurosos, de sorpresa (I’m on a roll here). A alguien no le gustó lo que encontró entre las piernas de esta mamacita linda. Tiene los labios lindos. Tiene los ojos bellos, aunque los tiene cerrados. ¿Qué como lo sé? Mira, porque lo sé. It takes one to know one. Tiene un peluche rosado en la mano izquierda, como anidando ahí, como un pajarito. La escena de la mano es tierna. El resto de la escena no lo es.cuatro

¿Qué por qué me importa quién mató a esta pobre infeliz? En sí mismo, el hecho no me importa demasiado. Nada me importa demasiado, excepto ese sueño extraño de regresar al orden de las cosas que me atosiga cuando cierro los ojos. Y ese peluche, ese bicho machacado, esos ojos bellos e invisibles pueden ser una clave. Cualquier cosa puede ser una clave. Hay que vivir paranoico en estos lares. Y la llamada, claro está. Y un miedo vago, incómodo, de que me maten sin averiguar algo. Y un malestar incierto, triste, de la posibilidad de que yo haya matado a esta mujer. Que no es mujer. Que no era mujer. Que ahora no es nada. Eso sí, a esa nada se aunarán pronto dos o tres, o cuatro, entre ellos acaso yo, acaso otros. Acaso el cabrón. Acaso tú. Inhala, exhala.

Le pongo una tarjeta en la boca: Juan Carlos Quiñones, detective privado.

Y que se joda

November 2, 2006

La sonrisa close-up de Martí

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Copia de marti close upsmileEscribe Sonia Marcus Gaia
Desde La Casa Naranja
Especial para Estruendomudo

Cheeeeese. Flash. Y la quijada se reventó contra el suelo. Segunda versión. Ink Light Version. Acústico Flow. Cayó de cóccix, semi-sentado, Antonio Oliva, alias El Mulato, le cercena el tórax de cúbito supino. Ángel de la Guarda que corre como puta con la noticia sometida en el culo. Martí ha muerto. Nueva York titila a lo lejos. Macandal Moch Pit para la Sierra y los mambíes. Cultural Rave en la selva y el cogote. Prefiero verte muerto a verte vil. La tierra recorre las incisiones de empastada con amalgama. Mellao y muerto, fracturado, muerto orificado, como sus dentelles. El doctor Zayas-Bazán, patriota de la boca de Martí reportó que “había perdido hacía algún tiempo el incisivo central superior izquierdo y el lateral del mismo lado se hallaba en tan mal estado, que fue necesario la desvitalización y reparación de la raíz para insertarle un diente artificial sobre espiga. Esa incisión no pudo hacerse …” El colmillo o la vida. La camada de hongos disparando en Dos Ríos. El Maestro, espiga sangrienta, enterrado en fosa común. De legado a la tierra, varios molares. Freud catapulta su bocanada abierta en un grito de Munch. Castración 001, básico a medio. Un mes más tarde la putrefacción es perfecta según los médicos forenses. Un pie dance hall se retira a la altura del hombro. Crucifícate en bikini, te ves más sensual así. Doce años más tarde, un nicho es perforado. Se examinan los restos. Se colocan en una urna. Se les hecha un voto de abstención, una de silencio, otro de mordaza. Aceite y vino. Y cáliz de mi sangre, que fue derramado por todos ustedes para el perdón de los pecados. Afuera un diente es rebuscado, auscultado, trastrabillado, desencajado, vuelto a presentar en sociedad. El Hijo lo pide, el Gobernador se lava las manos como Pilatos. Estrella solitaria de calcio y azufre. Emilio Bacardí Museum, Balseiro Company desde Santiago de Cuba. Ocho piezas faltantes en el tablero. Dos piezas empastadas por amalgama. Un pieza sobre espiga. Un muerto fracturado. Y un muerto orificado. La pieza #23 yace chat-tónica, catatónica, catastrófica, atrofiada en una vitrina. El tablero de ajedrez apunta al Caribe violento. El caballo negro pretende, ahora, comerse a todos a dentelladas. Monalisa se muere en Ocho Ríos. Palito Ortega remasteriza La sonrisa de Mamá. Un lumpen es sacrificado a golpes en la provincia de Matanzas. Mañana habrá arroz chino en dientes de dragón para la cena. Martí posa para la Muerte. Una sonrisita, por favor.

November 1, 2006

En Casanova (Fragmento de novela inédita)

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

panicoEscribe Francisco Font Acevedo
Especial para Estruendomudo

No había casi nadie en El Boricua cuando llegué. Unas horas después se llenaría de estudiantes, pero todavía era temprano. Un cantor de protesta venido a menos estaba de pie en el mostrador de la barra. Saltaba a la vista que su valor de cambio era cero. Fumaba los cigarrillos en cadena, bebía cerveza y de vez en cuando se empinaba una caneca de ron que llevaba en el bolsillo trasero de su pantalón. Envuelto en el denso humo del cigarrillo, el hombre parecía sacado de una novela negra. Hablaba sin cesar a Matilde, la bartender, sobre algún detalle del concierto que daría en el Centro de Bellas Artes de Santurce en diciembre. Los asiduos veníamos escuchando aquel cuento hacía rato. Según me dijera Matilde, todos sabían que el concierto sería en diciembre pero no de qué año. Hacía dos, casi tres años que el cantor hablaba de los preparativos del concierto.

Al verme, Matilde me saludó e hizo una mueca de tedio señalando al concertista. Ordené una cerveza, me la sirvió y me miró como suplicándome que la relevara. Me hice el desentendido: no tenía paciencia ni nariz para soportar aquella monserga. No tolero el humo de cigarrillo.

Me senté en la terraza del local. No había nadie con quién conversar y muy poco para alimentar la pupila. No había movimientos bursátiles en el paisaje. En algunas estructuras aledañas podían leerse algunos graffitis de la última resaca de protestas estudiantiles. Nada muy original que digamos, las mismas consignas de hace cuatro décadas: abajo imperialismo, fuera yankee, patria o muerte, etc. El letrero de El Boricua tenía el dibujo de un machete revolucionario y en la pared de la fachada una pintura en air spray gris de Betances. El padre de la patria tenía una expresión tristona en los ojos y la barba le lloraba más que de costumbre. No lo culpo: aquel cuento infinito del cantor le daba ganas de llorar a cualquiera.

Me quedé fijo observando el bigote de Betances. Por alguna razón no podía dejar de mirarlo. El air spray le había dado una cualidad sedosa que alteraba lo crespo que debió haber sido en la realidad. Era casi como si estuviera hecho de algodón. Si hubiera estado solo me hubiera echado a llorar allí mismo, no por nostalgia patriótica, sino por desamor. Ver aquel bigote de algodón me recordó a Dora, a mi amada Casidora.

Yo venía de varios fracasos amorosos cuando la conocí. Estaba tratando de combatir el acné que me había provocado mi último desamor. Sucedía queMendieta conocía a una mujer, me entusiasmaba con ella, ésta se entusiasmaba conmigo, salíamos un par de veces, nos acostábamos, vivíamos una luna de miel por varios meses y, de pronto, al momento de definir una relación más estable, kaput, la mujer me acusaba de inmaduro y me dejaba. Por más que me preparara mentalmente para ese momento, la acusación de inmadurez siempre infectaba la piel de mi cara y enseguida comenzaban a brotarme espinillas y barritos. Era como si mi rostro se tomara unas vacaciones del resto del cuerpo para darse un viaje a mis años de adolescente. Hasta que no pasaran al menos dos semanas del rompimiento mi cara no volvía a su verdadera edad. En el ínterin debía explicar a mis compañeras de la Ofinica y a mi padre que el acné era el efecto antibiótico de mi cuerpo contra el estrés. No sé si me creían, tal vez no, pero por lo menos tenían el tacto de nunca cuestionarme. Sólo Chepo conocía la verdadera causa. Le bastaba verme la cara para saber que estaba en medio de un nuevo descalabro amoroso.

–Te conviene masturbarte, Dimas. Es la mejor maniobra para devolverle la salud al cutis –me aconsejaba cada vez que me ocurría.

Tal vez Chepo tenga razón, no sé. Nunca he podido seguir su consejo. No antes de que pasen por lo menos dos semanas del rompimiento, dos semanas de luto, como dice mi amigo. En estos días, de hecho, me está volviendo la lozanía al rostro. Ya era tiempo. Al principio de esta semana se cumplió el periodo de luto por el abandono de Casidora.

La había conocido en un parque de diversiones bajo techo llamado Wonderpark. El sitio estaba atestado de niños incordios que iban de un lado a otro, de fila en fila para montarse en las machinas o jugar en las maquinitas de videojuegos. Era todo lo que ofrecía el lugar: entretenimiento con luces de neón. Pero a mí no me importaban las atracciones ni los niños, sino sus madres. Estaba allí en busca de amor.
Todavía me quedaban en la cara los vestigios de mi último desencuentro amoroso, una o dos espinillas. Mi relación con Grecia, una estudiante de Administración de Empresas, había sido breve. La mujer siempre vestía de etiqueta ejecutiva y su valor de cambio era inestable. Por un lado, sus piernas, dos columnas que hacían honor a su nombre, cotizaban sus acciones muy por encima de la media del mercado. Por el otro, su boca, amordazada por un bozal ortodoncista, la hacía susceptible a una penosa depreciación. Era, pues, como sus orejas, ni lindas ni feas: de valor promedio. Tal vez por la cualidad intermedia de sus orejas, el barómetro principal de mi apreciación femenina, nunca llegué a enamorarme de Grecia. Probablemente, por la misma razón me quedé impasible cuando, al mes de estar juntos, me confesó que se había acostado con su jefe, un abogado de un prominente bufete. En todo caso, el saldo de su abandono fue menor: sólo una boba constelación de espinillas en mi frente.

Habiendo fracasado con una estudiante universitaria, me hice de la idea de relacionarme con una mujer más madura, de más experiencia en la vida que, contrario a Grecia, no fuera vulnerable a las fluctuaciones del mercado masculino. Wonderpark me pareció el lugar perfecto para encontrarla. Por el superávit de niños en el parque de neón las probabilidades de hallar allí a una madre divorciada o soltera eran altas. Una mujer así, que al mismo tiempo conociera la felicidad de la maternidad y la infelicidad del desamor, sería perfecta para ponerle fin a la cadena de mis infortunios amorosos.
Mi idilio en Wonderpark no fue la consecuencia de un amor a primera vista. A decir verdad fue mi premio de consolación. Antes de conocer a Casidora, había intentado conquistar a otras dos madres. La primera, al saber que andaba solo, tomó de la mano a su niña de seis años, un globo rosáceo con el cabello lleno de horquetillas, y se apartó de mí pensando que yo era un pedófilo. La otra, menos brusca, no quiso darme su número de teléfono cuando supo que yo no tenía celular y que vivía en el casco de Río Piedras. Descorazonado por ambos rechazos, me acerqué sin mucho entusiasmo a Casidora. Su mahón pegadísimo prometía la excitación de una montaña rusa, pero su cabellera rala y la brocha fina de su bigotito hacían pensar en una casa embrujada. Sin duda cotizaba muy por debajo de las madres que ya me habían rechazado, pero recordé lo que ese día Ruk nos había pronosticado a los escorpios: “Encontrarás el amor donde menos tú lo esperas”.

casanovaAsí fue.

Volví a conocer el amor en el algodonado bigote de Casidora. Como ocurre con todas las mujeres feas, su mayor encanto estaba oculto al ojo público. Lo descubrí la primera vez que hicimos el amor. Debajo de los mechones laterales de su dispersa cabellera se escondían las orejas más bellas que he visto en mi vida, dignas de un altar. Seis dichosos meses estuvimos juntos y, si no hubiera sido por el mocoso de su hijo, seguramente hubiéramos terminado casados. Yo estaba dispuesto a soportar al pequeño Tito y su mala costumbre de comerse la secreción viscosa de su nariz, pero, según mi amada, yo era muy inmaduro como para ser padrastro de su hijo y me dejó. Su sentencia fue final y firme: un hombre que escribía cochinadas no podía ser un buen modelo para su niño. Dora, mi bigotuda Casidora, había descubierto y leído mis apuntes para Kamataleón, el thriller pornográfico que me disponía a escribir.

October 31, 2006

Crónica de un recital poético boricua: La actividad de Kattia Chico en Caguas

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

WallPosterEscribe Pepe Liboy
Especial para Estruendomudo

*Nota de la Redacción: Este texto resume la tétrica situación de los recitales poéticos en el país (la palabra improvisación, la palabra cursilería, la palabra sin ton ni son) aunque no estamos seguros de que Pepe esté de acuerdo con ello.

Los albures de la actividad empiezan a verse el viernes. Mi antiguo editor de Filo de Juego, Rafael Acevedo, presenta un libro de poemas, Moneda de sal, que contiene una variedad de comentarios sobre el mundo de la economía, y en particular un comentario de finanzas, el poema “Objeto de Valor”, que se refiere específicamente a la maternidad subrogada. Por cierto, el poema es un comentario crítico a lo que el poeta considera una excesiva glorificación de la capacidad reproductiva. A esta actividad yo no fui invitado, pero compré el libro, y constaté al menos que el tema de la embriología empieza a ocupar un lugar de importancia en la obra de muchos escritores. Pero claro, lo que a mí me interesa comentar es la actividad en donde recitaron Hjalmar, Kattia, Yara y Provi Sein. Kattia Chico se ocupó de invitarme personalmente, y como la actividad estaba pautada para las siete de la noche, en Caguas, salí como una hora antes para llegar a tiempo, porque hay tapón hacia allá a esa hora. Lo interesante es que la escritora no sabía en dónde se celebraba la actividad, y cuando llegué al Centro de Bellas Artes, encontré las puertas cerradas. No obstante, a eso de las seis y media, apareció en la placita un muchacho con una sombrilla. Se llamaba Rafael, igual que mi antiguo editor, y nos dedicamos a buscar el sitio en donde se iba a celebrar el recital.

En un pub nos dijeron que la actividad se iba a celebrar en el teatro Arcelay, que estaba al otro lado del pueblo. Por poco nos vamos andando hasta allá, si no es porque pasó un automóvil de cuyo interior salió la voz de un hombre preguntando: “¿Dónde queda el Museo de Arte de Caguas?”. Entonces recordé que la escritora me había mencionado algo sobre un museo. Rafael y yo nos acercamos a la entrada del museo, pero no vi caras alegres cuando me asomé, por lo cual estaba a punto de irme, cuando mi amigo decidió preguntar si era allí donde iba a celebrarse el recital. La respuesta fue afirmativa, y como quince minutos después llegó la escritora y me dio un besito. Le presenté a mi nuevo amigo, y ella decidió llevarnos a todos al bar del Centro de Bellas Artes, que quedaba frente al Museo. Allí le pregunté sobre “El corazón de Voltaire”, ya que aunque Kattia casi no habla de escritores, esa obra me la ha mencionado. No sé si saben que “El Corazón de Voltaire” comenta la reescritura genética con la filosofía educativa latinoamericana. La incompatibilidad genética del corazón del héroe francés con la de sus descendientes se explica con la idea de la sustitución de un maestro por otro, y no por la reinscripción de una segunda madre. Rafael, que parecía estar sustituyendo a mi antiguo editor, estaba con nosotros y cuando llamaron a la poeta a recitar, me preguntó sobre la obra de López Nieves. Y yo le dije:

-Bueno, yo no sé si tú eres el Rafa para el que yo escribo. Yo solía escribir cuentos para un señor Rafael Acevedo, y el autor de “El Corazón de Voltaire” me bromeaba por eso y de hecho escribió un libro titulado “Escribir para Rafa”. Claro, la poeta no sabe si tú eres el Rafa para el que yo escribo, ya que el que pasa por mi editor escribió un libro de economía. O quizá eres tú y yo no lo sé.

La actividad empieza como a eso de las siete y cuarenta y cinco. La actriz Provi Sein comienza a leer un cuento, “Memoria de un Eclipse”, que trata sobre una mujer soltera. Parece un cuento denigrante de la esterilidad femenina, pero no es así, sino una especie de mundo alterno justamente al hecho de la crianza y la maternidad. La poeta Yara Liceaga siguió entonces, leyendo un texto sobre el hecho de que sus amigos de escuela la hayan olvidado. Kattia leyó “La Señora de los Gatos”, que es un poco el mismo tema de “Memoria de un Eclipse”, pero con un transfondo rural. Hjalmar Flax, entonces, leyó sus poemas de adolescencia, que contiene el libro “44 poemas”. Las otras intervenciones no las seguí en detalle.

Llama mucho la atención que el programa de la actividad, que estaba contenido en un catálogo de pintura, tenía amplia información sobre todos los participantes, a excepción de Kattia. Al parecer, la propia poeta no deseaba dar un transfondo profesional muy grande, y sólo aparece en el programa como poeta. Y eso es muy creativo y llamativo. Mi amigo Rafa se fue cuando la actividad terminó y no se quedó para el ágape, en donde Hjalmar me habló de la edición de “44 poemas”. El vendió una primera edición de mil ejemplares, hecha como subconjunto de un libro más grande, “144 poemas”, que es un trabajo con su primer editor. El libro se vendió a $1.50 de 1969. El libro de mi antiguo editor cuesta $14.00. Kattia Chico no habló de planes sobre un segundo libro, aunque es grato verla en esos recitales. Yara Liceaga, que es quien más escribe sobre embriología en su época, no ha hablado sobre su libro de cuentos. Por cierto, en la actividad estaba presente el autor de “Fracturas del Devenir”, que reseñé hace poco en Noctámbulo.

October 31, 2006

Francotiradores

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

francotiradorEscribe Chloé Georas
Especial para Estruendomudo

a Emanuel en la 65 de Infantería

hay lugares donde la desolación decora los espacios
abulta túmulos de humedad en las paredes
helando vacíos con sus exhalaciones

esas paredes conocen la mecánica de las heridas
cuántas caricias suman a una traición
cuántas cicatrices suman a un cuerpo

nadie sanará la sal de esta estancia
nadie contabilizará el éter de este desastre
nadie compartirá este cielo de varillas explotadas

hay lugares donde cuchillos suspendidos conjuran sobre juegos distraídos
donde un francotirador espera horas por el arqueo de una espalda en plena carcajada

para disparar

y sólo pregunto

¿acaso no será la calma el mantel blanco que esparcimos sobre las masacres?

***

Chloe Georas

Chloé Georas dixit:

El sábado, 4 de noviembre de 2006, se presentará mi libro-objeto rediviva: lost in trance . lations (Isla Negra, 2006) en la Librería La Tertulia del Viejo San Juan a las 6:00 P.M (Calle O’Donnell 204, frente a la Plaza de Colón). Aunque es la segunda edición del libro, es la primera vez que sale como libro-objeto. Es una reinterpretación que hice a mano antes de la primera edición (Libros Nómadas, 2001). Exploro la figura de una migrante como habitando un estado alterado de conciencia que necesariamente antecede el acto mismo de toda escritura. Como objeto, trato de visibilizar las costuras de la forma y estructura de un libro bilingüe como acto cultural. La presentación del libro estará a cargo de Dorian Lugo Beltrán. A todos les extiendo una cordial invitación.

October 29, 2006

Bloody Mary

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Ana MendiettaEscribe Rodrigo Köstner
Especial para Estruendomudo
Imagen de Ana Mendieta

Esta noche escribo mi nombre en las paredes
con la sangre de mi chocha
”.
-Nemir Matos

Sosiega un poco,
Nemir.

Y siéntate.

Descansa un momento aquí
y ofrece
el duro pestorejo

a la serenidad de la tarde,

al recogimiento íntimo
de las emociones delicadas.

Sosiega un poco,
Nemir.

Y cálmate.

Que al cabo soy yo,
solamente yo,

quien tiene luego
que limpiar
cuidadosamente

las gradas del humilladero

y estas paredes
tan encarnadas e intensas

como el rojo crudo de las encías,
la precipitación del colorete
o el alambrado de los braseros.

Víctima de rúbrica rojeante
-rojura en mí mismo-,
no tendré ya por manos y lengua
más que un mísero trapo menstrual
roído por el vano esfuerzo de un hombre
explotado en su restregadura.

Sosiega un poco,
Nemir.

Y aguántate…

Pero no.

El reposo no es para ti.
Tú necesitas la animación, el ruido, el tumulto.

Tú necesitas ir a las ferias.

October 26, 2006

El topos de la siesta

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Raquel g

Escribe Juan Carlos Quintero Herencia
Especial para Estruendomudo

La autopista límpida

nunca cimentada

nuca virreinal sementada diríase,

la autopista del marfil lumínica hasta la novedad,

liada al horizonte por escasamente treinta minutos,

teñía de blanco el cielo.

*

La autopista de mi sueño

sin referentes,

ni una trinitaria dejada a la soledad de su espina

ni un caobo sobre su gruta de moñas,

ni el llano ni la ubre que pasta,

nunca el templo ni sus banderas.

*

La autopista entre el mármol y la cal, perfecta,

discurro allí sobre mis nalgas

sin auto ni panteras

como en la patineta infantil pero inaudible,

entro en un carril

procedo a pagar el peaje y

descubro —imposible colcha—

que el receptor #3 no recibe monedas.

*

Avergonzado me retiro

sobre mis nalgas —claro está— bonito día

sin auto ni panteras

como en nueva patineta siempre inaudible,

preocupado por no alterar al sensor,

al ojo computadorizado

que ha medido presto el tamaño de mi deuda,

dejo mis sandalias sobre la pista,

a mi lado an overworked mother is in the process of losing all her money,

el terminal inaugura la eterna espera junto a las autoridades

y el receptor #3 no recibe monedas.

*

Me deslizo al carril de la derecha

sobre mis nalgas

sin auto (si hubiese escuchado un anfibio despertaría sobresaltado por su eco)

cuento mis monedas

son 30 rublos,

260 pesos brasileros 3 pesetas

pero ahora esta sección no es autopista

es parada de Metro pues veo los tornos de la entrada.

*

El terminal límpido esplendente

acuarela de leche

blanco sobre blanco

espada borrada,

me pongo de pie —erguirse es un anacronismo—,

al otro lado de este Nilo de hielo

asciende desde el fondo de un espejo

una familia tibetana,

el padre lleva su mano al oído —tan largo deambular—

simulando el gesto de un lakota antes de la estampida,

el tren no se gotea,

no sé por qué espero.

*

Miro mis pies desnudos —no me he cortado las uñas—

sigue el tintineo del carril opuesto intervenido por mis sandalias,

el aire que no estuvo flotando

ya se acercan las palabras de mi madre en torno a la necesidad insular

de ir al baño antes de recorrer la vereda-bonita palabra-

atadas a un globo que se extiende en el horizonte

se lee en la bóveda celeste: “Estado del Tiempo para hoy”.

*

Recuerdo mi promesa de grabar la especificidad de ese instante,

sin auto ni panteras.

12 y 14 de octubre de 1994, 20 de abril de 2003 y 25 de diciembre de 2005, Río Piedras y Silver Spring. (Del poemario inédito “El libro del sigiloso”.

Imagen: “Area Metroplatinada” (2004), Raquel Quijano, colección del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico.

October 25, 2006

La Trinidad

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Graeme Harris Threesome 205327Escribe Lorimar del Río
Especial para Estruendomudo

¿Qué es la Trinidad? El Padre, el Hijo y el Fantasma Santo.
¿Cuál es más importante de los tres? El Padre, el Hijo y el Fantasma Santo.
¿Cuál es tu favorito? El Padre, el Hijo y el Fantasma Santo.
¿Cuál es el mejor? El Padre lo creó todo, el Hijo lo sacrificó todo y el Fantasma está siempre conmigo y me extasía.
Yo tengo mi propia Trinidad. Es mía y soy de ninguno.
“I’d sell my soul
My self-esteem a dollar at the time
For one touch, one kiss from you
My black madonna”.
(A Perfect Circle)

Nelson era quien me esperaba al final de la escalera. Yo sabía que estaría allí siempre. Veía su Bronco negra vieja rota llena fangosa sucia negra y malvada en la entrada, donde un guardia le daba un boleto por dejarla allí plantada e irme a esperar al final de la escalera con su guitarra negra en sus negros brazos. Sus ojos negros me miraban felices pero malvados hirientes y traicioneros obsesivos cantantes y poetas con alegría. Su pelo marrón -pero prefería verlo negro- como su alma y su amor y su oscuridad y su corazón. Su sonrisa daba miedo, yo le tenía miedo a los payasos y su sonrisa pertenecía al circo como un fenómeno que me volvía loca irracional feliz excitada y sonriente. El ambiente lo veía como si fuera blanco y negro y una película silenciosa muda sin sonido su única música la música de su negra guitarra que tocaban sus manos dedos y uñas pintadas de negro. Las flores moribundas y los mangos tirados putrefactos en el suelo que daban un olor dulce pero amargo que detestábamos tanto él como yo.

Bajé las escaleras asustada. Nelson era fuerte, tenía tanto poder sobre mí como Lucifer y el Cuco. Él era esa droga que me llevaba a la recaída, estaba adicta a su piel y a sus golpes, a sus caricias y sus canciones y a esa insistencia que veía al sentirlo al final de la escalera. Me llamaba Lisa, Lisa escúchame, somos iguales tú y yo. Tú eres luz y yo oscuridad, tú eres el vacío que yo quiero llenar, tuyo es el culo que quiero chichar. Me cantaba su canción y yo pretendía que no lo veía, quizás era una ilusión del calor y los mangos y el poco desayuno de la mañana.

Él era el castigo que tenía que recordar por serle infiel aunque no lo veía hace siglos, serle infiel aunque no estaba con él, no era su amiga hermana mujer esposa esclava novia ya hace mucho. Serle infiel por enamorarme de otro y darle mi cuerpo, lo único que pensaba que Nelson pensaba que tenía, darle mi culo porque ya no me pertenecía. Él se reía al ver que yo no podía dejar de mirarlo, era como un desastre en el Medio Oriente, como un terremoto en Indonesia, como un accidente fatal en Guajataca y yo reducía la velocidad para observa y preguntarme quién había muerto en el lugar de los hechos: ¿El o yo? Era lo que había deseado, ama de casa joven y soltera estudiando sin llegar a ser.

Nelson me decía que cantaría mis canciones en sus conciertos y gritaría que compraran mi novela poemario antología en la mesita de la entrada. Después decía que nos iríamos a nuestro apartamento que solo tendría un mattres tres mil libros 150 libretas una cantidad inmoral de bolígrafos su guitarra y la droga. Me perseguía y yo me sonrojaba por lo que decían sus letras. Me tomó por el brazo como Mil hace cuando me quiere besar y viré la cara pero me tomó fuertemente y, en un rincón que intentaba reprimir de mi cerebro, deseé que lo hiciera más fuerte y que me dejara marcas, que su mano quedara tatuada en mis nalgas, sus labios en mi pecho y el cuchillo en mi muslo. Sentí su mano entre mis piernas y su voz airada en mi oído. Repetía y repetía que había escapado sólo para verme una vez más. Ya no se enmudecía por sus drogas pastillas y le cantaría al mundo sobre cómo fue que le dije no.

Me tuviste una vez, quise sacrificarlo todo por esa y tú destruiste traicionaste heriste rompiste el corazón. Los escuchastes a todos menos a mí, no me besaste. Al final me ofendiste me ignoraste me golpeaste donde más me dolía, todo aquella vez.

“You’re strange and you’re beautiful…
I’ll put a spell on you, you’ll fall asleep
And when I wake you, I’ll be the first thing you see
And you’ll realize that you love me”
(Aqualung)

Estoy recordando la primera, que en realidad fue la tercera, porque la primera no teníamos condón y no quería la sangre. La segunda, no soportaba el dolor. Él se estaba mudando de apartamento y habíamos pintado su cuarto de azul y azul su techo y azul su cama y azul la ventana por la que se veía el cielo azul del resto. Fuimos en su auto azul porque no quería usar el mío porque su carro es mucho más nuevo y lindo y mucho más azul. Mil tiene un tatuaje azul en su espalda y quisiera que se tatuara bien grande Lisa para así estar segura que nunca me olvidará y que siempre recordará el vencimiento de mi virgo.

Cuando llega de trabajar huele a cigarrillos y a perfume barato de mujer con una mezcla de gomas y gasolina y ese olor me da sueño me da deseos, deseos de soñar su leche dentro y de crear un nuevo sapiens que será su última prueba de amor y la seguridad de la relación eterna con él. Su cuello es ancho al igual que su espalda y sus brazos grandes musculosos atléticos que podrían soportar mi peso en una mano y sus quizás –si necesita ayuda– en sus manos grandes frágiles delicadas artísticas. Cosa aparte: sus pies son más grandes que los míos y sus labios también.

Me siento feliz y me despido de las pastillas y de las sombrillas mentales para evitar la lluvia de la depresión cada vez que pienso en Nelson. Él me hace cosquillas y yo me río enloquecida y feliz porque él me ama y yo lo amo y nada me separara de él. Cuando me deje, lloraré y me humillaré porque sólo quiero ser el asiento para sus pies y la que está siempre ahí, de nuevo virgen, para que tome a una siempre en mí por el resto de su vida soy yo. Y me gusta enredar mis dedos en su pelo y en su pubis y sonrío. Lo tomo de la mano y nos vamos juntos a comer y él me llama Lisa, Lisa, bésame. Yo lo beso y vuelvo a retomar la novela pues tengo que salir bien en las clases si quiero poder seguir estudiando por el resto de mi vida y él me dice de nuevo, Lisa, deja de leer.

Nos detenemos por un helado y él pide de maíz. Yo de parcha. En el carro azul volvemos a su casa y allí sonrío de nuevo. Tiene en su cuarto una pintura azul y allí me veo más hermosa de lo que soy, estoy sentada en ropa interior y él esta allí, pero detrás. También hay una botella vacía de Gatorade condones usados cepillos navajas pinturas y su computadora. Me cuenta de cómo los dos somos más parecidos de lo que parecemos, yo con mi pantalla en la ceja y cabeza afeitada y él con pelo largo y azul y el tatuaje en la espalda.

Me pregunta por la cicatriz del muslo pero le digo que fueron locuras de juventud, locuras de amor, locuras que repetiría por él. Me besa la cicatriz y me zumbo de espalda hacia la cama azul y siento que su boca es como un niño mío recién nacido que llora y llora y mama de mi interior. Cuando está adentro, me abofetea y se disculpa pero aun así continúa más rápido y más rápido y me grita Te amo y yo sonrío sin llegar al orgasmo porque no necesito decirlo. Yo sé que lo amo. Entonces me dice Ahí se fueron mis bolas azules y, aunque él intenta, no llego al orgasmo y lo beso diciendo que está bien y me duermo en su cama azul temiendo serle infiel a él también.

“I am the most beautiful Boogie man
The most beautiful Boogie man
Let me be your favorite nightmare
Close your eyes and I’ll be right there”
(Mos Def)

Y empezará casualmente. Tendré la sortija de compromiso que me dará Mil en mi mano derecha pero a él no le importará. Él me verá con mi iPod Nano y me enseñará la suya. Como somos almas o cuerpos gemelos por tener la misma iPod el mismo deseo la misma canción y la misma clase. Me dirá que le gusta mi pelo que, afeitado, está pintado de rojo; como el suyo. Tendrá una pantalla en su labio, en la ceja y un tatuaje en el cuello, tendrá un bulto de cuero lleno de libros de música de calculadoras que no sirven y de lápices mecánicos sin punta. Después vendrán las miradas sospechosas en clase y después las excusas de grupos de estudio en su casa pero los únicos participantes seremos él y yo.

Bart entonces me hará sus chistes de superioridad intelectual ante todos y me enseñará sus dientes blancos y sus encías rojas: carne viva. Entonces, con su bolígrafo rojo me escribirá en el cuerpo su poesía y me tomará fotos que jurará nunca enseñar, luego irá a su cuarto con la bombilla roja y las revelará y las pegará en sus paredes junto a las noticias trágicas del mundo. Yo seré parte del mundo algún día, sí, pero después de estar en sus brazos.

Luego le diré que me voy a casar y él sonreirá y Bart me dirá que en el siglo once un monje llamado Andrés de Capellanus escribió que el matrimonio no es excusa para no amar. Entonces buscaré excusas para comprar ropa interior roja e iremos al motel, donde diremos nuestras excusas para no hacer nada pero yo no podré resistir el deseo de bañarlo en mi sudor y limpiar su testa con la lengua. Él me halará el pelo que no tendré y me ahogará, cansado, en su pasión. Luego me susurrará al oído cosas que nunca volveré a escuchar y le recitará poesía directamente a mi ombligo mi pierna mi pie mi labio y mis ojos.

Le dejaré una marca roja en la espalda donde mi uña le dirá que será mío y sus dedos en mi boca me dirán que yo era mía y lo mío volvía a mí. Entonces, cuando me vaya a besar, al final, lo abofetearé y volveremos a la cama, donde de nuevo violará mi garganta boca labios y yo lo obligaré a ser de nuevo mi hijo: tendrá, que salir de entre mis piernas. Su puño será lo único que entre junto a su lengua y luego suspirará porque deseará que yo sea suya. Al irme me pintaré los labios de rojo y le besaré todo lo que mis labios besaron anteriormente y le haré jurar que no se quitará la marca del lápiz labial Nunca te lo quites, Bart. Entonces me dirá Lisa, Lisa yo volveré a besarte y yo sonrío porque no tengo planeado que suceda de nuevo. Nunca más. Me pondré su camisa roja, que combina con mi pelo y volveré a casa, donde me espera Mil.

October 25, 2006

Dos poemas inéditos de Mara Pastor en estado óxido

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Pasaba el mapo por este papel

Los
alfileres
con
los
que
tejo
los
ruedos
mojados
se
oxidan
porque

¿Has visto?
Dejé
Los
tornillos
en las
suelas
del
balcón
También se oxidaron
A mi gato se le oxidó el maullido
de tanta humedad en su guarida
Mis zapatos tienen hongo de tanto
óxido pisado
Si desde el suelo todo se ve diferente, el contrapicado del verso es una mogolla de letras

contraPICADO

hubo
una época
de lejanas tomas
hechiceras, de grandes
casas remotas, bueno, de
remotas casas grandes. Y es
que, ciertamente, mientras más
lejos estaban más grandes se veían
las dichosas casas y más miedo tenía
el que las veía. Hasta que alguien se dio
cuenta del truco: la gran casa era realmente
una escalera, y una vez subías te encontrabas tan
solo a un verso en pasado
October 25, 2006

de: serie severina

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Venado muerto

Escribe Guillermo Rebollo Gil
Especial para Estruendomudo

“es un acto apasionado,”
dirías tú
apuntando hacia el encendedor

siempre hablas del cigarrillo
como un novelista cubano describe
a su mujer en la cama

una música suena desde muy
cerca

–son los carros—

luego nada,
la ciudad que se resume:
cuatro calles
cinco casas de empeño

todas las puertas del apartamento
abren al interior
de un venado muerto.

*El autor ha publicado tres poemarios: “Veinte”, sus poemas de rabia suburbana y cariño postpaternal; “Sonero”, crítico homenaje al macharranaje boricua y “Teoría de conspiración”, un análisis férreo del fraude político-literario de la isla.

October 25, 2006

Esto no tiene que ver nada

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

redquad2cc 1

Escribe Yara Ivette Liceaga Rojas
Especial para Estruendomudo

Tengo ganas de morderle el brazo a alguien desde ayer.
Pero la boca se me llena de fresas, amor,
y de pasta con carne de animal y queso.
Todo estaba sucediendo como debía,
porque me puse a propósito los pantis de la suerte.

El sol propuso: quiero comerte.
Tez tostada.
Guardo la evidencia en el dolor de las arrugas
cuando río de la quemazón.
Amor,
yo me trenzo los adentros y me dan unas ganas de llorar hijas de putas.
He bebido como debe beber una mujer.
Mezclando hasta la madrugada en el asunto.
Uno de los amigos que más quería cuando adolescente
no me cree que escribo, pero invierte poco más de cuarenta dólares en mí.

Yo le digo cabrón muchas veces de la alegría
de tener sus ojos tan cerca.
La sonrisa y los ojos míos son unos chotas pero él insiste en que no estoy gorda. Yo lo doy por loco, porque mira esta masa de aquí.

la realidad del caso, amorcito, es que disuelvo mis días como azúcar en cualquier sustancia líquida. Fumo con desespero de vez en cuando. Las papilas gustativas en ocasiones se niegan a darme el sí. Durante este verano me rendiré ante la bruma calurosa sin sentir el miedo que me produce un cuarto solo y oscuro. Casi siempre dejo la luz prendida. Otro detalle más me vira la cara para hacerme parecer una escena odiosa del exorcista. Soy un paisaje que tiene la mano monga. Pero de repente me erizo y me salen coreografías de Ankoku Butoh. Cuando me da esa jodienda los nenes se alejan y dicen cosas como: uy. Huelo los alrededores de los collares que me quito para conocerme. Otras manías, cuando entremos en confianza, te las haré llegar.

redquad2cc

October 25, 2006

The Heart of The Matter

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

volkgEscribe Pepe Liboy
Especial para Estruendomudo

Habíamos llegado al promontorio por la tarde, como a las tres, uno de esos domingos de interminable modorra, cuando la batería del carro se agotó y tuve que andar dos o tres kilómetros más arriba, y preguntar por quién me podía ayudar a yompear el vehículo. Me hincaba el corazón la tranca de cigarrillos diarios, y no podía sino ver el marcamillas. Le puse una media al carburador, que se había tapado jalando un exceso de gasolina y me acordé cuando me metía debajo del Volky para ponerle los cables del cloche que se habían roto. Nota que fue entonces y no después cuando me dio por pensar en el suicidio de José María Arguedas, que no pudo pagar la mensualidad del Volky, y un pensamiento más que metafísico me llevó andando hasta la pizzería, que estaba al lado de la estación. Alguien había derrumbado la pizzería de Río Piedras en donde comía largos slices cuando nene, y con la muerte de mi papá a cuestas, y los artículos promocionales en el baúl del vehículo, me dio con pensar en las muchachas de izquierda que patrocinaban el arte en San Juan. Cojí el celular y llamé a Aravind.

-Aravind. ¿No sabes quién en la Universidad me podría yompear?- le pregunté.

-Bueno. Si estás en el parking de la Universidad, los guardias tienen boosters. -Me dijo.

-Es que estoy un poco lejos. No de mi madre. Pero no puedo llamarla.

-Debieras escribir un cuento con un párrafo que diga lo siguiente: “Las cuestiones técnicas nos comprometen. Cuando mueren nuestros padres, y no damos clases, y se ha acabado el polvo de oro en la hacienda, empiezas a notar que todos esos detalles como las baterías y los cables, nos agotan y no nos permiten disfrutar de los pocos segundos de alegría que nos trae una emergencia”.

-Yo voy a esperar a llegar a casa. Entonces sí, seguramente empiece un cuento con ese párrafo. No obstante, tiene que llegar alguien.

-Hoy, cuando vas por la avenida, y ves tantos carros, y ya nada queda cerca de tu casa, ni la muerte. Y todo es una lentitud, a pesar de que hay tantas máquinas, te preguntas si es que somos de otra raza y no podemos bregar con esta vida.

-No. En general sí. Lo único que tengo de negro es que se me parten en dos las relaciones. Un poco así como la corriente alterna y directa. Es como si en Europa no hubiera corriente.

-No sé lo que hay.

-Chévere, Aravind. Voy a llamar a mami.

Llamé por teléfono a mi mamá y no la encontré. Volví al carro y le dije a mi novia que la podía acompañar hasta la parada.

-Yo no sé que tipo de persona eres tú, ni qué corriente es la tuya. Menos mal que no llegamos a averiguarlo. A veces es bueno que se dañen las cosas.

-Es que no tienes nada que valga la pena, si lo piensas bien. Ni el carro, ni la computadora, ni los teléfonos celulares. Todo es de segunda categoría. Sin pensar que estás siempre enfermo, con tu carga de tarugos.

-Pero al menos no llegamos a ninguna parte.

-Yo soy buena, no obstante. Sólo que el mantenimiento del vehículo cuesta un poco.

-Por eso te voy a devolver a tus padres. Y a devolverme a mí mismo. Ni expresándome correctamente, alcanzo bregar bien con todas estas máquinas.

*Pepe Liboy, narrador preocupado por la ciencia ficción y la embriología, publicó hace unos años la antología de cuentos más fértiles de la segunda mitad del siglo XX en la isla de Puerto Rico: “Cada vez te despides mejor”. Estruendomudo reproduce con su permiso uno de los cuentos nuevos en que trabaja, parte de la serie sobre los escarabajos mecánicos o los populares autos Volkswagen. Para efectos del Registro Demográfico Pepe es José Liboy Erba, también para la Biblioteca del Congreso, que -a pesar de las resistencias- ya lo clasificó.

September 20, 2006

FESTIVAL DE LA CRISIS

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Escribe: Néstor Barreto

Voy a proponer lo siguiente:
Algo cuya necesidad los que tienen la Nueva Sensibilidad conocen a perfección.
Una reunión periódica en base a un principio universal de racionalización.
No descabellismo. No falso protagonismo.
Fin de fiesta para los que fueron desvencijados malamente después de la Última gran derrota.
Alegría de que encima de todo no pueden culparnos de Bogotá y nosotros a ellos no sabemos.
 
 
Alumbra en el espanto de nosotros, su esplendor es incansable.
 
 
Por poco podrán los que estuvieron a punto de Nada, de Nada, de Nada.
Ahora estamos aquí velando un vivo con la guardia baja,
Eso mismo pero en aras de otras cosas.
De qué vale obsequiarnos del todo a ella.
 
Tiene que haber un pie de profundidad por lo menos en nuestra alma.
Muchas celebraciones duran más que los estados.
 
 
Calibra con ella la terrible cavilada, la quirofanía nunca fue más sublime.
 
 
Un no sondeo, un no examen, con la idea de reciprocar en algo
Los favores que en realidad debemos.
 
Saber estar es algo más.
Yo no soy un caníbal. Lo siento.
Propongo no tomar esa actitud de sálvese el que pueda y elevarla como un cáliz.
 
Ahora los que saben de fiestas sólo, sabrán de crisis, y los que de crisis
Verán sus madres hechas hélices, aprovecharán la lección de Caimito,
Y en todo verán la fiesta.
Y no se podrán salir de ella como salen de su país.
 
Que sea una fiesta donde mandes.
Zonzo, mira la destructura.
 
De qué vale creernos algo, cuando la desbandada es tan obvia.
En la hoguera están las condiciones.
 
Propongo un respiro.
Un alborozo falso en este bosque eternamente lluvioso.
 
 
Yo no estoy pasando dentro de ti, yo estoy fuera,
 
 
Y lo sugiero como si tal crisis fuera dominable,
No como un papagayo, sino como un adivino.
 
Igual de original trato de ser veraz.
De qué me vale mi modernidad si de lo único que me aprovecho es de la
Profusión de fuentes.
 
La idea es siempre haber sido fuente. Fuente de Fiesta
Donde la crisis de miles pueda ser expresada por uno.
 
 
de Alas de Perro Cocido / El Libro Marrón ©1995, Néstor Barreto  (revisión de 060905)
 

September 14, 2006

poética de la alegría

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

arte contra la guerra

feliz avanzo desnuda a través del polvo de la ciudad

Del libro “Ya nada enciende el mundo“. -Victoria Guerrero, Editorial Estruendomudo, Lima, Perú.

August 22, 2006

Musa

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

rachel nEsctribe Jocelyn Pimentel
Reproducido del blog Comentario
con permiso de la autora

voy a tener que comprar la musa
en un todo a peso,
porque sospecho
que se fue a plaza en pisicorre
a darse un makeover.
tendré que regatear en la esquina
a ver si la dominicana
consigue hacerme un dos por uno
entre los plátanos
y alguna que allí se esconda.

voy a tener que comprar la musa
y cogerla de fiao’
en el colmado de un barrio que no es el mío,
y llevarla al jenny craig
porque está muy gordita
para el gusto de los expertos musólogos.

voy a tener que comprar la musa
o empeñar las palabras,
porque la calle está dura
y es más fácil enganchar los guantes
que llevarla a un knockout técnico.
voy a tener que comprar la musa
en el quita y pon de la 65;
quizás allí está la sílaba
que no me atrevo a pronunciar
por eso de no pararme y pagar
los servicios profesionales
de una puta [palabra].

voy a tener que comprar una musa
porque la mía murió
asesinada en la masacre
por un trueque de drogas
y apareció en la primera plana
del vocero [claro está, bulova en mano].
voy a tener que comprarme una,
porque hoy día lo que no se gana
se compra con la misma facilidad
con que se pide un whopper sin queso
y una pepsi de dieta
[por eso de cuidar la figura,
darling] .

August 22, 2006

Teatral polémica en la Universidad de Puerto Rico

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

Teatro Delusio 3Escribe Josean Ortiz
Especial para Estruendomudo

Cuando durante este pasado verano nos enteramos de la composición de la Junta de Gobierno que velará por la programación artística y la salud fiscal del Teatro de la Universidad, que será reinaugurado a mediados del próximo mes de septiembre, sabíamos que tarde o temprano la polémica se haría pública. No se puede negar que existe un claro conflicto de intereses al permitir que personas ajenas a la comunidad universitaria tengan voz y voto en las decisiones sobre el Teatro, incluyendo la elección de su administrador. Sobretodo personas que producen espectáculos, como lo es el caso de Angelo Medina y Guillermo Martínez, o están asociadas profesionalmente con otros productores comerciales del patio, como lo es el caso del amigo Silverio Pérez cuyo manejador todo el mundo sabe que es el productor Rafo Muñiz. Tal y como cándidamente se declara hoy en la prensa del país, las repetidas ausencias de Medina a las reuniones de la Junta desde su nombramiento, “por problemas de tiempo”, lo que demuestra es que sus prioridades son otras.

No podemos olvidar que tanto Medina como Muñiz forman parte de la Junta Directiva del recién creado Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico que, bajo el amparo de la Oficina de Espectáculos Públicos del Departamento de Hacienda y con la bendición del Gobernador, fue creado con la intención de controlar la producción de eventos en la isla mediante la imposición de una elevada cuota de membresía. Cuando todavía el Colegio de Productores era un Proyecto de Ley, sometido por los senadores Jennifer González y Ferdinand Pérez, fuimos los “teatreros”, miembros de la mayoría de organizaciones sin fines de lucro dedicadas a la producción cultural en el país, quienes dimos la voz de alerta en la Legislatura sobre la inconstitucionalidad de esa Ley ya que la manifestación artística está garantizada en la constitución como un derecho a la libre expresión, además de ser una violación a nuestros derechos humanos en poder contribuir al desarrollo cultural y social de la comunidad en que vivimos. Aún así la Ley fue aprobada y firmada por el Gobernador permitiendo, entre otras cosas, que una organización privada ocupara las funciones de la Oficina de Espectáculos Públicos de Hacienda al convertirla en su agencia de cobro de multas y sanciones a toda persona que no haya sido certificada por ellos, dejando que los recaudos o ingresos derivados de la imposición de las multas puedan traspasarse a un fondo especial del Colegio de marras, disfrazado como un Fideicomiso sin fines de lucro justificando una misión “filantrópica” que nos es otra cosa que acogerse a beneficios contributivos producto de sus actividades comerciales y lucrativas, además de tener acceso a los mismos fondos destinados a las organizaciones sin fines de lucro con base cultural y educativa, pero con la ventaja y control de decidir quien hace espectáculos públicos en Puerto Rico. Como las organizaciones teatrales sin fines de lucro se opusieron, quedaron exentas dentro de la Ley de pertenecer al Colegio, pero de todas formas se les restringe el acceso a fondos y oportunidades económicas. Y no hay garantías de que eso se mantenga así en un futuro. Para colmo de males, la misma Ley que los reconoce como productores comerciales, pero los faculta para crear un organismo paralelo sin fines de lucro, también les permite organizar y producir actividades político partidistas. Más claro no canta un gallo.

Sorprende que respetados miembros de la comunidad universitaria y con amplia trayectoria en el quehacer teatral del país, que forman parte de la Junta de Gobierno del Teatro de la Universidad, avalen la presencia en la Junta de entes ajenos a la verdadera misión y política que debe regir en el máximo escenario universitario. Ellos saben muy bien que anterior al cierre del Teatro para su remodelación los miembros encargados de evaluar las solicitudes de uso del espacio eran exclusivamente de dentro de la comunidad universitaria. ¿Por qué pretenden cambiar eso ahora? ¿Por qué pecar de ingenuos?

La administración del actual gobierno del país está en record como una que ha estado atropellando continuamente los intereses de los trabajadores de la cultura puertorriqueña para beneficiar el oportunismo político y económico de unos pocos. No debemos olvidar que la primera gran protesta hacia la Fortaleza, durante el presente cuatrienio, la hicimos los “teatreros” ante la cancelación de funciones de teatro educativo como parte de la gestión de la Ex-Secretaria de Educación, Dra. Gloria Baquero, obedeciendo a una directriz directamente desde la Oficina de la Primera Dama. Situación que no ha mejorado con la llegada del Dr. Aragunde, como quieren hacer creer algunas personas, como tampoco ha servido para aumentar el aprovechamiento académico de los estudiantes del sistema de educación pública del país, como supuestamente era la intención. Mientras tanto, seguimos observando como miles largos de fondos federales destinados a fomentar las actividades extracurriculares de los estudiantes son otorgados a los mismos productores de espectáculos de dudoso enfoque académico por encima de propuestas altamente cualificadas y orientadas a enriquecer el currículo escolar. Existe la sospecha de que por debajo de la mesa pasan su tajada a funcionarios inescrupulosos en el Departamento de Educación (encargados de distribuir esos fondos) y porque no para el financiamiento de las campañas políticas. De esa primera protesta en Fortaleza, pasando por la cancelación de la emisión diaria del Programa Cultura Viva, los aumentos en los cánones de arrendamiento y servicios en el Centro de Bellas Artes de Santurce, el cierre del Taller Actoral en WIPR Radio y las protestas públicas que se realizaron sobre el asunto, en unión al desastre administrativo que permea en el Instituto de Cultura Puertorriqueña, bajo la incumbencia del Dr. José Luis Vega en su Dirección Ejecutiva, las esperanzas para un cambio positivo en la política cultural del país durante este gobierno hace rato se esfumó. Lo único que nos queda es la resistencia y la militancia. El único camino posible es seguir denunciando la realidad detrás de tantas “buenas intenciones”.

No se trata de paranoia universitaria y socialista. Se trata de lo que día a día estamos viviendo en el país. De frente se dice una cosa, pero luego descubrimos que por detrás la realidad es otra. Aumentar exorbitantemente el canon de arrendamiento del Teatro de la Universidad, comparado con el costo anterior a su remodelación o al costo real de su operación diaria por actividad cuando sea inaugurado, provocará irremediablemente el aumento en el costo de los boletos y la ausencia de muchas actividades patrocinadas por entidades sin fines de lucro. Eso sin contar con que hay que aplicar el descuento por Ley a los envejecientes e impedidos, como política gubernamental para ganar votos a costa del bolsillo de los productores. Así que veremos a los nombres de los mismos productores pudientes con el pase misín de fechas, tal y como pasa en el CBA y el Coliseo. Es importante allegar fondos para el mantenimiento del Teatro, pero no a costa de poner en riesgo el derecho de muchos a poder presentar sus propuestas en el espacio.

Fomentamos el que se cree un balance en la programación del Teatro de la Universidad como era antes de su remodelación, pero también el que se le garantice, a los estudiantes universitarios y a la comunidad en general, la entrada a las actividades a precios populares para que ningún productor pretenda lucrarse, mucho menos la administración universitaria con la excusa del mantenimiento al Teatro. Que sepamos en el pasado no hubo quejas sobre estos asuntos, pero sobre todo es importante que el Teatro pueda estar disponible para ser parte del laboratorio que todo estudiante del primer centro docente del país debe tener dentro del currículo del Departamento de Drama. No se debe permitir sacar por ejemplo, como se comenta insistentemente, el taller de escenografía para los estudiantes de Drama del sótano del Teatro, como era el uso y costumbre, y mandarlos al jurutungo universitario lejos de donde deben formarse. Esa batalla, así como otras que sabemos habrá que dar en el futuro cercano, nos corresponde a todos: administradores universitarios, profesores, estudiantes, ex-alumnos, trabajadores de la cultura y comunidad en general.

August 21, 2006

Teatral desmadre en el Instituto de Cultura Puertorriqueña

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

teatro puertorro 1Escribe Josean Ortiz
Especial para Estruendomudo

A dos meses de denunciar el caos administrativo en que se encuentra el Programa de Teatro y Danza del Instituto de Cultura Puertorriqueña, tras las desacertadas decisiones tomadas por su Director Ejecutivo, Dr. José Luis Vega, y que propiciaron la salida de la Prof. Rosabel Otón en la dirección del Programa, la situación continúa de mal en peor.

Todavía no se ha nombrado un director en propiedad, a pesar de que sabemos se ha entrevistado al menos a un potencial candidato posterior a nuestras denuncias. Todavía la desorganización y la mediocridad son la orden del día, bajo la gestión de los funcionarios que boicotearon constantemente la labor de la Prof. Otón. Todavía los reclamos genuinos de los profesionales del Teatro y la Danza en el país siguen en los oídos sordos del Dr. Vega y sus ayudantes, demostrando una total falta de respeto para los que a fin de cuentas representamos la verdadera razón de ser de ese Programa.

Apenas la pasada semana se comenzó a configurar la Junta Asesora encargada de evaluar las cuarenta y pico de propuestas sometidas para el Festival de Teatro Internacional que se supone se celebre del 6 de octubre al 19 de noviembre. Aún cuando la composición de la Junta Asesora es un misterio para la gran mayoría de los interesados, sabemos que está incompleta y que ni siquiera les han dado un formulario (que sí existe en el Programa) como guía al momento de evaluar cada propuesta. Sólo les han soltado el paquete de propuestas y arréglenselas como puedan. Si tienen tiempo para leerlas bien y si no también, parece ser la consigna. ¿Será que ya las decisiones están tomadas y solo quieren cumplir con la apariencia de que pasó por las manos de la Junta como manda el reglamento? ¿Por qué existe una producción anunciada para estrenar a mediados de septiembre y que en su publicidad cuenta con el logo del Programa de Teatro y Danza? ¿Por qué el productor se ha visto en la obligación de borrar a mano en cada una de las hojas sueltas el logo del ICP tras la tardanza en dar a conocer las obras seleccionadas? Que estas cosas ocurran no nos extrañan, pues desconfiamos totalmente de la capacidad y objetividad del Sr. Angel Rafael Cruzado, quien a pesar de lo que diga el Director Ejecutivo del ICP, parece estar al frente del Programa de Teatro y Danza, después de haberle hecho la vida imposible a la Prof. Otón en su gestión.

Si después de leer las denuncias que continuamos haciendo, el Director Ejecutivo del ICP o sus subalternos piensan desmentir lo aquí escrito, esperamos que sea con el nombre del Director en propiedad seleccionado para el Programa, así como el de cada uno de los que componen la Junta Asesora, junto con las producciones seleccionadas para formar parte del Festival Internacional. Producciones que estarán firmando sus contratos tardíamente, exponiéndose a tener que estrenar sin poder recibir a tiempo el 80% de la ayuda asignada y en la mayoría de los casos con la publicidad detenida hasta saber si pueden incluir o no el logo del ICP.

Mientras tanto, las Convocatorias para el Danzafest y el Certamen de Dramaturgía 2007 siguen en el limbo. Mientras tanto, la remodelación del Teatro Lucy Boscana en el Convento de los Dominicos está detenida. Mientras tanto, el Corralón de San José se deteriora cada día más ante la falta de mantenimiento y de una programación de actividades que lo mantenga en funciones a pesar de que junto a otros compañeros hemos manifestado repetidas veces nuestro interés en colaborar con el Programa sobre estos asuntos. Mientras tanto, continúan los rumores de que ante la falta de visión y recursos económicos se esté buscando pasar la administración del Teatro Francisco Arriví al Municipio de San Juan o a la Compañía de Turismo. Mientras tanto, se ha vuelto a someter por tercera vez en el cuatrienio, esta vez por el Senador Dalmau (PdelS 1463), el proyecto que pretende otorgarle 5 millones de fondos públicos a una entidad privada de productores teatrales y el Director Ejecutivo del ICP sigue sin expresarse en contra como lo hizo en el pasado con los otros proyectos sometidos. ¿Acaso no tiene conocimiento de esto? ¿Dónde están sus asesores legislativos? Mientras tanto, continuar con el discurso de que no existe crisis en el Programa y que los asuntos del mismo se atienden con rigor y objetividad es demagogia barata, poesía de la mala. Mientras tanto, la Junta de Directores del ICP, así como el Asesor de Cultura en Fortaleza y el Gobernador parecen estar ciegos, sordos y mudos ante la realidad y vigencia de nuestros reclamos. Mientras tanto, seguiremos sacando a luz pública el teatral desmadre que sigue imperando en el ICP, aún cuando el Dr. Vega manifieste que el temor a que se tomen represalias contra nuestras denuncias es una “aprensión sin fundamento”.

August 10, 2006

Fair Trade

Por: Manuel Clavell Carrasquillo en extranjería

mickeymaoEscribe Tomás Redd™
Especial para Estruendomudo

Dos noticias aparentemente inconexas se han juntado en mi mente y casi providencialmente me han servido para armar un complejo rompecabezas. Por un lado, en las páginas iniciales de los diarios locales (no era para menos) aparecen crónicas redactadas por nuestros periodistas enviados especiales, “embedded with the troops”, sobre la última gran osadía de nuestra gobierno con mirada de futuro, en la tierra de Mao. Una de las estampas memorables retrataba al Secretario de Estado Bonilla y otro lugarteniente de la administración del ELA sentados en unas motoras peposas y aniqueladas, mirando hacia el horizonte y casi simulando una escena del filme de culto Easy Rider. Según las epopeyas periodísticas, la República Popular se transformó en el Disneylandia de nuestros especialistas de desarrollo económico: el lugar donde las fantasías se materializan y los deseos dejan de ser inalcanzables. Aquí llegarán con un portafolio repleto de proclamas y acuerdos de cooperación listos para anunciar, tan pronto arriben al aeropuerto internacional (en la salita que muy cuidadosamente habilitará la Autoridad de los Puertos), que en los mercados de Beijing, Xian y quizás Shangai pronto se estará vendiendo mabí-champán, jugosas quenepas, chicharrón volao, calentadores solares y la discografía completa de los Hermanos Cepeda. De más está decir que esos documentos, firmados probablemente por un oficial chino que es ayudante ejecutivo del secretario auxiliar de la oficina de acuerdos comerciales secundarios, sirven para lo mismo que medio rollo de Charmin pues los únicos acuerdos que valen, aún en estos tiempos globalizados, son las facturas por cobrar y los cheques con fondos.

La otra pieza de información importante apareció en los diarios de hoy. Resulta que agentes federales interceptaron una embarcación en la islita de Culebra con unos cuantos sujetos orientales (la nota dice chinos, pues todos los orientales en este país son chinos -asumamos pues que son lo que se les denomina-) que intentaban entrar ilegalmente al país. El titular no era nada novel en esta isla, que se ha convertido en puente hacia una visa para un sueño: “Detienen 24 inmigrantes indocumentados”. A primera vista pensé en los compañeros de la hermana república pero, para mi sorpresa, los tripulantes de la embarcación eran de lejos e incluían a dos franceses. No es difícil descifrar por qué deseaban llegar hasta acá; ellos tendrán sus rutas y buenas razones. Lo que me inquietaba era la coincidencia: nosotros enviamos a 5 o 6 de los nuestros a tratar de echar hacia delante las cosas en este batatal y de allá venían 13 mujeres y 11 hombres listos a hacer lo que fuese, a doblar el lomo, sudar la gota gorda y pagar un nuevo sales tax. Los nuestros gastaron sobre $300,000 en su “misión comercial” al magic kingdom; los que llegaron de allá trabajarán (idealmente en un buen taller con buena paga), consumirán, enviarán remesas, posiblemente abrirán negocios y ojalá echarán pa’ lante sus deseos y el de sus familias. Parece que el trueque ha comenzado. No me cabe la menor duda, en esta transacción salimos ganando. Que se queden por allá los achichincles del ELA, nosotros nos quedamos con los orientales. Eso es lo que llaman por ahí Fair Trade.

« Previous PageNext Page »
BloGalaxia
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License.
cash loans till payday service north dakota cash advance payday loans software south carolina cash advance payday loans fast cash payday loans in advance kansas city payday loans and cash advance loans cash loans net payday till cash til payday loans in atlanta cash loans payday cash loans payday loans quick cash instant payday loan fast c utah cash advance payday loans fast cash personal loans personal cash loans cash loans for car titles no fax payday loans online cash advance loan sonic cash fast cash loans united cash loans instant loans cash easy cash loans emergency cash loans unlimited secured cash loans unsecured student loans and cash advances payday loans online cash advance loan large fast cash loans payday loans national cash advance bad credit payday loan payday cash loan online payday loans payday loan p check advance paycheck payday cash loans charlesto military loans payroll cash advances for armed forces fast cash advances payday loans small cash advance loans missouri cash advance and payday loans fastbucks instant online payday loans fast cash advance instant cash loans cash advances advance cash online payday loans pre online emergency cash loans investor quick cash loans online cash payday loan online payday loans online cash loans for military personel advance cash payday loans online loan small cash loans instant decision fast cash loans advance cash payday loans online cash advance loan payday cash loans fast usa only same day cash loans cash loans 5000 online payday cash advance instant loans cash loans with bad credit and no job cash advance payday loan online loans no fax payday loans online b cash advance b loan cash apply fastest payday loans online abbeynational cash loans military loans online payday loans cash a1paydayad nebraska fast cash loans instant payday loans online cash texas cash advance payday loans software washington cash advance payday loans software no fax payday loans faxless payday advance no fax cash payday loans advance pay day loans online cash advance quick cash advance payday loans bad credit cash advance las vegas payday loans paycheck advance online cash advance payday loans online cash advance payday almost instant cash advance payday loans payday cash advance loans online payday loans cash advance online payday loans military loans cash loans for less than perfect credit new jersey online cash advance loans delaware cash advance and payday loans cash payday loans online no fax cash in 1 hour payday loans cash loans against auto title cash advance loans no fax cash out loans on vacont land in florida new improved payday cash advance loans payday cash loans no faxing all online get cash auto title loans cash advance loan illinois payday loans online cas cash loans mortgage paid business travel hotel emergency advance payday hold personal check cash loans cash advance loans cash loans instant cash loans f cash loans net payday til advance cash fast in loans online payday quick until payday loans online b cash advance b loan cash advance chicago preferred payday loans cash a pa auto title loans for cash payday loans payday cash advance cash advances online payday christmas cash loans for holiday small amount cash loans online payday cash advance loans payday loans or cash advance pays and free first time payday loans online quick cash advance no credit check no faxing cash loans cash payday loans 1500dollarstoday com check cash advance payday loans online cash advance cash advance payday loans software html fast cash advance loans till payday fast cash loans home easy payday cash advance loans online payday advance pay day online cash loans searches fast cash advance loans no faxing required payday loans paycheck faxless cash advance quick online minnesota cash advance payday loans software cash advance payday loans today cash advance mortgage car loans computers no fax payday loans no fax cash advance faxless payday cash advance or payday loans cash time auto title loans cash advance and payday loans internet cash loans no credit check or faxing emergency cash las vegas payday loans paycheck advance iowa cash advance payday loans bad credit fax requirement cash loans instant large cash loans loans online no fax cash advance cash til payday loans massachusetts cash advance payday loans software hard cash loans advance cash loans payday short term free government cash loans online cash loans instant cash loans on car titles fast cash paycheck loans online immediate cash loans your source fastest cash advance payday loans online vermont cash advance payday loans unsecured fast no credit check cash loans abbey national cash advance loans cash loans canadian payday advance faxless apply online emergency cash loans cash fast loans military cash loans fast payday kentucky cash advance payday loans software personal finance cash loans uk cash advance loan bad credit loans payday loan online short term loans cash till payday loan instant new mexico cash advance and payday loans cash government grants loans fast cash instant loans cash loans west bromwich acircordm personal payday loans online fast payday cash abbey cash advance loans unemployment fast cash loans maryland cash advance payday loans virginia cash advance payday loans software payday loans explained cash loans indiana cash advance and payday loans texas cash advance and payday loans cash advance prior payday loans payday loans and cash advance services advance loans instant online cash searches connecticut cash advance payday loans software new hampshire cash advance payday loans software california cash advance payday loans software csfa fast cash loans pensacola and cash advance or payday loans cash time auto title loans arizona bad cash credit instant loans minnesota cash advance payday loans online payday loans pay day fax cash advance small personal cash advance loans guaranteed cash loans online personal loan payday loans cash advance cash advance or payday loans ma nh payday loan online fast cash loans western union kentucky cash advance and payday loans rhode island cash advance and payday loans fast cash payday loan payday loans loan cards cash advance mortgage car loans computers dvd no fax payday loans online for a fast cash advance bad credit cash advance loans overnight payday loans fast no obligation cash advance ez cash loans fast cash loans for people with bad credit fast cash loans washington cash advance in new jersey payday loans online cas no faxing fast cash loans bad cash credit fast loans payday payday loans online payday cash loan preferredpayd emergency cash las vegas payday loans online cash louisiana cash advance payday loans software united cash payday loans north carolina cash advance payday loans immediate cash payday loans fax payday cash advance loan no fax fast loans online cash advance payday loans cash advances payday advance loans quick easy cash loans cash advance loan illinois payday loans online per cash loans westren australia pay day cash loans information on fast cash loans vermont cash advance payday loans software cash until payday loans cash loans cheap loans fast cash cash till pay day loans personal finance cash loans us cash advance money payday loans cash advance payday loans plc e instantemergency personal cash loans approve in minutes no credit fast minutes cash instant loans alaska cash advance payday loans software cash loans sandwell what companies help in quick cash loans right away pay day loans amp cash advances how to overcome cash shortage short term loans north dakota cash advance and payday loans where to get fast cash loans title loans cash sacramento auto pawn rhode island online cash advance loans cash loans till payday online united cash loans football villarreal eclipse everton fast cash loans with no employment verification and no one delaware cash advance payday loans software cash time auto and title loans phoenix cash loans online business hosting web virginia cash advance payday loans cash advance online payday loan payday loans cash loans org pay day til san diego fast cash loans second chance personal cash loans nj online payday loans new jersey cash instant cash loans for bad credit instant deposit fast cash loans advance payday hold personal check cash loans cash out loans on vacant land in florida payday loan online fast cash loans by western union georgia cash advance loans easy online cash loans search apple fast cash personal loans cash advance payday loans software cash loans with bad or no credit maine cash advance payday loans cash advance online payday loans cash advance payday loans no faxing 100 online pay day loans cash advance loans wisconsin cash advance and payday loans payday guaranteed approval cash loans in southeast kansas cash advance loan illinois payday loans online che long beach instant cash loans california cash advance personal loans paydayloanpages com fast payday loans cash advance no faxing required personal loan personal loans paycheck advance need cash payday loans online cash advance 1500dollarstoday abbey national cash loans cash payday military payday loans a1paydayadvancec short term payday problems with preferred cash loans pay day loans cash cash loans for students with a bad credit hhistory fast payday cash loans fast and easy application cash loans with no emplyment verifiction and no credit check payday loans check cash dallas locations cash loans in advance company no faxing western union payday loans cash advan fast cash out loans cash loans for car titles philadelphia cash secured loans fast paycheck cash advance loans online online cash advances payday loan payday loans payd fast cash credit check loans sameday cash wired loans for military fast secured unsecured personal cash loans online uk long tem cash loans fast cash payday loans internet cash advance payday loans cash loans short term fast cash guarenteed bad credit personal loans cash loans for unemployed council tenants washington cash advance and payday loans payday loans or cash advances with no credit check no faxless cash advance no fax payday loans no fax payday no fax payday loans faxless cash advance no fax payday maine online cash advance loans fast cash loans quick cash from mga apply today cash loans in minutes fast no credit check cash loans in australia california cash out refinance home equity loans home georgia cash advance payday loans cash advance nonprofit payday loans all online cash loans sites no fax cash advance no fax payday loans faxless payday faxless cash advance no fax payday loans payday lo quick cash military loans easy no fax cash loans online payday loans by usa fast cash bad credit same day cash loans personal loans need money cash advance florida pre