MENU

by • 09/10/2017 • Bicijangueo, Crónicas, FotocrónicasComments (0)5035

Survival Mode en El Local

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Survival Mode en El Local

Por Manuel Clavell Carrasquillo

Fotos por Herminio Rodríguez

De la Redacción de Estruendomudo

La parte más fuerte del aguacero de la tarde te cogió subiendo en bicicleta la cuesta de la avenida Fernández Juncos en el barrio de Santurce, casi a la altura del hospital Pavía.

Enchumbao en medio de ese pedaleo, el fotógrafo –que iba en la delantera–, te gritó que pararas. Había un bonche de jóvenes rockeros arremolinados frente al bar El Local; casa club de los fans de muchas bandas de música alternativa que hacían conciertos allí a menudo.

La energía eléctrica les había llegado tras el desastre del huracán María y la barra en el segundo piso estaba abierta, vendiendo los espíritus básicos: rones, güisquis, vodkas y tequila. Los muchachos recargaban sus celulares en la salita con aire acondicionado y jugaban las cartas de Monopoly Deal mientras escuchaban la música que venía del salón de baile y le echaban un ojo a la escena de un beso tipo Gone with the Wind de una película vieja en blanco y negro que se proyectaba sobre una de las paredes.

Saciada la sed de alcohol, “juice” para los teléfonos y buena musiquita para el alma en medio de la devastación citadina, estuviste a punto de irte pero, al bajar, te diste cuenta que cocinaban.

Casi un centenar de chicos y chicas tenían organizado un comedor comunitario en el patio y preparaban una enorme paella de vegetales con caldo de pescado hecha con un montón de ingredientes que cada cual traía en forma solidaria y colocaba en unas mesa que estaban bien surtidas y organizadas, incluso con ingredientes como curry y pasta sin gluten.

Fofé Abreu, cantante y líder rockero de bandas como Circo y Fofé y Los Fetiches, te explicó que los muchachos tenían un estricto calendario con turnos autogestionados para confeccionar desayunos, almuerzos y cenas los 7 días, y que sólo se requería que los que tuviesen hambre se apuntaran como voluntarios para bregar con los fogones y que trajeran algún alimento para el “pote”.

En ese ratito no hubo música en vivo porque la paella estaba en su inicio pero Fofé aseguró que a la hora de servir se habían formado todo tipo de bembés improvisados para pompear la sobrevivencia, celebrar el trabajo socializado de alimentación y levantar los ánimos del colectivo.

Herminio Rodríguez es profesor de fotografía en la Universidad Interamericana de Puerto Rico en Bayamón y Manuel Clavell Carrasquillo es profesor de redacción y comunicaciones en la Universidad Metropolitana de Puerto Rico en Cupey.

happy wheels

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *